Crónica: KADAVAR + MARS RED SKY + HÄLLAS (Sala Mon) (Madrid)

Una vez mas, llegaba la hora de la enésima visita de los berlineses KADAVAR a Madrid. Una banda que en los últimos años nos visita con asiduidad y que ahora venía con el aliciente de su recientemente publicado, nuevo álbum “For the dead travel fast” debajo del brazo. No era el único aliciente que nos proponía la promotora Madness Live, organizadora del evento, sino que íbamos a contar también, por primera vez en España, con el quinteto sueco HÄLLAS, por lo que el aliciente era doble. Por otro lado, el trío francés MARS RED SKY, completaba el cartel, y me picaba la curiosidad por comprobar “in situ” el sonido de los temas de su reciente álbum “THE TASK ETERNAL”, que ocupó el lugar de disco de la semana de DenpaFuzz cuando salió el pasado agosto. Así las cosas, la noche del pasado sábado tenía los suficientes alicientes como para que fuera una gran noche, y a la postre, lo fue.

IMG_4241 (2).jpg

Con un horario poco habitual, debido al recinto en el que se desarrollaba el evento, HÄLLAS eran los encargados de abrir la sesión alrededor de las siete y media de la tarde. Puntuales y con una sala con un gran ambiente, salían al escenario sus cinco componentes, con sus habituales vestimentas y maquillajes.

IMG_4215.jpg

Afortunadamente ya había tenido la ocasión de comprobar como se las gastan en directo en el pasado Deserfest Berlín, pero notaba la expectación que muchos de los asistentes tenían por ver su directo, ya que pocos de los presentes habían vivido esa experiencia. Con una gran ovación y la sensación de que el público asistente era algo distinto al habitual en este tipo de eventos, iniciaban su actuación. Los primeros acordes de “Astral seed” iniciaban el paseo que los suecos nos iban a dar por esos espacios heavy progresivos con sabor a años ochenta de los que tanto gustan.

IMG_4228.jpg

Creando espacios de fantasía a través de sus melodías y con unas luces cegadoras que en muchos momentos impedían ver con nitidez a los músicos (una constante a lo largo de la noche) arremetían con sus riffs  y con esas voces llenas de épica. La banda basaba su actuación en su último trabajo y sus tonos que por momentos coquetean con el folk, sin olvidarse de los riffs pegadizos en vena Maiden.

IMG_4175.jpg

La gente gozando y coreando sus temas, unos con caras de asombro y otros con gran gozo. Capas al viento y pantalones de terciopelo ponían esa nota de color que ya es una seña de identidad de la banda. De hecho, me atrevería a firmar que iban vestidos exactamente igual que lo habían hecho en mayo en Berlín.  Ondulando sus temas entre los espacios más progresivos y los momentos mas heavy-rock. Recuperando algún tema de su debut como “Autumn in space” que sonaba con una fuerza inusitada, parecía que estábamos ante otra banda mucha más pesada y poderosa que en disco. Poco a poco la sala iba completando su aforo con un público que estaba gozando con el show que estaba presenciando. El teclado de Nicklas Malmqvist marcaba el paso en temas como “Shadow of the Templar”. Un auténtico torbellino que era seguido por sus compañeros a un ritmo diabólico.

IMG_4245.jpg

Pero si algo tienen HÄLLAS, es saber compaginar la esencia pesada del heavy-rock, con esas melodías más propias de YES, algo que no es demasiado habitual en los tiempos que corren, y que forma parte de su gran éxito, tal y como pudimos comprobar en la Sala Mon, de la que se despidieron con una gran ovación de un público que confiaba en que nos regalaran con algún “bis”, cosa que desgraciadamente no sucedió. Es lo que tiene ser la banda que abre un concierto acompañando a estrellas de la talla de KADAVAR, el tiempo extra, no es para ellos. 

IMG_4246.jpg

Con esa agradable sensación y con comentarios del personal respecto a una pronta vuelta por estos lares, la banda retiraba sus instrumentos del escenario con gran premura. Los franceses MARS RED SKY hacían lo propio en sentido inverso con sus instrumentos mientras la gente aprovechaba para dirigirse a los puestos de “merchandise” para hacerse con material de las bandas.  

IMG_4320.jpg

Con un escenario en el que predominaban las luces rojas, los primeros riffs de “The light beyond” nos golpeaban con la pesadez doom que se gastan los franceses. Lentos y pesados, conseguían sorprender a muchos de los presentes. Me llamaba especialmente la atención que la gran parte de la gente venía obviamente a ver a KADAVAR, y también a HÄLLAS, pero parecía que MARS RED SKY no despertaban demasiado interés. Por un lado había un numeroso publico muy joven en las primeras filas que venían por primera vez a ver a KADAVAR y que no conocían a las otras bandas, y otros que habían visto al trío berlinés numerosas veces, estaban con el aliciente de ver a lo suecos al margen de sus ídolos teutones.

IMG_4290.jpg

Aún así, el recinto estaba abarrotado. MARS RED SKY nos trasportaban a su mundo espacial en el que los efectos de la guitarra y el peculiar registro de  Julien Pras se entremezclaba con plomizos riffs. Dos grandes pedaleras para conseguir los efectos y distorsiones de su guitarra hacían que Julien no estuviera cómodo, algo fallaba para desesperación del músico que golpeaba constantemente para que aquello hiciera la labor deseada. Con las cabezas del personal balanceándose al ritmo de “Collector”, proseguían su actuación. El sonido era potente, pero desigual dependiendo de la zona donde estuvieras ubicado. Concretamente en las primeras filas  era difícil percibir con nitidez las voces lo que en ese espacio, restaba lucimiento a las bandas, algo que fue mucho más intenso en el caso de KADAVAR. sin embargo si estabas ubicado en el centro de la sala o en la parte trasera, el sonido de las voces aumentaba su calidad. Los problemas de Julien con su pedalera le llevaban a parar la actuación reclamando a la mesa de sonido que aquello era una puta mierda, ante lo cual un técnico subía al escenario para tratar de solucionarlo ante un gran cabreo por parte del guitarrista.

IMG_4295.jpg

Es frustrante para un músico episodios de este tipo y el temor de que eso se reflejara en su actuación estaba allí. “Crazy hearth” daba paso a otro tema de su “Strangers in Arcadia”, así “Hovering Satellites” encarrilaba el set list entre las peculiares melodías vocales poppies y la pesadez de unos riffs que viajan entre la psicodelia espacial y el doom, quizás dando más peso a este último. También me sorprendía que el repertorio recorría toda su discografía en lugar de centrarse en su último álbum “The task eternal”: Los riffs de “Sky marble”, uno de sus primeros temas iban acercándonos al fin de su actuación con la continuación de “Strong Reflection”, el tema que abría su álbum homónimo. Un sabor agridulce, ya que me esperaba más peso del último disco en su set-list, pero en resumen los franceses completaron una gran actuación que no sé si llegó con fuerza a todo el personal.

IMG_4312 (2).jpg

Llegaba el momento que todos esperaban mientras en escenario los técnicos se afanaban para dejar todo preparado al gusto los barbudos. La batería de Tiger en el centro del escenario a la misma altura que sus compañeros, custodiado por Lupus a su derecha y Simon a su izquierda como es habitual.

IMG_4391.jpg

El silencio y el escenario a oscuras recibían a los berlineses con una gran ovación. En esos momentos ya era difícil moverse por la sala y todo el mundo trataba de buscar su mejor ubicación. Los lánguidos acordes de “The end” iniciaban el show.  Con los tres primeros temas centrados en su último álbum, “The devil’s master” ponían un tono tétrico a la Sala Mon. Luces que se encendían y apagaban en modo flash cegando al personal y que hacían que muchas veces solo fuera posible ver la silueta de los músicos, los riffs de Lupus nos golpeaban con fuerza. 

IMG_4582.jpg

No cabe duda que KADAVAR se encuentran en un estrato superior, y el control sobre todo, es total, nada está dejado al azar. Auténticos animales de escena, saben como motivar al personal. Acercándose al borde del escenario como si retaran al público, nos golpeaban con fuerza ante el delirio de los presentes al son de “Evil Forces”  con Lupus modulando su voz con esos falsetes que tanto han usado en el último disco. Como ya nos comentaba en la entrevista que le hicimos el pasado mes de agosto había sido un pequeño reto para el él la modulación de la voz para obtener el resultado querido, pero aquello sonaba a gloria bendita.

IMG_4403.jpg

Así lo atestiguaban los cuerpos del personal que no paraban de bailar con desenfreno al son de cada tema. El “modo fiesta” estaba activado y KADAVAR se trasladaba a sus inicios con temas como “Black Sun” o “Living in your head”, antes de retomar su último álbum con “Demons in my mind”. a esas alturas los episodios de crowdsurfing se sucedían entre el personal.

IMG_4584.jpg

Aquello no tenía vuelta atrás. Lupus con sus melenas al viento y su guitarra apuntando al cielo, Tiger levantándose de su batería para alentar con sus baquetas a un público entregado y Simon sin parar de dar vueltas bajando su cuerpo hasta acercar su instrumento al personal de la primera fila. La apoteosis llegaba con “The old man” y su pegadizo riff.  estaba claro que la audiencia esta disfrutando de otro solvente y profesional show de KADAVAR. Tres tipos que son auténticos animales de escena y que cuentan con el cariño de la gente. Adjetivos, como “monstruos”, sublimes”, insuperables” se escuchaban entre la gente.

IMG_4485.jpg

Algunos enfervorecidos, otros tratando de captar el momento con sus móviles, algo que no  era del agrado de Lupus, que en un momento de su actuación se dirigió al personal pidiendo que guardaran sus teléfonos en el bolsillo y disfrutaran de lo que es un auténtico concierto de rock. “Die baby die” fue otro de los momentos álgidos de una actuación que sin darnos cuenta iba llegando a su fin.

IMG_4629.jpg

Con “Long forgotten song” unos de los temas más épicos de su último disco concluían su show retirándose del escenario. una de mis curiosidades era ver como desarrollaban los pasajes de sintetizadores que habían incluido en su último trabajo, y la duda me fue resuelta cuando tanto Lupus como Simon se giraban hacia el exterior de sus respectivos lugares y ambos, al unísono tocaban esos sintetizadores que le dan un tono más atmosférico a sus temas.  su actuación concluía definitivamente con “Come back life”, poniendo acento a su retro rock más reconocible con el tema de su álbum “Abra Kadavar”.

IMG_4505.jpg

Aquello había terminado y una vez mas habíamos podido comprobar que KADAVAR subieron hace tiempo a un nivel de que no les baja nadie, y a la vez, sus fans, cada vez les elevan más al Olimpo de sus favoritos. lo cierto es que el set-list elegido hizo que este para mí, fuera un concierto distinto y de alguna manera especial.Son muchas las veces que les he visto y sus últimos shows habían sido algo predecibles para mí, con lo cual agradecí enormemente esta variedad de una banda en un perfecto estado de forma. ¡Enormes! 

Todas las fotos aquí:

https://www.facebook.com/DenpaFuzz/

 

    

 

Reseña: KADAVAR.- “For the dead travel fast”

7007987_a7a2b4316f

Con diez años de carrera y multitud de seguidores a sus espaldas, los alabados y queridos KADAVAR a estas alturas son capaces de hacer lo que quieran sin tener en cuenta nada ni nadie. Así es como ha nacido su sexto álbum “FOR THE DEAD TRAVEL FAST”. Un disco compuesto sin complejos y nacido desde la relajación de no tener que demostrar nada (como me comentaba Lupus en la entrevista que hicimos el pasado mes de Agosto). Un álbum que en una primera escucha me pareció sencillo y simple, dejándome un poco frío. Seguramente no era el trabajo que esperaba de ellos (como muchos de sus fans), pero tras sumergirme en sus surcos encuentro su atractivo a pesar de las notables diferencias respecto a sus trabajos anteriores, y alguna de ellas son bastante interesantes. Con atmósferas sombrías que bien podrían recrear la banda sonora de una vieja película y con un notable cambio en cuanto a los registros vocales, brillan con la presencia de mucha mas melodía y coros, con voces que juegan con “falsetes” con gran destreza. “FOR THE DEAD TRAVEL FAST” no es el álbum que retrata a los KADAVAR más crudos, sino a una banda que juega y explora escenarios mas progresivos. Como resultado, obtenemos el álbum más atmosférico del trío berlinés. La portada del álbum, así como las fotos promocionales muestran a unos tipos ataviados con ropajes más propios de otra época y eso se nota en unos temas lúgubres y oscuros. Premeditados sonidos vintage  con canciones sencillas que no acaban de explotar en esa deflagración pesada a la que nos tiene acostumbrados. Haciendo de la sencillez una virtud, las tinieblas cubren sus nueve temas con sonidos juegan con el heavy-rock, el hard y los ecos progresivos de finales de los setenta y primeros ochenta. Guiños sinfónicos más propios de los dinosaurios del rock progresivo se entrometen entre la inequívoca herencia Sabbath que de alguna manera siempre estuvo presente. No hay grandes alardes, ni grandes canciones, pero el disco puede ofrecernos agradables momentos. Incluso me atrevo pensar que con el tiempo será mucho más apreciado y valorado.

Una introducción atmosférica y misteriosa con suaves y tétricos acordes nos enseña el camino de la oscuridad en “The end”. Voces llevadas del mas allá nos enlazan con el siguiente tema, “The devil’s master”. Pasajes casi progresivos van elevándose entre la voz de Lupus y el cadente bajo de Simon, para iniciar el camino con riffs hard de tonalidad retro. Nebulosas vintage. El tema, como la mayoría de los del álbum, viene marcado por el particular registro vocal. Unas voces lánguidas que relatan episodios de nostalgia en un relato épico mas propio de otros tiempos. Un especial protagonismo de la base rítmica de Tiger y la guitarra nos recuerda momentos del heavy-rock de los años ochenta.  lo cierto es que por momento el tema tiene un “tempo” especial.

El hard-rock setentero más dinámico aparece en “Evil forces”. Riff que se repetien con una cierta herencia Sabbath y elemento puramente heavy-rock añejo, así como la voz y coros con “falsetes” preceden a momentos de guitarras que aullan. Es como si estuvieramos a una versión “light” del heavy-rock más tenebroso. La implacable batería mantiene el tipo en todo el tema. Me llama la atención esos “grititos” en vena diabólica.

Las atmósferas oscuras y tétricas son el escenario natural en el que se desarrolla la trama del álbum, y así lo refleja “Children of the night”. Tonos vintage en entornos pseudo-progresivos en el marco de la latente oscuridad  que tratan de obtener la luz con unos estribillos pegadizos que van modulando su tonalidad hacia una mayor calidez sobre los vivaces y repetitivos ritmos. La banda sonora de una película de misterio que poco a poco sucumbe a la melancolía con ramalazos de tétricas penumbras. Una especie de Sabbath progresivos con solos de fuzz desbordante que vuelven a elevar el tema antes del regreso a la penumbra. 

En esa linea progresiva en la que parecen instalados, “Dancing with the dead”  con voces más cálidas y reconfortantes, sucumbe a un sinfonismo en tonos melancólicos que acarícian las melodías bajo un soporte rítmico contenido. Un relato del pasado en el que destaca la cadente batería de Tiger mientras los solos de guitarra ondulan apacibles sobre un gran trabajo de bajo  para construir el tema más melódico. 

“Poison” muestra a la banda mas contundente y tenebrosa. Lúgubres pasajes bajo una implacable batería acercándose a Rush (en versión light) con las tinieblas como testigo. Voces desgarradoras y cambios de ritmos elevan el tema como si de un canto de esperanza se tratara. constantes parones y arrancadas. Lamentos entre luces y sombras y atmósferas psico-progresivas completan el corte. 

Con mucho mas fuzz y guitarras psicodélicas, “Demons in my mind” da lugar a una espiral diabólica que poco a poco se transforma con melodías hard & heavy de aspecto vintage. Un trasfondo sólido en el que los efectos y pedales se sosiegan cayendo en las tinieblas con la sombra de Sabbath en el horizonte. Oscuros y misteriosos bosques, mucho fuzz y la sensación de que cada instrumento va a su libre albedrío para acabar cohesionándose entre la espesura rítmica. Un corte, a pesar de todo que contiene gran dinamismo. 

“Saturnales” es una pseudo-balada en la que los efectos y los sintetizadores describen oscuros paisajes de una forma calmada e inquietante. 

El álbum se cierra con el tema mas largo y elaborado. “Long forgotten song” avanza por los mismos territorios que se desarrolla el resto del álbum. Lento pero a su vez pesado y grueso, la senda del hard-progresivo es transitada con amago de elevarse en su intensidad. Un simple espejismo que nos devuelve la sombríos pasajes con melodiosas voces que describen bellos y tristes pasajes. Susurrantes y magnéticos KADAVAR  acaban construyendo un tema que en otros tiempos pudiera convertirse en un himno.

Solo nos queda esperar como se desarrollan estos temas en directo en la próxima visita que nos harán el próximo mes junto a Hällas (con los que este trabajo tiene bastantes similitudes) y Mars Red Sky.

 

https://www.facebook.com/KadavarOfficial/

https://www.facebook.com/nuclearblasteurope/

 

 

 

 

Interview to LUPUS LINDEMANN (KADAVAR)

Sandrí, batería de ATAVISMO entrevista a LUPUS LINDEMANN, cantante y guitarra de KADAVAR para DenpaFuzz en su visita al festival Krach am Bach en la localidad de Beelen (Alemanía). LUPUS nos da detalles del nuevo álbum de KADAVAR “FOR THE DEAD TRAVEL FAST” que será publicado el 11 de octubre vía Nuclear Blast.

(No olvides habilitar la opción “subtítulos” para ver la entrevista traducida al español)

Traducción: Omar Prieto