VANISHING KIDS.- “Heavy dreamer”

vanishin_kids-640x640

Los de Wisconsin acaban de presentar su nuevo álbum ‘HEAVY DREAMER”   a través de Svart Records

Definiéndose como “somnambulic doom metal”, ofrecen su primer larga duración en más de cinco años, ‘HEAVY DREAMER’ está empapado con un cautivador shoegaze-y fuzz que recuerda vagamente a cómo sonaría My Bloody Valentine, si hubieran crecido con una dieta de psychedelic-doom metal y rock ocultista.  Intensas fragancias sonoras que nacen de profundidades oscuras creando unas envolventes y ampulosas atmósferas sonoras llenas de intensidad. Un disco atrayente y embriagador lleno de matices y ampulosidad.

Un sinfonismo de trazo grueso con lánguidas y acarameladas voces que salen de la garganta de Nikki Drohomyreky  cresteando en “Creation” sobre esa densa instrumentación que acaba fusionándose con angelicales coros entre elementos progresivos y post-rock. Si a eso unes un grueso bajo sobrevolando, consigues un tema intenso pero dulce a su vez.

“Heavy dreamer” se inicia con unos acordes que inevitablemente me hacen llegar a la memoria momentos de “Child in Time”, para desde ese sonido de órgano, ir evolucionando con perfumados solos de guitarra que se ensanchan bajo la incisiva mirada de unos teclados coloreados con cálidas voces hacia intensos territorios progresivos. Ésta fórmula se repite en cortes como “Without a sun”, internándose en atmósferas más espaciales con incisivos acordes de guitarra fuzz. 

VANISIHNG KIDS ha sido un viaje artístico y musical en constante evolución desde principios de la década de 2000 con sus miembros principales y el fundador Jason Hartman (Jex Thoth), y Nikki Drohomyreky en la voz. Como niños de los años 70 y 80 que crecieron en el metal, rock progresivo, krautrock, psych, punk y goth, se las han arreglado para hacerse con un nicho propio.

La culminación más nueva y poderosa de la banda surgió cuando el héroe de la infancia de Jason Hartman , la leyenda, Jerry Sofran (Lethal Heathen, Mirrored Image) se unieron en 2013. Poco después, Hart Allan Miller (Wartorn, Deathwish, Tenement) tomó las riendas de la batería para completar la alineación. 

Sobre escenarios psico-progresivos algo más calmados, “Mockingbird” sin perder ese toque espacial, y bajo el mando de la susurrante y envolvente voz de Nikki se topa con fuertes desarrollos instrumentales donde se da rienda suelta a una mayor experimentación. Inmersos en oscuras nebulosas faraónicas. 

Los momentos shoegaze son mucho más marcados en “Eyes of secrets”. Bello sonidos dreamy, se aromatizan con intensas fragancias bajo un persistente sostenido de órgano rodeado de efectos y solos virtuosos de guitarra, construyendo un narcotizante tema. Una gran densidad en los arreglos instrumentales dotan al tema de consistencia.

Esto es una constante que se repite en cada uno de los temas incluidos en ‘HEAVY DREAMER”, como nos confirma “Reaper”. Sobre estructuras que combinan el rock progresivo con el post-rock y el shoegaze, la belleaza vocal acaba seduciéndonos entre la densa instrumentación con sus cantos y coros acompañada de unos seductores pasajes de guitarra.   

Más inmersos en sonidos shoegaze, VANISIHNG KIDS bajan la intensidad a elegantes y preciosistas momentos con aterciopelados registros vocales que se abren paso entre la densidad instrumental en tonos de melancolía, de la que salen con una guitarra que lucha con los teclados por hacerse con un espacio que se acerca al post-rock más ampuloso. El resultado es un atrayente y cautivador álbum de una aparente fragilidad, pero que se sustenta en unos sólidos cimientos capaces de soportar la mayor de las embestidas.

El cierre corresponde a “Magnetic magenta”, otro corte en la línea anterior, en el que la densidad es menor, en detrimento de momentos más sutiles en los que no faltan los algodonados pasajes que se disipan con fuertes y bien ensamblados solos de guitarra y efectos constantes.

 

https://www.facebook.com/Vanishing-Kids-328568887984/

https://www.facebook.com/svartrecords/