Reseña: PYRIOR.- “Fusion”

a0572234661_10

Avalados por el prestigioso sello Tonzonen Records, el trío berlinés PYRIOR, publica su cuarto álbum “FUSION”. Un álbum destinado a hacer audible la influencia musical de cada miembro de la banda, y fusionar diferentes estructuras de canciones y diferentes sonidos en un todo coherente. Ofreciéndonos por tanto una experiencia general y una declaración colectiva. Fundamentado en su stoner instrumental y en atractivos pasajes heavy-psych en línea de sus paisanos Colour Haze o Rotor, logran construir temas que serpentean por distintos espacios en los que una fuerte base rítmica sirve de soporte a bellas melodías en las que la guitarra nos seduce, atrapándonos en un estado de ánimo gratificante y relajante. Esto no quiere decir que “FUSION” carezca de fuerza, todo lo contrario, ya que logran habilidad componer temas compactos y versátiles, sin que la ausencia de voces, sea ningún problema. El álbum está estructurado combinando temas pesados, con otros, a modo de interludio en el que incluyen pasajes acústicos que amortiguan la fuerza de algunos de los cortes. Todo, para embarcarnos en un emocionante viaje instrumental a través de diferentes paisajes sonoros en los que el oyente puede perderse. El trío alemán está en una búsqueda para cruzar sus límites musicales, y aquí, nos llevan a otro mundo, un lugar desconocido pero acaba resultando de lo mas familiar.

PYRIOR nació en el año 2008 como una comunidad de músicos dedicada a las jam-sessions. Estas sesiones improvisadas dieron como resultado la formación de un trío de rock clásico con sede en Berlín, compuesto por Dan Low (batería), Toa Ster, (bajo) y Max Appeal (guitarras).

Después del EP “PULSAR” de 2009 y el álbum debut “OCEANUS PROCELLARUM” de 2010, la banda lanzó dos álbumes “ONESTONE” en 2014 y  “PORTAL”, en 2016.

Con “PORTAL”, la banda completó su propia trilogía épica. El sonido se movió del rock Espacial al post rock, de pesado a psicodélico, de mayor a menor, y todo lo demás. 

El álbum abre con una introducción de algo menos de dos minutos. “Guanine” parece describir un génesis a través de apacibles acordes con ambientación atmosférica. 

Tras la breve introducción “Hellevator” muestra al trío en plenitud. Pasajes en pura línea Colour Haze van oscilando por la frontera del stoner y los desarrollos puramente heavy-psych. De alguna manera esta es la seña de identidad de la banda. Belleza y riffs que se elevan majestuosos entre bellas melodías instrumentales. Guitarras que aúllan cual manada de lobos entre el estruendo de una estampida de búfalos provocada por esa poderosa base rítmica. Un tema que deja un paso de desolación a su paso. Fuerza stoner y psicodelia siguiendo esa tradición alemana de bandas como Rotor o los citados Colour Haze. 

A modo de interludio, “Adenine”, con algo mas de un minuto, nos sirve de bálsamo con sus acordes acústicos antes de una nueva embestida.

Tras el relax del corte anterior, los poderosos riffs de “Splicer” nos golpean con contundencia. Elevándose esplendorosos nos sumergen en una nueva espiral de pesados ritmos stoner y psicodelia pesada en línea Rotor. Como si estuvieran hechos de caucho, las guitarras se estiran y encogen hasta la extenuación. Oscilando constantemente a un vertiginosos ritmo, la estructura se repite con momentos en los que la guitarra parece hablarnos en esos solos tan atractivos.  

“X” Cadentes y con un protagonismo inicial del bajo, la guitarra susurra, serpenteando hábilmente. Con ecos del sonido de los setenta, la psicodelia se fusiona con gruesos y difusos pasajes de un bajo poderoso e insistente.  El leitmotiv del álbum queda fielmente reflejado en un tema que parece atascarse con esas repetidas embestidas. Rugosos, y mostrando su faceta mas pesada, los berlineses se dejan llevar por las vibraciones mas arenosas en contraposición con lo mostrado en los cortes anteriores. Aún así, los solo afilados no falta a su cita cotidiana con cada uno de los temas del álbum.

 “Thymidine” recupera la calma con arpegios acústicos llenos de calidez. El tema desprende melancolía con bellos pasajes que se alejan de los rudos momentos stoner. Prescindiendo de batería, describen ensoñadores paisajes en los que calma lo envuelve todo.   

Tambores rituales nos introducen en “Norfair”. Tomando el relevo un poderoso bajo nos guia a través de apacibles y floridos espacios. El tema se muestra mas experimental, acercándose por momentos a escenarios de psicodelia en un ejercicio en el que repiten la estructura del tema creando un clima relajante y a la vez misteriosos. Insondables espacios complementados con ocasionales guitarras que enlazan con el siguiente tema.

“Fusion” retoma los escenarios más propios de Colour Haze con rifs ondulantes y un dinámico y atractivo ritmo, mientras el bajo nos golpea hipnótico. Guitarras que se contonean por escenarios netamente heavy-psych. Con un parón los tambores regresan tomando el protagonismo para arrastrar a la guitarra a engalanarse coloreando bellas atmósferas lisérgicas. pinceladas de extenuantes solos y efectos envolventes retoman la verdadera vocación de la banda.  Empapados de hongos mágicos traspasan la forntera sensorial para elevarnos a magnéticos momentos llenos de belleza. Sin duda, aquí la banda se deja llevar por el hechizo del propio tema, bien con sus hipnóticos riffs o por el magnetismo de esa batería que juguetea seduciendo a la banda a embarcarse en un viaje tortuoso y serpenteante por escenario psicotrópicos en los que  nos sentimos completamente atrapados. No puedo resistirme a pensar en Rotor, con esos momentos de éxtasis en los que el hechizo hace su efecto haciendo que levitemos entre cada acorde. Sin duda, el tema más elaborado y sobresaliente de un álbum brillante.

Para el cierre, PYRIOR nos deja un susurrante y atmosférico tema, “Cytosine”. alejándose de la contundencia, en esta ocasión deambulan por espacios más etéreos. Murmurantes  pasajes nos masajean entre efluvios mágicos en una experimentación que vuelven a fusionar distintos elementos , incorporando pasajes espaciales para concluir esta cuarta entrega.  

https://www.facebook.com/pyrior/

https://www.facebook.com/Tonzonen/

Reseña: HÄXAN.- “Aradia”

a2688043071_10

Álbum debut de los canadienses HÄXAN, previsto para su lanzamiento el próximo 14 de abril vía DHU Records y Fuzzed and Buzzed Records ve la luz para ofrecernos buenas dosis de rock ocultista, proto-metal y mucho fuzz, bajo los dominios de la hechizante voz de Kaykey Bomben. Un álbum en el que se combinan oscuras melodías con ritmos ondulantes y atmósferas de psicodelia pesada. Pasajes líricos y desgarrados entre momentos más propios del heavy-rock de los ochenta y el stoner contemporáneo.  Un álbum en el que los temas fluyen con agilidad y que golpea fuerte al oyente. “ARADIA” es el nombre de la Diosa que nació del incesto entre Lucifer (The Light Bringer) y la Diosa Diana (The Moon) y fue traída a la Tierra para enseñar brujería a los oprimidos. Aradia es reconocida como la maestra principal que transmitió las artes mágicas a las Brujas en la Tierra. En los círculos de las brujas todavía se la venera como “la Diosa”, y estos canadienses, continúan con ese ritual en el que el doom aparece entre esas oscuras atmósferas ocultistas rebosantes de fuzz tóxico. “ARCADIA” es la culminación de la evolución de la banda desde que en 2016 publicaran su primera “DEMO”, ahora, se presentan al mundo en todo su esplendor con este tenebroso ritual. 

HÄXAN lo componen: Kayley Bomben (voz), Paul Colosimo (guitarra) Connor Poirier (guitarra rítmica) Eric Brauer (bajo) y Paul Ciuk (batería)

“Intro” abre este “ARCADIA” a golpe de riffs heavy-psych y una potente batería. Estirándose y contoneándose, el corte anuncia el preludio de algo importante. 

Altas dosis de fuzz ondulante nos ofrece “Nicomedus”. Un potente ritmo y voces heavy-rock construye un tema potente con un regusto a 80’s. Una interesante combinación con una repetición en su estructura que destapa la calidad vocal de Kayley Bomben.

Por la senda proto-metal “Baba yaga” se muestra enérgico con sus incesantes ritmos. Con ciertos tonos ocultistas, el torbellino rítmico se combina con una aguda voz en línea heavy-rock. Gritos y melodías en pos de una causa común y ondulaciones constantes sobre el infatigable ritmo. Destacan los pasajes en los que la guitarra se suaviza en solo menos agresivos que el resto del tema.   Un aire retro subyace en la repetición de sus riffs. 

“Aradia” nos ofrece otra faceta de los canadienses. En misteriosas y oscuras atmósferas dejan de lado la pesadez para introducirnos en una ceremonia ocultista bajo apacibles e inquietantes momentos instrumentales. Plegarias en las que la voz de su sacerdotisa despliega todo su poder entre sostenidos pasajes que crean el clima litúrgico. Un despliegue lírico entre humeantes antorchas custodiando el ceremonial. 

Recuperando la fuerza momentáneamente, “Low ride” se torna algo más doom, sin perder la vocación ocultista del tema anterior. Tras una primera parte con un potente sonido el tema desciende a plácidas estancias lisérgicas que sirven de escenario para que la voz desarrolle todo su potencial  y sensualidad elevando la intensidad del tema. 

“Dissociation” parte con una extraña locución para introducirnos en atmósferas dominadas por pasajes de psicodelia pesada de vocación doom. Aquí, junto a los cadentes riffs, introducen algún elemento exótico persistiendo el carácter pseudo-ocultista. Efectos y fuzz intoxicante encabritan el tema con esos solos incisivos y afilados en su parte final. 

El legado Sabbath se fusiona con vigorosos momentos heavy rock en “Aradia”. Pasando del frenesí a plomizos ritmos perezosos, avanzan cansinos para retomar inmediatamente la velocidad y la fuerza entre toneladas de fuzz así como la lírica y desgarrada voz de su cantante. Si en los cortes anteriores hemos comprobado la calidad vocal, aquí encontramos un derroche lírico con distintos registros que sin duda, me enamoran. 

“Dead silence” nos mantiene en esas misteriosas atmósferas contaminadas por los psicotrópicos.  Un perturbador corte en el que su difuso sonido no impide que encontramos una vigorosa batería y esa hechizante voz en todo su esplendor. Mas fuzz y un sonido stoner que no pierde la vocación ocultista.

Con tonos más propios del proto-metal “Counterfeit” no reniega del legado oscuro de los setenta. Poderos y llevando el fuzz al extremo, el torbellino sombrío se cierne sobre nosotros con cambios de ritmo que desemboca en plácidos momentos de psicodelia susurrante. Cadentes y aterciopelados pasajes no transitados con anterioridad aportan una versatilidad a un álbum que, sin salirse de su apuesta se reinventa en cada tema.  

Si el resto de los tema oscilaban entre los tres y cuatro minutos, “The alchemist”, con sus ocho minutos, deja espacio para que la banda desarrolle mucho más su propuesta. Stoner, proto-metal, heavy rock, y una guitarras que se adornan con exóticas florituras entre pesados y dinámicos ritmos que no dejan de contonearse entre esa bacanal de fuzz humeante. Toda una orgía rítmica que en esta ocasión deja menos espacio para el lucimiento de su vocalista.  

https://www.facebook.com/Haxantoronto/

https://www.facebook.com/DHURecords/

Reseña: AGRABATTI.- “Beyond the sun”

a0616644812_10

Una colisión de la tierra con el infinito sideral a través de cortes frenéticos inspirados en los pioneros HAWKWIND. “BEYOND THE SUN” contiene temas compuestos hace más de diez años por el polifacético Chad Davis y que solo se habían sido tocado un par de veces. Si hace algunas semanas vimos como YURI GAGARIN nos ofrecían uno de los mejores álbumes de space-rock del siglo XXI, AGRABATTI no se andan a la zaga con este trabajo. Sus ardorosos temas, intoxicados de fuzz e inspirados en el rock espacial más psicotrópico, son enriquecidos con pesados ritmos stoner, muchos desarrollos heavy-psych y unos hipnóticos ritmos kraut. Todo un motorik con un fuerte aroma vintage, especialmente en sus voces, y que nos presenta algunos brillantes momentos de proto-metal setentero. Es difícil escapar  a la incesante espiral de efectos que nos trasladan hacia los confines del universo  en una tortuosa odisea en la que no falta una guitarra ácida y virtuosa que coquetean con los alucinógenos al más puro estilo EARTHLESS. Los cinco temas que contiene el trabajo son como un agujero negro que te atrapa entre unos surcos y del quee rezuman sustancias alucinógenas que nublan la razón para trasladarte a una nueva dimensión sideral. Un hechizo que es complementado con atrayentes melodías vocales sobre esos impactantes ritmos que son ejecutados al límite de revoluciones. Cualquier viejo amante de HAWKWIND sabrá apreciar la calidad de este trabajo, pero los fans de nuevas bandas como los citados YURI GAGARIN o ECSTATIC VISION encontrarán un nuevo filón donde encontrar un autentico tesoro heavy-psych espacial.  

Con una breve introducción con efectos y potentes riffs “Beyond the sun” abre el viaje más allá del sol. Una voz ecualizada , una sólida base rítmica y una guitarra con exploraciones lisérgicas va construyendo un tema en el que se aprecia el legado de HAWKWIND, un legado presente en todo el álbum. Los sintetizadores hacen revolotear los efectos incesantes. Súbitamente los riffs stoner nos acechan en una atmósfera sideral sobre desarrollos proto-metal y heavy-psych de altos vuelos. Las melodías vocales resultan de lo mas atrayentes entre la ágil instrumentación. Tema pesado y psicotrópico que toma tanto elementos del pasado como sonidos mucho más contemporáneos.

Siguiendo la estela bandas como contemporáneas como YURI GAGARIN o ECSTATIC VISION y con la sombra de HAWKWIND siempre presente los ritmos kraut de “Quaalude Runner” nos embarcan en una tortuosa odisea de proporciones descomunales. Guitarras ácidas, ritmos pesados e hipnóticos ye incesantes efectos custodian la nave nodriza con sus motores al límite de revoluciones. En esta ocasión con menos pasajes vocales y más guitarras el viaje se desarrolla a la velocidad de la luz por insondables espacios siderales hasta los confines del universo.

“High flyier” es otro frenético corte de kosmiche musik. Un motorik de corte kraut con brillantes pasajes psicodélicos bajo voces vintage. un brillante tema que bien podrían haber firmado HAWKWIND y en el que encontramos guitarras virtuosas en línea EARTHLESS

Si HAWKWIND es la fuente inspiración, no podía faltar una versión suya. “Born to go” el tema incluido en el álbum “In the search of space” es el elegido. Una versión bastante fiel a la original que cobra una nueva dimensión por la pesadez que AGRABATTI consigue imprimir a cada uno de sus temas.  Un torbellino psicotrópico aderezado con riffs stoner entre la bruma del espacio.  

“Return to freedom rock” cierra el álbum con pesados riffs y los incesantes efectos. Una cadencia más pausada y plomiza. Aquí no encontramos el frenesí de los temas precedentes pero ello no impide que se mantenga la esencia. Como su propio nombre nos señala, estamos en un regreso desde el cosmos a espacios más terrenales. Esto no significa que desaparezcan los efectos y la vocación espacial de todo el álbum, pero seguramente es el corte más terrenal de un álbum superlativo. Space-rock, stoner y psicodelia pesada de mucha calidad. 

Reseña: STONUS.- “Aphasia”

a1952470696_10

Originarios de Chipre y residentes en el Reino Unido desde hace un par de años, STONUS tras dos EP’S publica “APHASIA”. Tomando prestados elementos de Nebula, Black Sabbath y siempre bajo ritmos stoner rebosantes de fuzz, consiguen que cada tema del álbum merezca la pena por sí mismo. Psicodelia, heavy-rock y arenosos sonidos para tratar de reflejar el trastorno mental de una forma espiritual. Esa lucha interior de cada ser  queda reflejada en un álbum que puede ser de todo, menos monótono. Combinando vertiginosos momentos al más puro estilo desert-rock, no dudan en descender a espacios más plácidos en los que la psicodelia intoxicante les hace sentirse más cómodos. En una primera escucha, podrás identificar el stoner tradicional, pero si escarbas en sus surcos, encontrarás un verdadero tesoro heavy-psych. Fuzz, mucho fuzz, para conseguir un estado de trance en el que la chamánica voz nos atrapa sin remisión. Una magia que nos confirma lo importante que es tener un buen cantante en una banda, y aquí tenemos la prueba de ello. Con algunos momentos floydianos, los temas cobran una nueva dimensión cuando se dejan llevar por los efluvios lisérgicos de sus pasajes instrumentales. Siempre cálidos y hechizantes, también se manejan bien cuando recuperan el proto-metal de los setenta. Un notable trabajo que bien merece una profunda escucha.  

“APAHASIA” fue grabado en vivo en Wreck it Sounds Studios en Corinto, (Grecia) bajo la supervisión de George Leodis y John Modes, y está disponible en vinilo vía Electric Valley Records y en CD a través de Daredevil Records. 

STONUS lo componen: Kyriacos Frangoulis (voz) Pavlos Demetriou (guitarra solista), Nicky Ray (guitarra rítmica), Andreas Aristides (bajo) y Kotsios Demetriades (batería).

Al respecto del título del álbum, la afasia afecta la capacidad de una persona para usar o comprender palabras. Las personas que lo padecen pueden tener dificultades para hablar y encontrar las palabras para completar sus pensamientos, comprender conversaciones, leer, comprender palabras y usar números. Afasia siempre permanecerá dentro de ti encogiendo tus pensamientos que permanecen en tu conciencia, tratando de correr detrás de ti

“Intro(first breath)” es una breve introducción con efectos envolventes y en sonido de un cardiograma que se apaga par dar paso a un impactante ritmo de batería de “Awake”. entrando paulatinamente y elevando la intensidad unos poderosos riff reparten altas dosis de fuzz. Con una estela de fuzz heredera de Nebula, los tonos garageros aparecen con una ahogada voz sobre espacios humeantes y turbios. Un potente ritmo sobre momentos psych persiste incluso cuando el sonido que identifico como de sintetizadores se va modulando. 

Tras una locución inicial,  “Aphasia” nace del legado hard-rock con riffs que se repiten y se tornan más stoner, dejándose llevar por el legado Sabbath. Si escuchas unos momentos a los griegos posiblemente identificarías su sonido con el stoner desértico, pero lo cierto que si profundizas más en sus temas, te das cuenta que donde verdaderamente se sienten más cómodos es cuando incorporan elementos de heavy-psych sin renunciar a esa vocación arenosa. Vertiginosos por momentos y completamente intoxicantes en otros, pero siempre usando el fuzz con precisión. 

Con momentos más retro, “Mania”, con sus pegadizos riffs inciales y momentos de calidez después, nos seduce con un hechizo, como preludio de pasajes heavy-psych oscuros y sabbathicos. Entre las aguas del stoner humeante y placidos remansos más psicodélicos, los riffs van ondulando bajo un aura chamánica. Logrados pasajes vocales llenos de una magia especial. Algo que a veces se nos olvida en una banda, y es la importancia de tener un vocalista que incremente la grandeza de su música, y aquí, lo hay. El complemento perfecto para que las guitarras ácidas aparezcan con luz propia brillando entre brumosos pasajes psicotrópicos. 

“Nadir”, el tema de mayor duración con sus ocho minutos y medio,  deja espacio para que los chipriotas desarrollen todo su potencial alejándose de estereotipos. Con una introducción casi floydiana, nos van sumergiendo en un  espacio narcótico. Sosegados acordes crean un reconfortante clima de relajación que supone una liberación sensorial. Utilizando una dupla de guitarras situadas en dos estratos diferenciados, combinan los difuso y turbio con cristalinos punteos. A su espalda, la batería va intensificando el corte hasta llevarnos a esos borrosos espacios arenosos. Sin ninguna prisa ni atadura, la guitarra se deja llevar por una jam incrementando la fuerza del tema. Una voz ecualizada surge de las profundidades, mesiánica imponente, chamánica. Casi coros celestiales, y con un desarrollo lleno de matices, el tema adquiera tonos épicos. 

Tras el gozo y éxtasis del tema anterior, “Dead end” nos devuelve a la tierra a golpe de fuzz y desert-rock ortodoxo. si la primera impresión es esa, la de un tema directo, nos vuelven a sorprender con momentos Sabbath, entre coros rituales para acabar tras la embestida, por la senda del heavy-rock a través de solos virtuosos.  

Unos efectos de viento, así como oscuros acordes llenos de misterio, abren “Ghost town”, el tema que cierra el álbum. Una calma tensa entre brumosos espacios en los que el misterio se mastica.  La tenebrosa voz en pura linea Sabbath, se balancea cálida y hechizante. Por una senda oscura y tenebrosa, súbitamente el tema cambia su estado a momento en los que el proto-metal y el hard rock de los setenta aparecen en forma de estampida. Todo un torbellino sonoro nos acecha con una aura vintage. Tras ese arranque de fuerza, el tema nos deja con ganas de más, pareciendo que estuviera inconcluso.  

https://www.facebook.com/stonerscy/

https://www.facebook.com/electricvalleyrecords/

https://www.facebook.com/daredevilrecords/

 

 

 

Reseña: LUNAR SWAMP.- “UnderMudBlues”

a0396386327_16

En una dualidad en la que el blues del delta es protagonista, los italianos LUNAR SWAMP conjugan todo el sentimiento con riffs arenosos más propios del desert-rock en EP debut “UNDERMUDBLUES”. Una conjunción en la que el fuzz nos intoxica mientras los efluvios de los pantanos narcotizan unos temas que huelen a humo cannabico y bourbon de garito de mala muerte. Si a ello unimos un atractivo toque doom, el cóctel está servido. Distorsiones, y ecos de los humerales sureños conviven en una armonía en la que los sonidos primitivos toman una nueva dimensión. Arcaicos si, pero  lo suficientemente chamánicos como que las hierbas psicotrópicas y los hongos alucinógenos habiten en cada uno de los temas. Si los espinosos cactus son la única compañía de los moradores del desierto en su soledad, al ser impregnados de los pegajosos ecos del swamp rock, los temas cobran una nueva vida. Un blues lento y plomizo empapado en dietilamida que nos narcotiza con cada uno de sus riffs. La inquietante voz de Mark Wolf parece salir de la profundidad de unos pantanos en los que el musgo de cada acorde no permite ver las turbias aguas. Esta explosiva combinación hará que vulvas a darle al play una vez acabada su escucha. 

LUNAR SWAMP son : Mark Wolf (voz, armónica, fx), Machen (guitarras) y SM Ghoul (batería).

“Shamanic owl” nos deja patente por donde van los tiros de los italianos. Las serpientes hacen sonar sus cascabeles ante la atenta mirada de los cactus impertérritos, mientras una tormenta de rock arenoso nos acecha.  Toda una descarga de fuzz con una estela de blues se cierne sobre nosotros. Una voz aguardentosa llena de rabia y ritmos de stoner ortodoxo con gruesos riffs y un ritmo trepidante construyen el corte.  Dejando espacio para solo más moderados que aportan su granito de psicodelia a ese torbellino de desert-rock. Intoxicante, grasiento y con olor a bourbon, los ecos del medio oeste se reflejan entre las nebulosas arenosas. Un tema que sacude nuestro cerebro y que muere entre cactus solitarios a ritmo de blues.

En ese estado blusero, “The crimson river”, entre solitarios moteles de carretera, se van reflejando el ambiente del desierto a través de ásperos y pegajosos pasajes. Humo cannabico y chamánicas voces hacen el resto en un corte primitivo en el que los ecos stoner se recuestan en almohadas bluseras. Pesado, plomizo y con cadentes ritmos, y aura morrisiana se vislumbra entre las escamas del lagarto. El desierto en su lado mas salvaje y hostil se intoxica con esos difusos pasajes que nos arrastran al interior de sus surcos.

El blues ácido de los primeros setenta se viste de fuzz bajo difusos ritmos pesados en “Magic circle at twins moons”. Ritmos pesados envueltos en una nube de psicotrópicos en los que los efectos del peyote nubla nuestra mente para expandir nuestros sentidos en un viaje catártico a las profundidades del desierto. La fuerte descarga de unos riffs con vocación doom no se resiente con la embestida del narcótico blues.

Si por un lado, los italianos dejan patente su habilidad para reflejar el sonido del desierto, no es menos cierto que también saben conjugar los efluvios de los pantanos como demuestra “Green swamp”. Sucumbiendo a los dictados del blues stonerizado construyen un tema de incuestionable pesadez entre esos efluvios narcóticos. Chamánico y hechizante, el carácter doomy persiste entre los ondulantes riffs.

Cerrando el álbum, “Creeping snakes” pone el epílogo con gruesos acordes acústicos. Un corte instrumental en el que se describe la soledad del desierto en el ocaso del día. Sencillo, pero emotivo.

https://www.facebook.com/lunarswampband/

Reseña: CB3.- “Aeons”

a4154700719_10

Basados en la improvisación, el trío sueco CB3 nos presenta su nuevo álbum “AEONS”. Con su líder Charlotta Andersson recuperando el espíritu de Hendrix para hacerlo navegar por atmósferas siderales en una exploración psico-progresiva en la que los límites no existen. Influenciados por la libre experimentación conjugan la fusión de Mahavishnu Orchestra con desarrollos más propios de King Crimson en una revisión contemporánea en línea Earthless. Utilizando elementos del rock espacial, sus cinco temas instrumentales no dejan indiferente a nadie. Siempre encontrando la chispa para que nada parezca aburrido, nos embarcan en un viaje serpenteante que nos deparará múltiples emociones. Huyendo de la sutilezas, combinan sonidos altos, bajos o medios, utilizando distintas frecuencias para conseguir su objetivo sin renunciar a la pesadez. Alejándose de cualquier estereotipo desarrollan libremente su propósito  tratando siempre de conseguir un sonido orgánico en el que los elementos progresivos tiene un peso fundamental.  Siempre tomando el camino directo, las espirales psicotrópicas están presentes en todos los temas, revoloteando y haciendo todo más borroso y narcótico. Si la melodía juega un papel importante, los momentos pesados llegan a coquetear con el doom, siempre oscilando y sorprendiéndonos.  “AEONS” está disponible vía The Sign Records.

En “Zodiac”, un atasco de riffs stoner-retro va poco a poco dejando espacio a desarrollos más progresivos en los que los múltiples efectos de vocación psicodélica aparecen entre un hipnótico persistente bajo. Estamos ante un tema en  el que los sonidos difusos y persistentes van ondulando bajo una armonía que se repite tornándose más pesada y cadenciosa en su parte final. El tema concluye casi por la senda del doom.

Por atmósferas heavy-psych de ambientación espacial “Sonic Blaze” toma forma de jamen la que la guitarra se eleva majestuosa entre efectos narcóticos manteniendo un ritmo grueso. A pesar de su pesadez, el tema se cimbrea antes de despegar hacia insondables escenarios siderales. Creando un relato de suspense y ciencia ficción, el bajo nos golpea con contundencia manteniendo la tensión. Dando un giro al argumento, la jam se colorea de crujientes riffs que engrosan el sonido. Los constantes giros y requiebros hacen que pasemos a un nuevo escenario en el que los afilados solos de la guitarra vuelven a elevarse tensionando más aún el ambiente. Tras una elevación a espacios más pesados en los que el doom nuevamente se otea en el horizonte, el corte desciende a plácidas atmósferas psico-espaciales.

En un entorno netamente psicotrópico “Acid haze” habita entre pasajes envolventes que se suceden dando forma a una nueva jam psico-espacial. con ritmo lento, hipnótico y con reminiscencias kraut, el grueso sonido de la guitarra se desangra nuevamente en hirientes solos para sucumbir a la psicodelia en una espiral de efectos psicotrópicos. Aquí crean un caleidoscopio sonoro que se deja llevar en ese boscoso ambiente heavy-psych, En la segunda parte el corte emprende una huida hacia adelante incrementando su intensidad para después ir agonizando disipándose en el infinito rodeado de una corte de efectos espaciales.

Con un vocación más setetentera, “Warrior queen”, sigue la línea marcada por los temas anteriores. Repitiendo su estructura y serpenteando en su avance, poco a poco nos va introduciendo en un túnel psicodélico que acaba abriéndose a la luz por atractivos y bellos pasajes con formas cambiantes sin perder la vocación de jam, innata en la banda. Aquí dejan un espacio para el virtuosismo de la guitarra se desarrolle en todo su explendor hasta llegar a introducirse en espacios más progresivos.

“AEONS” cierra con “Apocalypse”, un tema en el que los tonos acústicos toman el protagonismo para ir creando una atmósfera más propia del sonido west-coast” aderezando éste, con pasajes sinfónicos de una belleza superlativa. El resultado es un corte más compacto, mas estructurado y que de alguna manera,  se aleja de las jams anteriores. En medio de un entorno progresivo incorporan bellos pasajes de saxo que evocadores de Mahavishnu Orchestra que enriquecen extremadamente el corte más atractivo de todo el trabajo. Los momentos de coqueteo free-jazz nos sorprenden gratamente en esta fusión. El tema evoluciona y se agita con naturalidad, para concluir con un resultado sobresaliente.

https://www.facebook.com/charlottasburningtrio/

https://www.facebook.com/thesignrecords/

 

 

Reseña: HUMULUS.- “The deep”

82283707_2648781085214490_2819449058328838144_n

Hasta el pasado otoño no había comprobado “in situ” como se las gastan los italianos en directo, pero esa actuación en el marco del Tabernas Desert-rock Fest me dejó tan buen sabor de boca que ha hecho que me zambulla inmediatamente en su nuevo álbum “THE DEEP”.  Un trabajo que lleva semanas dándome momentos de placer con cada escucha y en el que la banda se muestra con una solidez digna de elogio. Construyendo los temas con la precisión de un relojero consiguen transmitir sensaciones y estados de ánimo con una notable habilidad. El álbum parece tener dos partes diferenciadas en sus seis temas; una primera en la que la pesadez stoner tiene una mayor cuota de protagonismo y una segunda en la que se dejan seducir por la psicodelia más aromatizada y atractiva creando paisajes llenos de belleza. Un álbum que fluye con un buen ritmo y en el que cada acorde parece perfectamente diseñado, con unos instrumentos perfectamente ejecutados y unas magnetizantes voces que nos atrapan en hechizo psicotrópico.  Tanto en los numerosos pasajes instrumentales como en los momentos vocales de un mágico Andrea, HUMULUS se gradúa “cum laude”. Combinando las melodías con sus crujientes riffs , la vocación retro y el blues están también presentes en unos surcos que rezuman la mejor psicodelia pesada que puedes encontrar actualmente.  Con la transversalidad por bandera saben exploran distintas vibraciones con un acierto digno de elogio, lo que hará que tanto los amantes del stoner más tradicional, como los amantes de la psicodelia encuentren aquí un filón donde explorar.  “THE DEEP” nos invita a un paseo por un oscuro bosque encantado en el que la psylocibina nos intoxica para crearnos un auténtico estado de éxtasis. Primero fue el elefante, luego la morsa, después el rinoceronte, y ahora, el pulpo extiende sus tentáculos para esparcir el elixir psicotrópico de los italianos. 

El álbum está disponible vía Kozmik Artifactz.

Contoneándose bajo pegadizos riffs stoner de vocación retro “Devil’s peak (we eventualy eluded death)” se gesta un corte heredero de los sonidos de los setenta con el blues en sus venas.  Hard, heavy-rock y stoner unidos por una causa común creando gruesos riffs con la suficiente pesadez proto-metal, zimbreandose vacilones antes de que una subida de psilocibina nos haga compañia en un transitar por narcóticos bosques en los que los hongos mágicos nos muestran formas cambiantes. Un colorido espacio en el que una bruma intoxicante nos invade. ¿Retro-rock? ¿Heavy-psych?, ¿stoner? ¡Que más dá! esto es completamente hechizante.

“Gone again”  habita en escenarios más arenosos en los que el humo cannabico frota a toneladas. Lo suficientemente ritmico, y con mucho fuzz, todo un torbellino nos arrasa. un corte cegador y pesado con pasajes crudos y sonidos primitivos que se suavizan con modulaciones en las que las que las melodías se cuidan con esmero.

Partiendo de un introducción ambiental con sintetizadores, “Hajra” comienzo su andadura con un tenebroso bajo y magnéticos acordes con cierto exotismo. La cálida y hechizante voz nos aporta una mística especial en un tema que camina cadencioso por la senda de la psicodelia para elevarse entre brumosas atmósferas. La rabia y la fuerza de unos riffs llenos de épica supone todo un golpe de efecto en la latente oscuridad en la que se desarrolla el corte. Inclinandose por momentos hacia laderas casi doom, el exotismo de alguno de sus momentos supone un contraste maravilloso. Casi en todos arábigos la voz nos susurra envolviéndonos en un hechizo que desemboca en ramalazos de un fuerza tenebrosa.

Envueltos en esa atmósfera de misticismo se va gestando el siguiente tema, “Into the heart of the volcano sun”. Con unos coros en la lejanía (o esa sensación me da), los pasajes de profunda psicodelia perfumada nos invaden. La calma con la que los italianos acarician sus instrumentos resulta como un imán para atraernos aun relato lisérgico en el que todo fluye sin prisa. Delicados pasajes adormecedores creando un estado de bienestar al oyente. HUMULUS crean un mundo paralelo en el que las apacibles y reconfortantes sensaciones transmitidas reafirman el poder terapéutico de la música, y estos tres italianos son doctores en la materia.  Siete minutos instrumentales antes que la cálida voz nos sorprenda para mecernos con cada estrofa. Magnetismo en estado antes de una nueva descarga de intensidad en una catarsis sensorial que estimula nuestras endorfinas con gran dominio del ritmo y la melodía.

Si bien la primera parte del álbum estaba dominada por pesados sonidos, en la segunda parte, temas como “Lunar queen” se inclinan por el sosiego. Aquí, la cálida voz, con ese registro tan grave, nos vuelve a susurrar entre acordes acústicos. Una tema que bien pudiéramos definir como una pseudo-balada llena de melancolía. A través de un cierto sinfonismo el tema se arropa con momentos psico-progresivos que se alejan de los cánones del stoner y los sonidos pesados.

El trabajo se cierra con un tema de quince minutos, “Sanctuary III”. Susurrantes acordes, psico-sinfónicos nos introducen un una atmósfera de oscuridad en la que el tema brota lentamente. Tras la introducción, una explosión de luz guiada por pausados riffs de vocación retro nos hacen transitar en esa delgada línea que separa la frontera de la psicodelia pesada y stoner. Todo sucediendo de una forma pausada, el trío no tiene ninguna prisa mientras su voluminosos bajo y un cadente ritmo de tambores van soportando el sonido de una guitarra que nos hace de guía entre la neblina lisérgica. Todo una exploración psicodélica de la que surge una voz inquietante con un halo de misterio y oscuridad. Ahora bajo tonos pseudo-ocultistas con una tufillo a Sabbath se suceden entre unos pasajes vocales en los que se vislumbra el blues en el horizonte. Dejandose llevar por bellas armonías que no reniegan de espacios heavy-progresivos nos introducen en un bosque encantado en el que todo se muestra bello. Una brisa nos masajea con sus aterciopelados pasajes para ir construyendo un cuadro de psicodelia aromatizada en la que los embriagadores perfumes nos intoxican. Aquí la banda se olvida de sus ásperos riffs para ofrecernos su lado mas delicado, dejando aparcada la pesadez mostrada en los temas que abrían el álbum.

https://www.facebook.com/humulusband/

https://www.facebook.com/kozmikartifactz/