Reseña: GOLGOTHA.- “Erasing The Past”

a1743194377_10

Nacidos a primeros de los noventa y con tres álbumes a sus espaldas, los mallorquines GOLGOTHA, después de catorce años de silencio publican un nuevo trabajo, “ERASING THE PAST”. La banda en la actualidad está formada por, Amon López, voz , Vicente Payá , guitarras, Tomeu Crespí (batería) Miguel A. Riutort (bajo y teclados)y ha contado con la colaboración de María Lladó  y Josep de Helevorn en las voces.

El disco fue grabado y mezclado en los estudios Psychosomatic Recording con el productor Miguel Ángel Riutort “Mega”, y es editado por Xtreme Music. Si bien en los últimos tiempos estoy degustando discos de doom, el metal más profundo no es un territorio en el que me desenvuelva con soltura y si algo tienen GOLGOTHA es su reputación en el panorama nacional del metal mas oscuro como una de las primeras bandas que se atrevían a hacer doom en este país.  Lo primero que me llama la atención (al margen de la oscuridad de su sonido) es la atmósfera melódica en la que se desarrolla todo el álbum. Temas que avanzan con lentitud y que se acercan al metal melódico, con momentos en los que las voces guturales salidas de las cavernas mas profundas y tétricas nos acechan amenazantes contrastando con pasajes melódico progresivos de gran sensibilidad. Otro de los factores que despiertan mi atención es el sonido de una batería mucho más rica en sonido a las que las bandas contemporáneas utilizan. No es el sonido de una batería minimalista, sino que intuyo el sonido de un doble bombo, y más que una caja de ritmos, algo a lo que hace años no estoy acostumbrado. Temas como “The way to your soul” combina esas voces guturales con registros de barítono con unas melodías que contienen un oscuro sinfonismo tras de sí. La épica está presente en un tema lento y contenido pero a su vez poderoso. La senda atmosférica se intensifica en “Distorted Tears”, otro tema mantiene el listón de la épica pesada. Oscilaciones y coros melodiosos bajo un mando de oscuridad tenebrosa.

“Enveloped in fog” me sorprende con el juego de voces. Apacibles y pesadas melodías se arman de una belleza que compite por un espacio de predominio con las guturales voces bajo los tétricos pasajes.  Avanzando cansino y plomizo, la pesadez del tema se mitiga con la atmósfera nebulosa que lo envuelve.

Mas áspero, “Burning the disease” hace oscilar las guitarras mientras la gutural voz lanza sus proclamas. La aspereza inicial vuelve a verse seducida por las melodías antes de resurgir de sus cenizas. Una constante oscilación con vocación de himno de metal melódico y progresivo.

Una épica post-apocalíptica en “New Hope” trata de combinar la garra vocal con las esmeradas melodías omnipresente en todo el trabajo. Siempre con paso lento pero firme estiran la zancada para pisar con suavidad en territorios de gran sinfonismo con unos atrayentes pasajes de guitarra.

El metal cavernícola aparece en “Rewrite your destiny” Otro tema salido de las profundidades mas tenebrosas que mantiene la tensión en busca de espacios más apacibles. Aquí volvemos a encontrar un gran trabajo de batería. 

En “Erasing the past”, el tema que da nombre al álbum, encontramos un gran trabajo melódico con la incorporación de las celestiales voces de María Llado, que contrastan con los registros guturales de Amon aportando cierta frescura. Pasajes progresivos  descritos con una gran parsimonia, lo que es una constante en todo el disco. Una lucha entre la fuerza y rugosidad tenebrosa con espacios celestiales entrelazados con ritmos cadentes.

“Land Of Defeat”. resulta ser un tema introspectivo. Una lucha interior por los propios demonios que se refleja en uno de los temas más ásperos, conclyundo con una liveración armoniosa. 

https://www.facebook.com/GolgothaOfficialBand/

https://www.facebook.com/OnlyXtremeMusic/

 

 

Reseña.- ROADSAW.- “Tinnitus The Night”

a0823775372_10

Mas de veinte años en la carretera y ocho de espera hasta tener nuevo material de la banda de Boston, pero ROADSAW han vuelto. Algunos podrían tener dudas de su capacidad para hacer que los corazones explosionen, pero tras escuchar los primeros riffs, las dudas quedan disipadas. Si hay algo que los bostonianos han tenido siempre es la capacidad para que sus riffs no te dejen indiferente y te atrapen sin remisión. Pura energía transmitida a través de diez temas directos. ritmos difusos y estribillos pegadizos que transitan por una ancha autopista en la que el heavy-rock, el stoner y el hard-rock circulan a velocidad de vértigo. Aplastadores temas que dejan un reguero de fuzz humeante y olor a gasolina a su paso. Una hemorragia de fuzz sobre pesadas resonancias que hacen que cada corte sea un tsunami que te llevará por delante. Un pepino de disco para los amantes de los sonidos crudos.

Desde “Along for the ride”, en la que solo se permite un respiro en su introducción, su esencia heavy-rock y stoner queda palpable en cada riff. Sabiendo acoplar pegadizos estribillos hacen un corte divertido.

Las melodías vocales persisten en “Shame”. Un tema con olor a queroseno que transita a toda velocidad cual trailer sin frenos en una larga recta de una autopista. en un ejercicio de riffs hard and heavy, “Fat rats” se acerca a espacios más desérticos con ciertas dosis lisergicas a través de riffs “fuzzmeantes”. Cansino pero dinámico a su vez, el tema es un martillo que nos golpea insistentemente.

“TININITUS THE NIGHT” no permite un segundo para el respiro, y “Final phase” es otra nueva prueba de ello. Rápido, pesado vibrante. Siempre en todo hay una excepción, y en “Peel” aparecen los ROADSAW más psicodélicos. En realidad es un simple espejismo, porque si bien encontramos más elementos lisérgicos, el tema no adolece del nervio suficiente como par ser firme.  Con guitarras más ácidas y riffs más pausados, las voces se vuelven más melodiosas entre la espiral de solos virtuosos que chirrían hasta la extenuación en el corte más largo de todo el álbum. La parte más brillante es donde se dejan llevar por susurrantes momentos de psicodelia atractiva y pausada con aires retro.

“Knock em all” recupera la crudeza en ecos stoner fuzz sin mucho más que aportar. Un tema más que no resiste la comparación con la descarga de adrenalina que supone “Find what you need”. energía en altas dosis sobre stoner y heavy-rock de altos vuelos en el que las voces están cuidadas y los estribillos se te pegan como la miel.   En uan linea similar “Under the devil’s thumb” se debate entre esas vibraciones heavy-rock de los ochenta y los ecos desérticos del stoner noventero. Sin perder la cara, es otro temazo lleno de energía que combina fuerza y efectividad.

Los de Boston suavizan su melodías ofreciendo un corte más armónico en “Midazolam”. Estribillos calmados bajo difusos ritmos en segundo plano en una especie de balada en la que no faltan a su cita con los solos virtuosos. El resultado es un gran tema.

como si las pilas se le hubieran agotado “Silence” sigue el camino del tema anterior. Pausados y melodiosos, crean un tema que no parece pertenecer a este álbum por su suavidad y belleza en detrimento de la pesadez.

https://www.facebook.com/ROADSAW-106440249390336/

https://www.facebook.com/theripplemusic/

 

Reseña: SILVER DEVIL.- “Paralyzed”

a2838099419_10

Publicado el pasado mes por Ozium records, “PARALYZED” es uno de esos discos que se han quedado en un rincón de la carpeta de pendientes y que por fín le ha llegado su hora. Ocho años después de su primera entrega los suecos SILVER DEVIL se salen de alguna manera de la corriente mas prolífica del panorama escandinavo actual pàra recuperar vibraciones más cercanas a bandas como Dozer o Truckfighters. A través de sus ocho temas, nos meten de lleno en una ciénaga arenosa a base de fuzz. Una arenas moveidas golpeadas por tormentas desérticas con una estela de destrucción a su paso con momentos de psicodelia. Unas nebulosas que rayan la psicodelia pesada en entornos oscuros con voces psycho-doom, agudas y ahogadas entre torbellinos de fuzz envolvente. Temas como “Howl”, “Rivers” o “Paralyzed”, transitan con riffs difusos por los cánones del desert-rock más ortodoxo.   Pesados y cadentes ritmos en los que incorporan algún solo hiriente y profundo. Al mismo tiempo, dotan a los temas de un cierto matiz progresivo, que resulta más evidente en unas voces que me recuerdan a algunos momentos del último trabajo de Elder, especialmente en “Paralyzed”

No faltan los momentos en los que SILVER DEVIL se inclinan hacia postulados metal como en “Nightwalker”, en la que, tras un comienzo hipnótico y repetitivo, el tema es ejecutado a gran velocidad. Si te gustan las reverberaciones fuzz, sin duda, éste es tu disco. Entre los pesados y nebulosos ritmos, lesas voces que tratan de asomar entre la exuberancia rítmica son un pilar fundamental. Por otro lado, no faltan a la cita sabbathica en “Hypersleep”. Un tema que si sigue un camino parece al citado “Nightwalker”, aquí, el quinteto sueco, se vuelven  más doomies entre las tinieblas. Un derroche de sonidos Sabbath, fuzz, stoner, psicodelia pesada y doom. Incluso, si vamos más allá, podemos encontrar algún eco setentero o incluso, hasta heavy. 

“PARALYZED”, es uno de esos discos que prácticamente no te da un respiro. Poderoso en todos sus cortes, y rebosante de humeantes riffs pesados y cegadores. entre esas arenas movedizas, la banda es capaz de incluir esos elementos de psicodelia pesada que modulan un poco la tempestad; si a eso sumamos la vocación progresiva de las voces, el resultado es bastante atractivo. “Octopus”, puede ser el tema que resuma todas las vibraciones y modulaciones que nos ofrece SILVER DEVIL. Otro de los cortes que incluye resonancias más consonantes con la psicodelia pesada es “Beast”, un tema mucho más psicotrópico a pesar de que no baja el alto listón que se han puesto a su intensidad. Seguramente “PARALYZED” no aparecerá entre las listas de los discos más destacados del año, pero lo cierto es que es un plato de fácil digestión para los amantes de los sonidos más arenosos y contundentes. Todo ello, sin sonar agrio, ni trasnochado, ya que aporta su toque personal, sobre todo con ese tono vocal que lo hace tan particular. ¿Te atreves a probarlo?. lo más seguro es que no te arrepientas.

https://www.facebook.com/silverdevilmusic/

https://www.facebook.com/oziumrecords/

 

 

PETRICHOR.- “II”

a0269967540_10

Si hay alguna diferencia entre ésta, su segunda entrega y su debut de mediados de 2.016, es que la banda de Virginia ha fabricado un álbum en el que las melodías tienen mucho más protagonismo. Siguiendo la estela del rock de tintes ocultistas, las voces de Tess Fisher se vuelven mucho más líricas y desgarradas de lo que nos había mostrado el primer álbum de la banda. Otro de los cambios es la desaparición de los registros guturales que ocasionalmente habíamos escuchado en alguno de sus primeros temas.

Usando distintos elementos, la progresización de su sonido se produce sin menoscabar su contundencia, conteniendo momentos de metal progresivo, riffs arenosos que desprenden fuzz cegador, así como ampulosas construcciones que flirtean con momentos post-rock e incluso folk. Momentos en los que la banda nos seduce con altas dosis de lirismo con reconfortantes melodías.

Así temas como “Saint Francis Satyr”, “Charons obol” o “Hybrid moments” sacan el lado más suave, con melodías que van desde el clasicismo hasta el metal sinfónico. El primero de ellos con esos coqueteos con atmósferas post-rock, siempre con el protagonismo de su pitonisa particular. “Chorons obil”, nos enseña el lado faraónico, con densos riffs que se van balanceando entre las voces presuntuosos y grandiosos. Conjugando voces desgarradas con los momentos más calmados. Con una grandiosidad y ritmo metálico el poderío vocal brilla exuberante.

En tonos acústicos, en línea Joni Mitchel “Blue state line” sirve de cobertura a bellas melodías llenas de bucolísmo completando un cuadro floral de gran belleza.

En contraposición, “Demon Goddes”, o “Earons”, son los temas más cegadores. Con algún coro de su batería  Harrison Christ en éste último, la espiral de fuzz sobre ritmos stoner los convierten en la parte más contundente y pesada de “II”. “Demons goddes”, aparte de mostrarse pesado, conjuga la vocación ocultista de la banda. Oscuridad y lamentos presiden su cauce, al igual que sucede  más profundamente en “My swollen voice”. Plegarías desgarradas nos conducen a magnetizantes atmósferas donde los sonidos  psico-progresivos aromatizan el ambiente. “Like you know”, profesa la misma fé a través de la medium ejerciente en que se convierte Tess, haciendo que traspasemos el umbral a cavernas misteriosas e inquietantes.    

Si bien es cierto que cada vez nos encontramos más bandas de psych-doom de tintes ocultistas comandadas por una fémina, y demasiadas veces su sonido es similar, el caso de  PETRICHOR se convierte en un rara-avis del género, al introducir tanta variedad de elementos saliéndose de alguna manera de los estereotipos.

https://www.facebook.com/petrichorva

DEADBIRD.- “III: The Forest Within The Tree”

a2734892447_16

10 años después de su anterior disco, DEADBIRD se mantienen firmes en su habilidad para esculpir canciones desgarradoras y valientes de los lugares más profundos y oscuros de su interior. Años de esfuerzo y un suelo del sur abrasado entraron en el tercer álbum de la banda, “III: THE FOREST WITHIN THE TREE”, que dio como resultado 40 inquietantes minutos de turbulencia emotiva.

El disco estará disponible a partir de hoy via 20 Buck Spin

Los primeros acordes acústicos de  “The singularity” no deben engañarnos del contenido del resto del disco. Si el comienzo puede inducirnos a pensar que estamos ante un calmado disco, los siguientes cortes nos van a sacar de dudas., “Luciferous heart”, es un claro ejemplo de por donde van los tiros. Usando elementos melódicos, la fuerza instrumental y  el espíritu doom están fuera de toda duda. Conjugando estos elementos, consiguen un trabajo sólido, que se asemeja a lo ofrecido por bandas como Pallbearer.

Una grandilocuencia que se mitiga a base de melodías que deambulan sobre un sólida base doom.  Mostrando todo su lado más terrorífico, especialmente en alguno de sus alaridos vocales, la potencia la banda se contiene en ecos más pesados.  Esta apuesta está apareciendo cada vez más en la escena del doom. Como en otras ocasiones he citado, los caminos del doom se ensanchan para dar cabida a giros que, como en esta ocasión, gustan de las melodías. Sin que esto signifique una pérdida de pesadez, los temas pueden parecer más asequibles para aquellos no iniciados en el doom más tradicional y plomizo. Una oscuridad que no desaparece, pero que es suavizada dando un mayor protagonismo a las melodías que a la contundencia sin faltar a voces de ultratumba en ciertos pasajes, ni renegar de tono post-metal. 

Los momentos más lisérgicos los encontramos en cortes como “11:34”. Otros, como “Brought low”, partiendo de la calma de tonos ocultistas, se van transformando por el lado más sensible de estructuras sabbathicas. tinieblas y oscuridad es la tónica de unos temas elaborados que dan protagonismo a las melodías. silenciosos y magnánimos a la vez que terroríficos e intensos. Ardientes y cálidos a su vez. 

Si te gustan Pallbearer, este es tu disco.

La portada del álbum fue diseñada por John Santos (Kylesa, Mutoid Man, Torche, Noothgrush, Catheter) y DEADBIRD está compuesto por Alan Short (guitarra y  voz)  Jeff Morgan (bajo y voz) Phillip Schaaf (batería) Reid Raley (bajo y voz) Chris Terry (sintetizadores, samplers y voces) y  Chuck Schaaf (guitarra y voz).

https://www.facebook.com/Deadbird1332/

https://www.facebook.com/20buckspin/

 

KOMATSU.- “A New Horizon”

komatsu-a-new-horizon-cd

Ya disponible la tercera entrega de los holandeses KOMATSU, publicado via Argonauta Records.

“A NEW HORIZON” es un álbum que aplastará cabezas con toda la energía stoner, sludge y metal que atesora entre sus surcos. Una maquinaria pesada que hace honor al nombre de la banda, lo que no quiere decir que las melodías no estén presentes. Unida a su fuerza devastadora, los holandeses incluyen melodías lisérgicas que le dan brillo al derroche de riffs que practican.

Con voces que vomitan las canciones más que cantarlas, toda una apisonadora que avanza con caminar firme y pesado. Existe una conjunción de elementos psicodélicos que se van introduciendo en algunos de los temas. “Prophecy” parece calmarse con momentos de guitarras más floridas, para arremete poderosa con amagos doom, en esta ocasión con estribillos más resultones. Una dinámica que oscila a lo largo del tema.

Los momentos más salvajes podemos encontrarlos en temas como 10-4, donde el grosos de los riffs se ensancha hasta cotas insospechadas. Por otro lado, contiene composiciones que se sitúan en terrenos de una misteriosa psicodelia pesada en los que la banda baja a terrenos más lisérgicos, incluso coqueteando con momentos espaciales como en “Surfing a landside” o “Love scream cruelty”, ésta última con mayor grosor en su sonido. El sludge/metal se siente mucho más presente en temas como “A new horizon”, o especialmente “Komatsu”. “Infected” sin perder esa linea, se inclina a momentos en los que encontramos algún esquema heavy-rock a la vieja usanza, combinado con momentos ácidos en los que la tensión se palpa. 

Sin descubrir nada nuevo “Walk a mile” nos introduce en espacios en los que surcos rezuman un humo psicotrópico sobre una base pesada que se levanta poderosa en su estructura vocal.

El título que cierra el disco, “This Ship Has Sailed” puede ser el resumen del contenido de lo que KOMATSU ofrece en su disco. Una conjunción de stoner-metal, sludge, psicodelia pesada y retazos de stoner en un solo tema.

“A NEW HORIZON” fue grabado en The Void Studio con el productor Pieter Kloos en enero de 2018.

KOMATSU está compuesto por: Mo Truijens (voces y guitarra) Mathijs Bodt (guitarra y voces), Martijn Mansvelders (bajo y voces) y Joris Lindner (batería y voces).

 

https://www.facebook.com/komatsurock/

https://www.facebook.com/ArgonautaRecords/