MOHAMA SAZ “Viva el rey”

a0960940161_16

“VIVA EL REY” es el tercer LP de MOHAMA SAZ, con un título suficientemente irónico como para librarse holgadamente de la mordaz ley mordaza. El universo de MOHAMA SAZ está en expansión como el Cosmos. Una singladura a través del mar Mediterráneo buscando sus influencias musicales, hasta llegar Turquía para sumergirse en aguas del Anatolian Rock, nublarse con los sonidos norteafricanos, y recorrer el folclore armenio empapándose de sus tradiciones. Retornando a sonidos kraut más propios de mediados de los setenta centro-europeos, para regresar de vuelta incorporando influencias flamencas y dar un tirabuzón con sones llegados de los Andes, no sin antes incluir vibraciones jazzísticas dentro de su propuesta progresiva. “VIVA EL REY” se convierte así, en todo un cajón de sastre donde caben todo tipo de reverberaciones, lo que le hace versátil, exótico y sabroso a la vez.   

Ahora, los madrileños, se convierten en quinteto tras la incorporación de Rubén a las percusiones.

Embriagando con aromas orientales “Los jinetes del destino”, los madrileños nos impregnan los sentidos con misteriosas fragancias a través de cantos arábigos e instrumentación tradicional. Envueltos en un manto psicodélico acordes de guitarra que bien pudiera haber firmado el mismísimo Erkin Koray, un gran trabajo compositivo en el que la percusión juega un papel fundamental.

Esa vocación oriental la encontramos también en “Esplendor de cristal” y “Erzeroumi shoror” en la que las melodías populares son todo un néctar sonoro. La primera nos presenta a la banda más inmersa en sonidos progresivos sin perder la esencia exótica, y con un ritmo hipnótico sobre acogedoras pasajes acolchados. Un confort que va evolucionando en cánticos espirituales absolutamente reparadores Un trance místico en el que los colores psicodelicos hacen acto de presencia para envolvernos con un magnetismo generado por los susurrantes pasajes vocales.

Como parte de una galaxia en crecimiento anárquico, cada canción del disco va en su propia dirección, y es por ello que se puede escuchar por primera vez en la banda ecos de ese “free jazz” aberrante de cuando los negros hicieron daño al poder, y también de otra cara de ese movimiento, el “spiritual jazz”, tan onírico, visionario y acuoso como la canción “Nenúfar”, con suaves melodías ensoñadoras.

Rompiendo su discurso oriental para dar vida a “Altiplano”, en el que traen la melancolía festiva de los andes bolivianos (recrean “Viday/Putucun”, tonadas populares andinas). Un discurso en el que siguen presentes las brisas mediterráneas y momentos en los que el bajo, el saxo y la percusión nos devuelven de ultramar.

Dentro de ésta variedad compositiva que encontramos en cada tema, probablemente “King’s safari” sea el corte en el que se refleja todo el valor de una banda como MOHAMA SAZ. Hipnotísmo kraut-rock desde la sección rítmica con un batería autómata y un bajo pulsante. Psicodelia narcotizante a través de unas guitarras que hablan desde sus cuerdas, momentos orientales con voces arábigas que se asoman a los oscilantes pasajes.

Temas como “Semana Santa” o “La marcha del Rey” reflejan el espíritu progresivo sin alejarse de los tonos orientales. Con momentos de free-jazz el primero y con quejios flamencos incorporados a los coros arábigos, en visionarias atmósferas construidas por una sutil instrumentación acercando su barco al sur de península para amarrarlo en algún puerto andalucí. 

El resultado hace que “VIVA EL REY” sea un disco con claroscuros, en el que las luces y las sombras van y vienen a merced de los vientos que soplan desde una vanguardista y atemporal apuesta compositiva.

MOHAMA SAZ se formó en julio de 2014 por Adrián Ceballos (Batería y voz; Melange, RIP KC, Novak, Javier Colis), Javier Alonso (Baglama Saz y voz; Novak, RIP KC, Richard Hell). Más tarde la formación se irá complementando con Arturo Pueyo (Clarinete y Saxo; Sur Quintet, Groovin’ Santa) y Sergio Ceballos (Bajo; RIP KC, Kropotkin Revival, Melange) y Rubén Mingo (percusión; Mopane y Sou Edipo).

http://www.mohamasaz.com/

https://www.facebook.com/sazmohama/

 

Anuncios

THE AFTER MATHS.- “Hotel Hilbert”

a0152339095_10

Los griegos THE AFTER MATHS describen su música como After Rock. En 2016, comenzaron a grabar gradualmente su primer álbum de larga duración “HOTEL HILBERT”, en colaboración con su productor Alex Bolpasis en Artracks Recording Studios. Trataron de mezclar una “sensación en vivo” de guitarras fuzz, rock, twang con voces teatrales y ritmos de rock roll and roll con aromas psicodélicos. 

Como la construcción abstracta de la que toma su nombre, los temas se van construyendo en mil formas, y con variedad de influencias. momentos retro a cargo de un órgano en vena Ray Manzarek, estructuras de guitarras incisivas que generan temas en distintos estratos, con atmósferas narcóticas y momentos vivaces y divertidos. en tonos bodevilescos. 

El álbum “HOTEL HILBERT” fue lanzado durante el Solsticio de Invierno el 21 de diciembre de 2018. 
El 21 de diciembre es el día más corto del año, con el período más corto de la luz del día y la noche más larga. La oscuridad da a luz a los dioses del sol, y es a través de las dificultades, las luchas internas y las vendettas que algo nuevo y más fuerte renacerá. 
Desde la paradoja de Hilbert hasta los mantras hindúes, THE AFTER MATHS crean su propio timbre, a la espera de ser explorados.

https://www.facebook.com/the.aftermaths.gr/

ITERUM NATA.- “The Course of Empire”

iterum-nata-the-course-of-empire_orig-1

“THE COURSE OF EMPIRE” es el segundo álbum del artista finlandés ITERUM NATA. Siete temas que giran en torno a la filosofía hermética y la relación entre el nacimiento y la muerte. El concepto hermético de renacimiento está presente en cada canción del álbum. También hay significados y mensajes ocultos detrás de las canciones para honrar las tradiciones esotéricas. Musicalmente nos encontramos con ligeros momentos de psicodelia unidos a pasajes de folk progresivo.

“Arcadia” aparece con un inquietante sonido de órgano envolvente, en una extraña homilía, elementos de folk.

A continuación, sobre una voz de pop barroco, acompañada por sutiles acordes de guitarra va construyendo un tema con mucha herencia Beatles en “All is mind”, que es coloreado con un fino solo de guitarra eléctrica que contrasta con el tono acústico del corte.

Sobre una base acústica como en el tema anterior, se va construyendo  “The Principle Of Rhythm”. En esta ocasión con mucho más ritmo, y con una percusión y envolventes efectos de teclados, el resultado es mucho más progresivo, alejándose de los matices pop. Con uso de elementos folk, poco a poco evoluciona a atmósferas sinfónicas con herencia setentera. Para ello se introducen algunos riffs de guitarra que le dan cuerpo.

Partiendo de acordes medievales, “Solve & Coagula”, introduciendo instrumentos tradicionales, se generan una melodía apacible y susurrante en entornos oscuros. No estamos ante corte de tinte ocultista como podría parecer, sino más cercanos a momentos de folk con carácter sinfónico y algún retazo psicodélico que no logra imponerse a los elementos folclóricos. 

En la misma línea, pero con matices de cierto misticismo ocultista, “Invocation” aparece como un conjuro redentor sobre una hipnótica instrumentación acústica de carácter psicodélico en el que voces y coros revolotean por sus acordes. 

Teclados y guitarra acústica se soportan en una dulce voz femenina en “Sacrificial Light”. Tenue instrumentación en un tema que contiene su fuerza en el susurrante canto y coros de la parte final en la que espiritualidad se acompaña de sonidos de violines.

“THE COURSE OF EMPIRE” se cierra con un sostenido órgano pastoral en el tema más elaborado en cuanto a instrumentación. “The New Aeon”. nuevamente el aura mística está presente con teclados envolventes.

El disco se publica via Inverse Records, habiéndose lanzado en Finlandia el pasado 14 de diciembre, dejando su lanzamiento para el resto de países el próximo 18 de enero.

 

 

https://www.facebook.com/IterumNata93/

https://www.facebook.com/inverserecords/

HUATA.-“Lux Initiatrix Terrae”

a2363700253_10

Desde la bretaña francesa HUATA nos transmiten su legado ocultista bajo atmósferas en las que los rituales doom, y los esotéricos sonidos progresivos generan inquietantes nebulosas a base de gruesos y pesados ritmos que caminan sobre senderos oscuros y misteriosos en los que la épica tiene un gran protagonismo.

Los acordes de órgano nos inician en el oscuro ceremonial en el que nos vamos a ver inmersos a lo largo de los siete temas que contiene “LUX INITIATRIX TERRAE“. La traducción del latín del título (La luz es el iniciador de la tierra), nos da ya pistas de lo que nos podemos encontrar, todo un viaje iniciatico a profundidades tenebrosas con sonidos que me recuerdan a Ancestors

“The mistical beast of revelations” nos envuelve con atmosféricos entornos de metal progresivo cuya majestuosidad está fuera de toda duda. Con oscuros momentos de doom, en lo que los inquietantes teclados se van salpicando de efectos mientras unas voces corales nos seducen en un segundo plano. Una mística lúgubre que decae en momentos pastorales en los que la espiritualidad está presente. Una reflexión interior con susurrantes voces que queda perfectamente definido en su propio nombre. una bestia llena de misticismo de tintes ocultistas.

Nuevamente y con extraños sonidos, “Child of the cosmic mind”, incide en esa apuesta doom atmosférica con mucha influencia progresiva. Tétricos escenarios que se ven suavizados en su furia por las angelicales voces que dulcifican la contundencia de su instrumentación. Una dulzura que no socava la fuerza de sus fornidos riffs.

A paso lento, con una cadencia doom “The solar work”, se impregna de psicodelia ahondando en esas profundidades misteriosas que describen con su música. El trabajo del bajo es fundamental en la creación de ese entorno sonoro en el que nos vemos inmersos. Unos potentes y plomizos riffs acompañados de las desgarradores y ahogadas voces en la lejanía hacen el resto para conseguir el clima pretendido. Una épica calmada y ahogada entre las paredes de un denso sonido que desciende a los abismos a cámara lenta.

Indudablemente estamos ante una banda doom, pero que tiende en todos sus temas a inclinarse a laderas progresivas en lugar de hacerlo por los abruptos terrenos del metal.

Con “Part I – Gathering In Sin Wur” la HUATA hace in interludio en el que los sonidos del órgano se largan susurrantes para introducirnos en el siguiente tema. “The Golden Hordes Of Kailash” con voces más propias de una homilía, con ambientación medieval o fantástica. Esos sonidos se ven violentados por implacables riffs cuya pesadez es brutal. Construyendo una serie de capas de sonido logran el efecto deseado. Resulta efectivo la combinación de la pesadez de los riffs con el sonido de órgano y las voces en un estrato inferior. Una lucha que se acaba proclamando como vencedor a lo siniestro y terrorífico.

A continuación nos encontramos con  otro interludio, “Part II – The IXth Arch Assembly”, en el que el sonido se suaviza con un órgano sostenido y dulces acordes reparadores.

sin interrupción, el órgano sigue imperturbable introduciéndonos en momentos den los que la psicodelia vuelve a a hacer acto de presencia en “Third Eyed Nation”. Nuevamente retomamos espacios progresivos con efectos envolventes con un ritmo que se engrosa. Sin perder la una dulzura vocal con ciertos ecos floydianos, la maquinaria se pone en movimiento de una forma cansina. El bajo te golpea con fuerza, y las voces y los teclados te aturden, provocando un estado de inconsciencia. Ciertamente, es un gran acierto de los franceses conseguir atraer al oyente a su mundo con el hechizo de su música. Una vez dentro, te hacen sentir protagonista del relato que están transmitiendo.  La banda está compuesta por: Benjamin Moreau (bajo, guitarra, arreglos, Moog, Fender Rhodes, percusiones, acordeón y voces). Ronan Grall voces arreglos, letras, Hammond, Fender Rhodes, acordeón y guitarra acústica, David Barbe (batería y percusiones) Gurvan Coulon (Organo Hammond). Con la colaboración de Marion Le Solliec (arpa céltica) y coros de Laëtitia Jéhano.

https://www.facebook.com/huatacoven

 

KANAAN.- “Windborne”

epr050-front-1500

“WINDBORNE” es el álbum de debut del joven trío noruego KANAAN que ve la luz a través de El Paraiso Records. Con componentes de jazz, fusión y post-rock, han creado seis piezas extendidas de psicodelia de forma libre en llamas. Si bien la banda está arraigada en el mismo espíritu que dio origen a la Mahavishnu Orchestra y The Eleventh House en la década de 1970, hay un distintivo sabor moderno en los esfuerzos sonoros de KANAAN. Su genealogía escandinava también es evidente: sus intrincadas estructuras de canciones parecen estar derivando de la misma raíz que Motorpsycho, Papir y Jaga Jazzist, y los jóvenes son dignos sucesores de ese pedigrí.

Desde la primera nota hasta la última, la banda mantiene altos niveles de energía y creatividad, y aunque de forma libre, nunca sacrifican el enfoque o la dirección.

Abriendo ”A. Hausenbecken” se siente como una explosión repentina de aire nórdico refrescante, con sus atractivas guitarras,y una suave batería. Dócil y calmado, los solos floreados se inclinan a terrenos jazz. Una fusión fuzz-jazz, con gran dinamismo rítmico y mucha distorsión. Con momentos de free-jazz la espiral de guitarra retoma las melodías armoniosas conjugando momentos de psicodelia pesada rodando y gruñendo Fender Rhodes y gruesos riffs.

Con efectos evolutivos, “Roll beyond, las atmósferas se vuelven más cálidas y calmadas, sin perder unos tonos inquietantes. La suave instrumentación, con un guitarra en mínimos de volumen, se acaba transformando en histriónicos y chirriantes por momentos. El hard-psych hace acto de presencia coloreándose con algún brochazo retro en una ondulación de la intensidad, pero marcando cada nota. en formato de jam, la guitarra sigue su travesía. 

Los momentos más hipnóticos aparecen con “Harmonía”. Una batería kraut y unas suaves armonías de guitarra, junto a un pulsante bajo repetitivo recrean un cuadro vintage, ¡Qué no retro!

Pero KANAAN no tiene miedo de ser profundo y pesado: se sumerge en el territorio Sabbath, con “Act Upon The Mundane World” y “The Groke”. El primero con una intensidad ácida inyectada en sus acordes, acercándose de desiertos sonoros llenos de arenosidad. En el caso de “The groke”, los gruesos riffs pesudo-doom crean un derroche de fuzz en un tortuoso paseo en el que los acordes jazzeros se incrustan en espacios de psicodelia pesada con la firmeza de un bajo sólido y fornido.

Generando misteriosos entornos sonoros “Windborne” a través de sosegados acordes, van tejiendo un tapiz psicodélico que se va transformándose a tejidos post-rock. Bello y atractivo, se suceden cambios en una instrumentación que puede resultar aparentemente inconexa en una abstracta y fluida pista..

Ask Vatn Strøm (guitarras) Ingvald André Vassbø (percusión) Eskild Myrvoll – (bajo)  Vegard Lien Bjerkan (Rhodes en “A. Hausenbecken” )

https://www.facebook.com/kanaanband/

https://www.facebook.com/elparaisorecords/

 

VANISHING KIDS.- “Heavy dreamer”

vanishin_kids-640x640

Los de Wisconsin acaban de presentar su nuevo álbum ‘HEAVY DREAMER”   a través de Svart Records

Definiéndose como “somnambulic doom metal”, ofrecen su primer larga duración en más de cinco años, ‘HEAVY DREAMER’ está empapado con un cautivador shoegaze-y fuzz que recuerda vagamente a cómo sonaría My Bloody Valentine, si hubieran crecido con una dieta de psychedelic-doom metal y rock ocultista.  Intensas fragancias sonoras que nacen de profundidades oscuras creando unas envolventes y ampulosas atmósferas sonoras llenas de intensidad. Un disco atrayente y embriagador lleno de matices y ampulosidad.

Un sinfonismo de trazo grueso con lánguidas y acarameladas voces que salen de la garganta de Nikki Drohomyreky  cresteando en “Creation” sobre esa densa instrumentación que acaba fusionándose con angelicales coros entre elementos progresivos y post-rock. Si a eso unes un grueso bajo sobrevolando, consigues un tema intenso pero dulce a su vez.

“Heavy dreamer” se inicia con unos acordes que inevitablemente me hacen llegar a la memoria momentos de “Child in Time”, para desde ese sonido de órgano, ir evolucionando con perfumados solos de guitarra que se ensanchan bajo la incisiva mirada de unos teclados coloreados con cálidas voces hacia intensos territorios progresivos. Ésta fórmula se repite en cortes como “Without a sun”, internándose en atmósferas más espaciales con incisivos acordes de guitarra fuzz. 

VANISIHNG KIDS ha sido un viaje artístico y musical en constante evolución desde principios de la década de 2000 con sus miembros principales y el fundador Jason Hartman (Jex Thoth), y Nikki Drohomyreky en la voz. Como niños de los años 70 y 80 que crecieron en el metal, rock progresivo, krautrock, psych, punk y goth, se las han arreglado para hacerse con un nicho propio.

La culminación más nueva y poderosa de la banda surgió cuando el héroe de la infancia de Jason Hartman , la leyenda, Jerry Sofran (Lethal Heathen, Mirrored Image) se unieron en 2013. Poco después, Hart Allan Miller (Wartorn, Deathwish, Tenement) tomó las riendas de la batería para completar la alineación. 

Sobre escenarios psico-progresivos algo más calmados, “Mockingbird” sin perder ese toque espacial, y bajo el mando de la susurrante y envolvente voz de Nikki se topa con fuertes desarrollos instrumentales donde se da rienda suelta a una mayor experimentación. Inmersos en oscuras nebulosas faraónicas. 

Los momentos shoegaze son mucho más marcados en “Eyes of secrets”. Bello sonidos dreamy, se aromatizan con intensas fragancias bajo un persistente sostenido de órgano rodeado de efectos y solos virtuosos de guitarra, construyendo un narcotizante tema. Una gran densidad en los arreglos instrumentales dotan al tema de consistencia.

Esto es una constante que se repite en cada uno de los temas incluidos en ‘HEAVY DREAMER”, como nos confirma “Reaper”. Sobre estructuras que combinan el rock progresivo con el post-rock y el shoegaze, la belleaza vocal acaba seduciéndonos entre la densa instrumentación con sus cantos y coros acompañada de unos seductores pasajes de guitarra.   

Más inmersos en sonidos shoegaze, VANISIHNG KIDS bajan la intensidad a elegantes y preciosistas momentos con aterciopelados registros vocales que se abren paso entre la densidad instrumental en tonos de melancolía, de la que salen con una guitarra que lucha con los teclados por hacerse con un espacio que se acerca al post-rock más ampuloso. El resultado es un atrayente y cautivador álbum de una aparente fragilidad, pero que se sustenta en unos sólidos cimientos capaces de soportar la mayor de las embestidas.

El cierre corresponde a “Magnetic magenta”, otro corte en la línea anterior, en el que la densidad es menor, en detrimento de momentos más sutiles en los que no faltan los algodonados pasajes que se disipan con fuertes y bien ensamblados solos de guitarra y efectos constantes.

 

https://www.facebook.com/Vanishing-Kids-328568887984/

https://www.facebook.com/svartrecords/

SECOND SUN.- “Eländes Elände”

81ixu0lfm7l-_sl1400_

Hard progresivo llegado desde Suecia y cantado en sueco lo que le hace algo especial. SECOND SUN en “Eländes Elände” nos ofrecen una fusión de elementos folk, con hard y psicodelia con una mirada progresiva.

Envolventes teclados con influencia de los setenta, efectos envolventes con aires folclóricos rescatados de la tradición sueca en “Formek alt”, un tema que no desprecia los grandes solos de guitarra.  

El sonido del hammond retumba en “Noll respect”, una difusa guitarra y ´vivaces voces y coros se acercan al folk, que se compensa con una inmensa batería y una guitarra con efectos que compite con el órgano en una lucha desigual. Eso por no hablar de la pulsante línea de bajo, en uno de los temas más destacados del álbum.

En “ELANDES ELANDE” no faltan momentos más sinfónicos, siempre con la omnipresente presencia del sonido de los teclados, que supone el pilar fundamental de SECOND SUNEso no significa que encontremos grandes momentos de batería y de guitarras que dan un paso al frente, en cortes como “Enda sunda manniskan i variden” o “Ingen Tid För Allting”.

Unos brillantes solos en los que los psicotrópicos están presentes. El momento más calmado y dulce se produce con un tema acústico como es “Det Betyder Allt”. Acordes y arpegios sobre reconfortantes voces.La vocación retro aparece en “Du Ska Se Att Det Blir Sämre”, lleno de vitalidad se acerca a postulados de Deep Purple, con un órgano tremebundo.

El tema que cierra y da nombre al disco “Eländes Elände” se desarrolla con repetitivas estructuras de tonos psico-progresivos.

https://www.facebook.com/Secondsunswe/