Reseña: VINNUM SABBATHI.- “Of Dimensions & Theories”

a1505417027_10

Han pasado 3 años desde el lanzamiento del álbum debut de VINNUM SABBATHI “GRAVITY WORKS”. Desde entonces, la banda ha recorrido Europa por primera vez y ha lanzado 2 álbumes de colaboración con OWAIN y CEGVERA (con un terremoto masivo en el medio) ahora construyen un álbum que supone un auténtico relato de de ciencia ficción. Una narrativa que se fundamenta en sonidos espaciales con multitud de samplers y efectos, y una atractiva combinación de elementos doom y heavy-psych en dominantes espacios sci-fi. Narcóticos, siderales, misteriosos y enigmáticos sus cinco temas son trasladan al espacio exterior. Ese mundo sideral donde toda gravita con calma, pero en el que las tormentas de meteoritos y la basura sideral se reflejan en crudos momentos pesados en un combinación efectiva. Una narrativa en la que los momentos drone son acompañados de difusa instrumentación siempre guiada por una dinámica batería. Rock espacial en estado puro, con multitud de misteriosas locuciones que hacen que la tensión esté presente. Enigmáticos entornos que habitan en los efectivos y logrados sonidos psicodélicos de la banda con el doom subyacente. 

“OF DIMENSIONS & THEORIES” se encuentra en una delgada línea entre la ciencia ficción y una inminente realidad condenada y la historia en la que está basado es la que nos cuenta la propia banda, y a su vez sirve como secuela de el último álbum de CEGVERA “THE SIXTH GLARE”, que ya reseñamos aquí hace unas semanas. El álbum está disponible vía Stolen Body Records y LSRD Records

El año es 2061 y la humanidad está lista para convertirse en una fuerza planetaria. Completo con dominio científico y tecnológico impulsado por los datos invaluables transmitidos por el cosmonauta Fritz en su camino hacia un agujero negro. La pieza final del rompecabezas yace escondida en el espacio profundo. 

Apurados por la constante amenaza de guerra nuclear y el inminente colapso del medio ambiente iniciado por el sexto deslumbramiento, los humanos han establecido la máxima expedición; Cuatro cosmonautas se preparan para ser los primeros en explorar el espacio profundo. Su misión: alcanzar y explorar la ubicación del “punto uno” para encontrar los datos que faltan, necesarios para evitar esta crisis y finalmente saltar a la conquista planetaria.

El álbum está dividido en dos “Dimensiones” y dos “Teorías” representadas en la edición de vinilo por 12 “y 7”. El 12 “sostiene los dos lados de esta historia, mientras que el 7” presenta dos puntos de vista del público sobre la situación actual en el planeta. Primero, una evaluación del futuro de la especie, según lo contado por humanos de diferentes nacionalidades. Por otro lado, un predicador cuestiona los esfuerzos por abandonar el planeta para buscar la salvación en el espacio.

¡Hay 4! maneras de escuchar este álbum, hasta que encuentres tu secuencia favorita. 

“OF DIMENSIONS & THEORIES” fue grabado, mezclado y masterizado por KB en Testa Studio en León, México, del 3 al 5 de enero de 2020. La obra de arte proviene del talentoso Asep Yasin Abdulah.

La versión de vinilo incluye un folleto de 12 “, 7”. La pulgada de 12 “será una mezcla azul, verde y blanca para representar la tierra y la de 7” negra y crema para representar la luna. El folleto incluye transcripciones del registro, así como imágenes que van con el álbum. 

“In search of M-Theory” abre el trabajo con pasajes de psicodelia drone y una extraña locución, algo que se repite en alguno de los temas del álbum. De forma sosegada sus pasajes se van elevando al dictado de los tambores, con ondulandes e hipnóticos acordes hasta la explosión de pesados y ondulantes riffs de vocación doom. Sin perder su aura heavy-psych el sonido se va engrosando, siendo aderezado con elementos espaciales. En ese transito, el corte se mantiene tenso, una tensión que se adorna con desarrollos llenos de magnetismo.  sin terminar de definirse entre el doom y la psicodelia espacial combinan atmosféricos momentos que nos trasladan al espacio exterior en una odisea en la que los efectos custodian la fuerza intrínseca del tema soportado en una poderosa base rítmica de la que sobresalen unos tambores casi rituales y en la que afloran bellos pasajes de guitarras susurrantes. Un corte que evoca la épica.

Envueltos en esas enigmáticas atmósferas en las que tan bien se mueven los mexicanos, “Quantum determinism” brota con pausa desde la lejanía los narcóticos acordes se suceden entre nuevas locuciones de tinte espacial. Una ventana al espacio exterior se abre en esa exploración de insondables espacios. Una combinación de momentos doom sideral con difusos riffs entre la oscura psicodelia en la que transita el corte. Misterios e intrigante, las locuciones juegan un papel determinante en esos tenebrosos momentos que se van engrosando a espacios doom. Entre la nebulosa creada destaca el vigor de una batería poderosa y rítmica que siempre empuja el tema en su avance.

En un escenario más relajado, “An apraisal” se deja llevar por aterciopelados y apacibles atmósferas lisérgicas. Las persistentes e inquietantes locuciones persisten entre los tonos chamánicos del corte. Casi impercptibles, las locuciones recitadas complementan los cuatro minutos de hipnóticos tonos drone de un tema que aparece a modo de interludio.

La oscura y atmosférica instrumentación sigue construyendo el relato de ficción en “Beyond perturbative states”. Instalados en esos espacios siderales en los que se desarrolla el  trabajo, los etéreos espacios sonoros parecen levitar en infinitos espacios. Aquí el regreso al doom se produce acompañado de una sucesión de efectos y samplers. Un flirteo contenido con un resultado de los más atrayente y misterioso. De esta formas consiguen crear el clima idóneo a esta narrativa de ciencia ficción ubicada en alguna galaxia lejana. El tema se disipa en el infinito. 

Desde allí, “A Superstring Revolution”, un largo tema dividido en dos partes de trece y seis minutos respectivamente, incide en los espacios drone. con sus acordes llenos de un magnetismo que aporta altas dosis de misterio a la narrativa. No hay prisas para construir y hacer que el corte arranque, la larga duración del tema supone un espacio idóneo para que la banda experimente sin ningún tipo de ataduras. Cabría pensar que no es necesario alargar tanto la introducción al tema, pero ahí precisamente radica la seña de identidad. Nada se construyen alocadamente, cada pieza va encajando poco a poco, sin premura. Un sonido cadente y sosegado que describe ese relajo cinematográfico de ficción. Utilizando esos elementos doom con delicadeza para no perder la esencia narcótica y hechizante de su relato. Cualquier director de cine de ciencia ficción tendría aquí la banda sonora para sus films, y si en los cortes anteriores esta vocación era patente, en este tema se eleva a la máxima expresión. el corte no se sale de su camino, y solo en la parte final se deja llevar por esa mezcla de sonido doom y psicodelia pesada sin perder ese aura espacial.

Posiblemente en la segunda parte del tema, “A Superstring Revolution” dejan algo de lado la narrativa, para construir un corte más netamente psicodélico, adoptando más la forma de canción en detrimento de la narrativa. Cuidados pasajes instrumentales heavy-psych llenos de magnetismo se elvan majestuosos para ser seducidos por el doom en una evolución imperturbable en la que la batería con ese intenso ritmo tiene mucho protagonismo.  En esa huida la nave nodriza acaba diluyéndose en el infinito espacial.

https://www.facebook.com/VinnumSabbathi/

https://www.facebook.com/lsdrrecords/

https://www.facebook.com/stolenbodyrecords/

 

Reseña: PYRIOR.- “Fusion”

a0572234661_10

Avalados por el prestigioso sello Tonzonen Records, el trío berlinés PYRIOR, publica su cuarto álbum “FUSION”. Un álbum destinado a hacer audible la influencia musical de cada miembro de la banda, y fusionar diferentes estructuras de canciones y diferentes sonidos en un todo coherente. Ofreciéndonos por tanto una experiencia general y una declaración colectiva. Fundamentado en su stoner instrumental y en atractivos pasajes heavy-psych en línea de sus paisanos Colour Haze o Rotor, logran construir temas que serpentean por distintos espacios en los que una fuerte base rítmica sirve de soporte a bellas melodías en las que la guitarra nos seduce, atrapándonos en un estado de ánimo gratificante y relajante. Esto no quiere decir que “FUSION” carezca de fuerza, todo lo contrario, ya que logran habilidad componer temas compactos y versátiles, sin que la ausencia de voces, sea ningún problema. El álbum está estructurado combinando temas pesados, con otros, a modo de interludio en el que incluyen pasajes acústicos que amortiguan la fuerza de algunos de los cortes. Todo, para embarcarnos en un emocionante viaje instrumental a través de diferentes paisajes sonoros en los que el oyente puede perderse. El trío alemán está en una búsqueda para cruzar sus límites musicales, y aquí, nos llevan a otro mundo, un lugar desconocido pero acaba resultando de lo mas familiar.

PYRIOR nació en el año 2008 como una comunidad de músicos dedicada a las jam-sessions. Estas sesiones improvisadas dieron como resultado la formación de un trío de rock clásico con sede en Berlín, compuesto por Dan Low (batería), Toa Ster, (bajo) y Max Appeal (guitarras).

Después del EP “PULSAR” de 2009 y el álbum debut “OCEANUS PROCELLARUM” de 2010, la banda lanzó dos álbumes “ONESTONE” en 2014 y  “PORTAL”, en 2016.

Con “PORTAL”, la banda completó su propia trilogía épica. El sonido se movió del rock Espacial al post rock, de pesado a psicodélico, de mayor a menor, y todo lo demás. 

El álbum abre con una introducción de algo menos de dos minutos. “Guanine” parece describir un génesis a través de apacibles acordes con ambientación atmosférica. 

Tras la breve introducción “Hellevator” muestra al trío en plenitud. Pasajes en pura línea Colour Haze van oscilando por la frontera del stoner y los desarrollos puramente heavy-psych. De alguna manera esta es la seña de identidad de la banda. Belleza y riffs que se elevan majestuosos entre bellas melodías instrumentales. Guitarras que aúllan cual manada de lobos entre el estruendo de una estampida de búfalos provocada por esa poderosa base rítmica. Un tema que deja un paso de desolación a su paso. Fuerza stoner y psicodelia siguiendo esa tradición alemana de bandas como Rotor o los citados Colour Haze. 

A modo de interludio, “Adenine”, con algo mas de un minuto, nos sirve de bálsamo con sus acordes acústicos antes de una nueva embestida.

Tras el relax del corte anterior, los poderosos riffs de “Splicer” nos golpean con contundencia. Elevándose esplendorosos nos sumergen en una nueva espiral de pesados ritmos stoner y psicodelia pesada en línea Rotor. Como si estuvieran hechos de caucho, las guitarras se estiran y encogen hasta la extenuación. Oscilando constantemente a un vertiginosos ritmo, la estructura se repite con momentos en los que la guitarra parece hablarnos en esos solos tan atractivos.  

“X” Cadentes y con un protagonismo inicial del bajo, la guitarra susurra, serpenteando hábilmente. Con ecos del sonido de los setenta, la psicodelia se fusiona con gruesos y difusos pasajes de un bajo poderoso e insistente.  El leitmotiv del álbum queda fielmente reflejado en un tema que parece atascarse con esas repetidas embestidas. Rugosos, y mostrando su faceta mas pesada, los berlineses se dejan llevar por las vibraciones mas arenosas en contraposición con lo mostrado en los cortes anteriores. Aún así, los solo afilados no falta a su cita cotidiana con cada uno de los temas del álbum.

 “Thymidine” recupera la calma con arpegios acústicos llenos de calidez. El tema desprende melancolía con bellos pasajes que se alejan de los rudos momentos stoner. Prescindiendo de batería, describen ensoñadores paisajes en los que calma lo envuelve todo.   

Tambores rituales nos introducen en “Norfair”. Tomando el relevo un poderoso bajo nos guia a través de apacibles y floridos espacios. El tema se muestra mas experimental, acercándose por momentos a escenarios de psicodelia en un ejercicio en el que repiten la estructura del tema creando un clima relajante y a la vez misteriosos. Insondables espacios complementados con ocasionales guitarras que enlazan con el siguiente tema.

“Fusion” retoma los escenarios más propios de Colour Haze con rifs ondulantes y un dinámico y atractivo ritmo, mientras el bajo nos golpea hipnótico. Guitarras que se contonean por escenarios netamente heavy-psych. Con un parón los tambores regresan tomando el protagonismo para arrastrar a la guitarra a engalanarse coloreando bellas atmósferas lisérgicas. pinceladas de extenuantes solos y efectos envolventes retoman la verdadera vocación de la banda.  Empapados de hongos mágicos traspasan la forntera sensorial para elevarnos a magnéticos momentos llenos de belleza. Sin duda, aquí la banda se deja llevar por el hechizo del propio tema, bien con sus hipnóticos riffs o por el magnetismo de esa batería que juguetea seduciendo a la banda a embarcarse en un viaje tortuoso y serpenteante por escenario psicotrópicos en los que  nos sentimos completamente atrapados. No puedo resistirme a pensar en Rotor, con esos momentos de éxtasis en los que el hechizo hace su efecto haciendo que levitemos entre cada acorde. Sin duda, el tema más elaborado y sobresaliente de un álbum brillante.

Para el cierre, PYRIOR nos deja un susurrante y atmosférico tema, “Cytosine”. alejándose de la contundencia, en esta ocasión deambulan por espacios más etéreos. Murmurantes  pasajes nos masajean entre efluvios mágicos en una experimentación que vuelven a fusionar distintos elementos , incorporando pasajes espaciales para concluir esta cuarta entrega.  

https://www.facebook.com/pyrior/

https://www.facebook.com/Tonzonen/

Reseña: STONES OF BABYLON.- “Hanging gardens”

a0552533561_10

En esta era de globalización total, bajo el signo de la música, los portugueses João Medeiros (bajo) y Pedro Branco (batería) y el polaco Pawel Nowak (guitarra), se aliaron en el siglo XXI en Lisboa, una ciudad eterna, histórica y abierta al mundo. Así nacieron STONES OF BABYLON comenzando su camino a finales de 2017, y de estas piedras iniciales se tallaron su primer EP/Demo de 2018. El trío ha continuado refinando su musicalidad y esta masa sonora culminó en un segundo trabajo “HANGING GARDENS” vía Raging Planet Records.

Como resultado de un cambio de formación debido a circunstancias personales, Pawel ha sido reemplazado por Rui Belchior en la guitarra, pero el concepto y las ideas permanecen sin cambios al igual que la banda ha logrado mantenerse “viva” hasta el día de hoy con mucho que contarnos todavía.

Con referencias al pasado lejano, entre lo que duró en las arenas del tiempo, las piedras de la memoria y la imaginación de lo que pudo haber sido, los portugueses nos presentan cinco nuevas esculturas instrumentales, entre texturas arenosas y atmosféricas, en un entorno de mantras sónicos que invocan melodías del Cercano Oriente con influencias de la psicodelia mas pesada y el doom de occidente, donde su propia originalidad se fusiona con las inevitables influencias de megalitos musicales como Black Sabbath, OM, Sleep, entre otros. Sin necesidad de cinturones de seguridad,  la banda nos recomienda escuchar  y viajar. Yo me uno a esa recomendación para disfrutar plenamente de un trabajo que conjuga toda esa pesadez de los plomizos ritmos doom, cadentes y lentos, pero conjugados con una atractiva psicodelia con aromas exóticos y vientos orientales.  

Tras una locución inicial a modo de introducción “Hanging gardens”, las virulencia de la tormenta nos golpea fuertemente con secos riffs voluminosos. Una estructura doom monolítica que da paso a ensoñadores espacios de psicodelia pesada donde todo es mucho mas relajado. Un psicotrópico bosque lleno de encanto y misterio en el que los portugueses nos invitan a un plácido paseo por insondable espacios con tonos mántricos. Un misticismo que se adorna de misteriosos pasajes instrumentales de tonos hipnóticos. Cadente y ondulante el tema avanza con sosiego a pesar de las embestidas de poderos riffs que demuestran la vocación doom de los portugueses en monumentales espacios babilónicos en los que los aromáticos y exóticos jardines nos reconfortan entre la tormenta de oscuridad doomy.

El exótico viaje continúa con una visión en la que los aromas arábigos inundan nuestros sentidos en “Coffea arabiga” antes de una nueva erupción de pesados e inquietantes riffs. Una atmósfera oriental que conjuga la belleza de la aromática psicodelia y el doom. Momentos tenebrosos que dan paso a atractivos espacios en medio del desierto. Una conjunción entre los desiertos de oriente y occidente en la que no faltan los oasis donde reposan apaciblemente entre una belleza exuberante. 

Misteriosos acordes que auguran una cierta épica, sirven de introducción a “Ziggurat”. Otra nueva entrega de psicodelia pesada con regusto oriental, que se va armando lentamente sobre estructuras bien meditadas que logran ambientar el tema con acierto. Entre espacios palaciegos y con la mirada del desierto en el horizonte, las arenas se remueven  a golpe de un voluminoso bajo, entre exóticos acordes de guitarra. Todo el poder de las arenas se traduce en monolíticos riffs con genes doom que entran en encarnizada lucha con los suaves acordes. Una lucha desigual que acaba inclinando de su lado transitando por esa fina frontera entre los dos géneros. La superlativa musicalidad hace que no echamos en falta las voces, ya que el trío portugués se las apaña a la perfección para transmitir son su instrumentos sin necesidad de cantante. Majestuoso y tenebroso el tema no cede en su constante evolución.

Desde el sosiego de la guitarra, “Black pick’s secret megalith” va creando esa tensión novelesca que precede al desarrollo de una trama en la que nuevamente los crujientes y monolíticos riffs salidos de las arenas nos invaden sin piedad. Desde escenarios arenosos, la fuerza se transmite en cada acorde. Cegadores y difusos STONES OF BABYLON se dejan llevar por los dioses del desierto para sumergirnos en espacios lisérgicos con una mística litúrgica. Una especie de veneración por alguna enigmática divinidad que nos atrae con todo su poder entre un manto de fuzz. El tema más stoner posiblemente de todo el álbum sin faltar a su cita con las atmósferas “viajeras”.

Hipnóticos y absorbentes, los acordes que introducen “Babylonia (The Deluge)” nos atrapan en sus fauces como un tigre a un tierno cervatillo. Con una oscuridad latente que se traduce en amenazantes riffs, serpentean suavemente en atmósferas psicodélicas, esquivando los golpes de los monstruosos y fornidos riffs.  Toda una epopeya que permite tanto el despliegue de fuerza y rugosidad como aromáticos pasajes que vacían un hechizo sobre nosotros adormeciéndonos. sin terminar de definirse el tema transcurre con esa vocación durante sus mas de diez minutos. El psycho-doom portugués de mayor calidad nos golpea y noquea con su hechizo psicotrópico.   

“HANGING GARDENS”  fue grabado, mezclado y masterizado por Paulo Vieira en Brugo Studio, Lisboa (Portugal) en abril de 2019. 

https://www.facebook.com/Stones-Of-Babylon-411506462652704/

https://www.facebook.com/ragingplanet/

Reseña: ZONE SIX.- “Kozmik koon”

71838691_2803417753004777_9154894353892638720_n
ZONE SIX publica vía Sulatron Records “KOZMIK KOON”. Toda una odisea cósmica que conjuga la vocación de Sula Bassana por los sonidos psicodélicos y espaciales- El primer álbum de estudio propiamente dicho desde que en 2016 viera la luz “LOVE MONSTER”, tras varios directos y el split con los neozelandeses ARC OF ASCENT. La banda compuesta por Sula Bassana  (batería, sintetizadores, órgano, mellotron, piano y alguna guitarra), Rainer Neeff (guitarras y efectos) y Komet Lulu (bajo, efectos y voz) nos ofrece un álbum de puro space-rock en el que los elementos kraut y la psicodelia ácida se combinan con esmero y sosiego. Tres largos temas que permiten el desarrollo de las habituales improvisaciones en un nuevo viaje por el cosmos en el que los insondables espacios del universo se describen desde una calma meditativa. Agujeros negros y supernovas en unos temas que apuestan por el sosiego y en los que los envolventes efectos nos trasladan a los confines del universo. Un relato con momentos sinfónicos e hipnóticos ritmos kraut que van  describiendo su particular odisea espacial a lo largo de cinco temas oscilantes y reconfortantes. Estamos ante unos auténticos veteranos de la escena space-rock, con proyectos paralelos en bandas como ELECTRIC MOON, KRAUTZONE o INTERKOSMOS, por lo que la experiencia de su escucha consigue que nuestra mente abandone nuestro cuerpo para dejarse llevar a desconocidas y gratificantes dimensiones sensoriales en un catártico transito a las entrañas del cosmos. Un notable trabajo que define la psicodelia espacial del siglo XXI aportando un nuevo y logrado enfoque sobre los cimientos que construyeron los pioneros del género hace cuatro décadas, gracias a su magnetismo trippy e hipnótico.   La portada del álbum es obra de el padre de Lulu, Ulla Papel, sobre un diseño de Lulu Artwork. Él ya realizó las portadas de los álbumes de ELECTRIC MOON, “DOOMSDAY MACHINE e “INSIDE OUTSIDE”. El nombre del álbum está inspirado en el británico Kozmik Ken, artífice del festival Fokfest y el trabajo está dedicado al amigo de la banda  Richard van Ess, fallecido recientemente. El disco fue grabado entre 2016 y 2018 por Sula en Am-benklangraum Schlierbach. Mezclado y producido por Sula, y masterizado por Eroc.

Insondables atmósferas interplanetarias se describen desde la hipnótica “Maschineseele”. Trece minutos de viaje espacial que parte desde la calma y se eleva entre efectos y un cadente y lento ritmo. La ingravidez en estado puro relatada por esos tonos kraut espaciales a los que nos tienen acostumbrados. El universo ante nosotros en un despegue infinito y un ritmo constante que poco a poco se elevan creciendo en su intensidad. Trippy y lisérgico el tema describe la calma de un transito por esos espacios en los que las supernovas nos miran en la lejanía.  Lento pero firme el tema no tiene prisa en despegar, mientras incorporan susurrantes guitarras entre los efectos envolventes. Un espacio para la relajación de los sentidos en este magnético viaje astral. 

“Kozkimk koon” el tema principal del álbum con sus once minutos, nos introduce en un agujero negro en el que los ritmos kraut dominan el espacio. Nuevamente el hipnótismo se envuelve en un manto de efectos con guitarras ácidas. Cadente y espacial es un nuevo espacio para el desarrollo de  os propósitos de la banda. Sintetizadores y guitarras conviniendo en espacios intergalácticos  con un mayor protagonismo de los momentos psicodélicos en otra perfecta combinación de space-rock, kraut-rock y acid rock. Un tema que puede parecer mas asequible para los no iniciados en estas aventuras espaciales a pesar de su tormentoso ritmo incesante. El tema es claro ejemplo del mejor rock espacial que podemos encontrar hoy en día. Kosmiche-music en estado puro. 

Sin cambiar el registro, “Raum” la calma se describe a lo largo de poco mas de tres minutos entre efectos de sintetizadores. En esta ocasión no utilizan largos desarrollos para conjugar la ingravidez del espacio. Misterioso y sosegado, los ritmos desaparecen en detrimento de los efectos en tonos más electrónicos. Otro tema de rock espacial apacible y sosegado. 

En una línea similar al corte anterior “Still” sigue el camino esta vez con una mayor calma si cabe. Todos sinfónicos en detrimento de la electrónica en otro reconfortante corte lleno de belleza que conjugan algunos elementos clásicos con los sonidos espaciales. 

Esta claro que las improvisaciones de ZONE SIX requiere grandes espacios, en lugar de temas de corta duración. “Song for Richie”, el tema que cierra el álbum es un homenaje  a Richard van Ess, un amigo de la banda tristemente fallecido que ha servido de inspiración para este álbum. Una oda espacial con una locución inicial que pone en marcha el lento peregrinar por el cosmos de los alemanes. Bellos pasajes entre efectos sobre un calmado y evolutivo ritmo que avanza sin prisa. Un tema dotado de los clásicos pasajes ácidos en los que la psicodelia se inmiscuye entre el rock espacial. Elevándose lentamente el corte sigue fiel a la exploración del cosmos de una manera evolutiva que culmina con una explosión de ritmos kraut entre guitarras psicodélicas para descender con calma guiado por bellos pasajes de guitarras que nos adormecen creándonos un estado de relajación después de la deflagración  rítmica. Más lisérgico que electrónico  el tema describe una tormentosa travesía que concluye en un plácido alunizaje que de diluye en la inmensidad del cosmos. 

https://www.facebook.com/zonesixz6

https://www.facebook.com/Sulatron.Records/

 

 

 

 

 

 

Reseña: BRUNT.- “Ataraxy”

a3430769083_10

Cinco años han pasado desde el trío de la Isla de Guernsey me sorprendiera con su debut y tres desde su último álbum. Demasiado tiempo de espera que finalmente ha merecido la pena. “ATARAXY” su nuevo álbum ya está aquí, y no podía pasar sin sumergirme en sus surcos con la esperanza de descubrir algo grande, y…. las expectativas previas no me han defraudado en absoluto. BRUNT siguen fieles al estilo que me atrapó, pero en esta ocasión se muestran todavía más atmosféricos, profundos y misteriosos en sus cuatro temas. Una música que se apodera de los sentidos absorbiendo al oyente a unos surcos impregnados de psicotrópicos y que generan un placentero estado mental. Hipnóticos, meditativos, hechizantes, son muchos los adjetivos que podrían describir un álbum que acaba por convertirse en una gratificante experiencia sensorial. Uno de esos álbumes que con cada escucha te descubre nuevos matices que lo hacen mucho más rico.  “ATARAXY”, desarrollándose entre las sombras consigue convertirse en una de las grandes sorpresas instrumentales del momento. Desgraciadamente la banda no tiene el reconocimiento que su calidad merece, pero este nuevo álbum es una oportunidad para todos aquellos que todavía no han descubierto a uno de los tríos más sólidas y creativos dentro del stoner instrumental y la psicodelia pesada. Relájate y déjate llevar por nuevas sensaciones……

Susurrantes y bajo una profunda linea de bajo ya mostrada en sus anteriores trabajos “The grauballe man” con los sutiles acordes de guitarra recorren apacibles entornos por la senda más pacífica del heavy-psych instrumental. Escenarios apacibles creados con calma y un hechizante hipnotismo que nos sumergen en el particular mundo de BRUNT. siempre lisérgicos y oscilantes se elevan desde la calma con sus potentes riffs stoner. Todo un paseo por insondables espacios que consigue llevar nuestra mente a estados de relajación con los psicotrópicos solos de la guitarra de Ave con sus pasajes floydianos entre los poderosos ritmos de la batería de Christian Mariess.  Una jam hecha desde el disfrute en la que los espacios drone van construyendo el tema con calma. Ondulaciones que nos mecen suavemente acariciando nuestros sentidos creando un reconfortante estado de bienestar. La fina linea entre la psicodelia pesada y el stoner instrumental se recorre con monolíticos riffs que emergen para mostrarnos ensoñadores espacios sonoros. Siempre bajo una sólida base rítmica sustentada esa impactante línea de bajo de Elliot Mariess se esconde la magia de una música terapéutica y fornida a su vez. 

Inclinándose hacia postulados mas espaciales, en  “Light of the mire” consiguen crean otro poderoso tema que bebe del manantial Colour Haze. Gruesos ritmos y las guitarras  de Ave Thompson mostrándose rebosantes de magia, van tejiendo un tormentosos tema. Los cánones de la psicodelia pesada del siglo XXI se reflejan aquí serpenteando por floridos prados antes de internarse en espacios mas abruptos. Un épica intrínseca hace que el tema se muestra poderoso y monumental. Un constante tira y afloja que acaba sucumbiendo a los dictados de bandas como Rotor o Colour Haze. Toda una maravilla que conjuga con acierto fuerza, pesadez y belleza.  

El tema que da nombre al álbum se separa de los otros tres cortes. “Atarasy”, con solo cuatro minutos en contraposición a los desarrollos. Una riqueza que se conjuga bajo calmados ritmos que se adornan con pasajes de flautas y efectos envolventes. Una percusión hipnótica y atrayente que supone la perfecta banda sonora para la introspección y relajación. un corte terapéutico en el que la banda prescinde de los riffs para adentrarse en calmados espacios a modo de interludio entre la tormenta. El tema se presenta como si estuviéramos inmersos en un transito hacia un estado en el que el alma ha alcanzado un clímax reconfortante.

“ATARAXY” cierra con “Black smoke”. Otro enigmático tema en el que los misteriosos espacios son descritos desde la calma. Efectos envolventes construyen un enigmático tema con cuidadas armonías que evolucionan agrandándose. Gruesos y difusos riffs aparecen en esas estructuras instrumentales heavy-psych en las que tan bien se mueven los chicos de la Isla  de Guernsey. Rozando por momentos la frontera del post-rock, los acordes se repiten bajo un aura de misterio que no abandona el tema. Ritmos pesados, y buenas guitarras se tejen con maestría en esa vocación de jam que permite al trío desarrollar su música sin ataduras para mostrarnos todo su potencial. Aún así nada parece estar dejado al azar, lo que supone un ejercicio de buen trabajo compositivo. 

https://www.facebook.com/bruntmusic/

 

Reseña.- NAZCA SPACE FOX.- “Pi”

a3614693386_10

El sello alemán Tonzonen Records publica el segundo álbum de los también alemanes NAZCA SPACE FOX. Una banda instrumental de stoner y psicodelia que crea riffs llenos de groovy, largos momentos de improvisación heavy-psych y enormes paredes de sonido. Siempre tocando un dinámico ritmo, el album fue grabado en unas sesiones en vivo, lo que le da un aroma de frescura digno de elogio. Temas que nacen directamente como las Líneas de Nazca en el desierto y se elevan a algún lugar en el espacio exterior. Como si te encontraras en una tormenta cósmica, que sin saber cómo, te atrapan en su interior. Una efectiva y notable combinación instrumental entre difusos riffs y muchos coqueteos post-rock. Recordando en alguno de sus temas al sonido que los californianos Yawning Man nos ofrecían en su último álbum o siguiendo la senda de ROTOR, el trio  nos traslada a una encrucijada donde el desierto y el espacio se unen a través de bellas melodías y potentes ritmos cuya cadencia esta fuera de toda duda. Seis temas en los que las melodías pueden parecer frágiles pero que han sido perfectamente estructuradas y medidas, lo cual no impide a la banda dejar un margen a la improvisación. Paisajes sonoros que se extienden entre los efectos de la siempre presente guitarra y que te cautivaran por su hermosura.

“Windhund” parte de efectos espaciales salidos de los sintetizadores entre los que emergen susurrantes acordes de guitarra psych que poco a poco van evolucionando lenta y sutilmente describiendo apacibles y reconfortantes pasajes. la guitarra como protagonista mientras un sobresaliente bajo ejerce su función a las mil maravillas. El resultado es una estampa llena de belleza.  Poniendo la luz y el color a las sombras en las que se desarrolla el tema, ante nosotros se presenta un nuevo amanecer lleno de esperanza. Los riffs se engrosan por momentos mostrándose difusos y llenos de fuerza, mientras los elegantes acordes de la guitarra se repiten en un segundo plano. Esto es una constante que encontramos en todos los temas. Pasando de puntillas por escenarios post-rock, los alemanes ejecutan su psicodelia pesad fortaleciendo el tema según éste va avanzando. Un impetú que consiguen mitigar con la calma transmitida por el sonido de los sintetizadores retomando la bella melodía que es el auténtico leit-motiv del tema. Muy en la linea que los californianos Yawning Man  nos ofrecieron en us último trabajo, el resultado es de una belleza superlativa.

Los largos temas del álbum permiten  la conjunción de estilos. Así “Space drift” se desarrolla, tanto en escenarios post-rock como en vastos territorios stoner. Lo bello y liviano con lo ápero y fornido, siempre bajo el mismo patrón; una estructura armónica que se repite y que poco a poco van modulando y dandole formas variadas. La larga duración del tema permite la exploración de espacios progresivos, llegando incluso a descansos en remansos en los que el jazz se intuye en algún momento. Este lienzo permite la experimentación con distintas texturas sonoras antes del regreso al hogar de los riffs puramente stoner.

A pesar de su nombre, en “Space farm blues”  no se atisban sonidos bluseros, sino que su transito se produce por pasajes propios de stoner instrumental al uso. Bajo unos acordes que se repiten una y otra vez NAZCA SPACE FOX consiguen hacer de la repetición virtud y que las ondulaciones adquieran un groovy que le sitúa como el tema más dinámico del álbum.  Uno de esos temas que si tuviera letra y estribillo, lo tararearías durante todo el día sin poder quitártelo de tu cabeza. Unas buenas dosis de fuzz son el complemento perfecto para huir de la aparente monotonía, con un tempo perfectamente diseñado. Solo en la parte final se escapa del sendero para desbocarse entre fuzz humeante.

Si por momentos los sonidos stoner aparecen con una contundencia que roza el doom, “Humminbird” súbitamente cambia su talante para explorar atmósferas netamente psicodélicas, en las que los sintetizadores y las guitarras escarcean antes del regreso al punto de partida. Una estructura definida que trata de adormecer al oyente, para una vez alcanzado el objetivo, dar espacio a insondables atmósfera heavy-psych que sirven de escenario para el lucimiento de los sintetizadores manteniendo la estructura repetitiva junto a los borboteos de la guitarra.

Muchas son las apuestas instrumentales que se desarrollan en escenarios stoner, pero no todas tienen la facilidad para no resultar aburridas y repetitivas. Alejandose de éstos cánones, “Showdon” vuelve a coquetear con el post-rock. Atractivos y elegantes acordes de guitarra van describiendo un vacío mas allá de lo terrenal Creando un estado de bienestar los terapéuticos paisajes adquieren una grandiosidad mas propia de una banda de post-rock al uso que de la psicodelia. La sombra de Yawning Man se ve reflejada aquí, con esa belleza en tonos ocres más propia del ocaso solar en el vasto desierto reflejando nostalgia y melancolía hasta la intensificación en su parte final.

Durante todo el álbum hemos podido comprobar la magnífica línea de bajo de Stefan, pero probablemente en “Grinder” ésta adquiera una nueva dimensión. La cadencia rítmica va fluyendo sin prisa hasta transmutar nuevamente en crujientes y difusos riffs stoner que se adormece ante la elegancia de la guitarra de Matze. Un apacible magnetismo acaba apoderándose de un tema que transcurre por escenarios mas propios de sus paisanos ROTOR describiendo los momentos más bellos de “PI” con los solos de la  guitarra retorciéndose a los dictados del wah-wah para mutar a momentos de oscuridad cercanos a postulados doom.

https://www.facebook.com/nazcaspacefox/

https://www.facebook.com/Tonzonen/

 

Reseña.- ACID ROOSTER.- “Acid rooster”

a3914193545_16

Alemania, fuente inagotable de psicodelia espacial de tonos kraut, sirve de cuna para el nacimiento de un retoño mas con el nombre de ACID ROOSTER. El trío de Leipzig presentaba hace un par de años una grabación con tres largas jams que apuntaba su potencial. Ahora se visten de largo su primer álbum homónimo en el que reflejan aquellas sensaciones en forma de seis hipnóticos temas instrumentales que sirven de compañía para una introspección interior. Todo un viaje sideral de una intensidad superlativa en el que el hipnotismo de la kosmische musik de mediados de los setenta se ve reflejada con precisión. Magnéticos desarrollos drone acompañados de un motor rítmico implacable en los que los efectos y sintetizadores crean sonidos envolventes que nos aturden y adormecen para que el trayecto sea mas placentero. No faltan los elementos exóticos para colorear los densos pasajes instrumentales con el sonido del sitar. Un trabajo que no desmerece de aquellos creados por bandas  lejendarias como Neu, Can, Ash Ra Temple, etc…. Toda una experimentación que nos lleva a una catarsis sensorial posiblemente no apta para todos los oídos, pero si te gusta la psicodelia kraut de tonos espaciales vas a gozar con éste álbum.

“Oculatus abyss” los hipnóticos ritmos kraut transitan por una tormenta de meteoritos entre los efectos espaciales. Coloreados por un exotismo en el que las guitarras se desplazan a lejanos paraísos orientales para acabar sucumbiendo entre nebulosos siderales en una lucha desigual.

Con inquietantes tambores, parten los once minutos de “Moon loop”. Con una introducción mas calmada la banda se deja llevar por su vocación psicodelica. insondables espacios drone se presentan ante nosotros ante una nube psicotrópica. Magnéticos e hipnóticos, ACID ROOSTER hacen evolucionar el tema, elevando la intensidad para crear ese estado de inconsciencia en el que la música nos hace huir de la realidad terrenal. Netamente lisérgico, el tema se deja llevar por odiseas espaciales en su implacable caminar.

Aumentando la intensidad, “Sulfur” recupera esos patrones del kraut setentero. Efectos que se suceden bajo ritmos hipnóticos en un entorno de psicodelia espacial del nuevo milenio. El tema incorpora elementos de vientos que colorean y le dan un matiz más sólido y versátil con un apetecible resultado.

Mas calmados y sugerentes, ACID ROOSTER, deja de lado los momentos mas aturdidores para describir ensoñadores espacios en “Time lapse”.  Calma celestial para un tema más terrenal que no renuncia a los efectos envolventes para describir un jardín del Edén. Delicadeza y belleza para nuestros sentidos con un aura de misticismo.

Instalados en esos sosegados espacios, “Focus” va evolucionando soportados en la sólida sección rítmica, mientras sintetizadores y guitarras nos envuelven con sus desarrollos y efectos. El tema acaba convirtiéndose en una tortuosa travesía que acaba reposando en relajante calma.

Esta claro que los alemanes saben conjugar la intensidad con el sosiego, lo que hace del que el álbum resulte muy atractivo.

“Ather”, cierra el trabajo con una hipnótica visión cobre elementos que se repiten, lo que supone una constante. La aturdidora estructura del tema y sus efectos nos introducen en misteriosas nebulosas con un inquietante resultado. 

https://www.facebook.com/acidrooster/