SALUKI.- “Amazing games”

 

promoaccessory_941470

“AMAZING GAMES” podríamos describirlo como el disco “olvidado” de SALUKI, una de tantas y tantas formaciones olvidadas de los setenta, Un álbum que nunca salió a la luz como estaba previsto en 1978. Grabado en vivo como si se hiciera en aquel año, combina temas nuevos con un par de grabaciones de entonces.Tratando de transmitir aquel espíritu, los tonos de rock sinfónico, con momentos funk, se fusionan con soplos de elegante soft-rock. En un espacio que va desde Steely Dan a Uriah Heep, con momentos en los que reluce el hard progresivo noruego de los setenta. Soul, vientos, sutileza y distinción en unos temas bien estructurados con una combinación de voces y coros en amplios registros fundamentalmente soportados por los teclados y  con el apoyo de incisivos solos de guitarra. Partiendo de estructuras sencillas, van puliéndose en sí mismos en tonalidades vintage. El resultado se ha convertido en una excelente experiencia maravillosa de un tiempo que siempre ha marcado su marca para aquellos que lo experimentaron.

SALUKI está compuesto por Freddy Dahl (ex-Junipher Greene, ex-Ruphus) (voces, guitarra), Peter Alois Symington (sintetizador vocal, percusión y vientos),  Ginn Jahr (bajo y voces) (ex-Junipher Greene) Kjell Rønningen (teclados y voces) (ex-Ruphus)  Trond Tufte (guitarra) Gunnar Berg-Nielsen (batería y percusión).

“AMAZING GAMES” se publica via Apollon Records Prog.

https://www.facebook.com/salukimusic/

https://www.facebook.com/apollonrecordsprog/

Anuncios

BRANT BJORK.- “Mankind woman”

a2386172771_10

El nuevo disco de BRANT BJORK se publica el próximo 14 de septiembre via Heavy Psych Sounds.

El hijo del desierto escapa de las entrañas de los sonidos arenosos para volar libremente en la construcción “MANKIND WOMAN”: Consiguiendo crear lo que puede ser un clásico contemporáneo. Utilizando elementos blues, funkies y especialmente las raíces del swamp-rock, procede a  empaquetárlos con un envoltorio de rock clásico, consiguiendo una fusión sonora en algún lugar entre Cream y Tony Joe White en versión siglo XXI. Una ceremonia de vudú en la que espíritu de Hendrix regresa hechizándonos con un brebaje sonoro que no supone un ejercicio de nostalgia, sino que se inspira en la época dorada del rock sin la intención de imitarla, sin tratar de forzar un sonido retro.

El hard-rock a la vieja usanza con tonos y voces que recuerdan a los clásicos americanos de la decada de los setenta, “Chocolatize” se presenta lleno de color y groovy que atufa a Jimi Hendrix.

“Lazy Wizard” bien podría ser una fusión de CREAM con los momentos más brillantes del swamp-rock. Los efluvios de los pantanos se mascan en el ambiente.

La ceremonía del vudú se inica en “Pisces”, con una voces que recuerdan al gran Tony Joe White o cualquiera de sus coetáneos para convertirla en un ritual.

El funk de corte hendrixiano de “Mandkind woman”, despide calor y magia negra. Rezumando borboteantes riffs fuzz, se convierte en un brebaje hechizante.  

Los efluvios pantanosos se fusionan con una psicodelia ácida coloreada de guitarra fuzz, y mucho groovy vocal. “Swagger & Sway” huele a cabaña al pie del pantano. Humedad y calor sudorodoso.

Tomando elementos del soul y funky, “Somebody” se muestra intrigante, difuso, borroso, en sus formas, pero no en su fondo. Sepenteando sensualmente, consigue seducirnos en sus entrañas.

Si BRANT BJORK surguió como un brioso cactus del desierto, sus genes aparecen en “Pretty Hairy”, probablemente el corte más arenoso de “MANKIND WOMAN” sin renunciar a su nueva apuesta musical.

“Brand new old times”, se sumerge definitivamente en sonidos swamp, como lo hiciera  Eric Clapton en su etapa americana. Cautivado por aquellas resonancias que tenían un toque negroide que manaba del sur.

Centrándose en las sensibilidades personales, las hipocresías de la élite, el racismo, el sexismo y la lucha diaria para encontrar la paz, el amor y la comprensión en la sociedad estadounidense de hoy,1968″ supone un cierto homenaje a la resca del verano del amor.

El album lo cierra “Nation of indica”, donde los desgarros vocales a modo de plegaria ritual como en su día hacía Arthur Brown, conforman todo aquelarre. Una sesión de exorcismo aterrador y a su vez, liberador. Bajo inquientantes distorsiones humeantes BRANT logra un tema incendiario.

https://heavypsychsoundsrecords.bandcamp.com/album/brant-bjork-mankind-woman-presale

https://www.facebook.com/BrantBjorkOfficial/

https://www.facebook.com/HEAVYPSYCHSOUNDS/

 

 

 

 

 

 

 

GRASS.- “Get In The Van”

Esperado disco de la formación de Pensilvania GRASS que con su debut “GET IN THE VAIN” nos ofrecen uno de los mejores discos publicados en lo que va de año. Una catarata  de guitarra fuzz que recorre nuestros sentidos  con el espíritu de Hendrix revoloteando sobre el mástil de la guitarra y en el interior de […]

a3804202458_16

Esperado disco de la formación de Pensilvania GRASS que con su debut “GET IN THE VAN” nos ofrecen uno de los mejores discos publicados en lo que va de año. Una catarata  de guitarra fuzz que recorre nuestros sentidos  con el espíritu de Hendrix revoloteando sobre el mástil de la guitarra y en el interior de la garganta de Andrew Bloodink .

Un tremendo groovy que nos traslada a los momentos más brillantes del acid rock. Tratando de transmitir las vibraciones que la banda consigue en directo, su ejercicio de blues psicodelico, con ramalazos funky, sin dejar de lado retazos de boogie-rock, “GET IN THE VAN” supone una bofetada de aire fresco sobre el inmovilismo de algunas de las propuestas que nos encontramos en la escena contemporánea. Rítmico, contagioso en sus vibraciones, e incisivo y lascivo. Impresionante y sublime.

Si el punto que más puede llamarnos la atención es su guitarra asesina, la sección rítmica no se ve ensombrecida. La vigorosa batería  de Chet y la nitidez y contundencia que Salty le imprime al bajo hacen un conjunto que se aproxima a la perfección. si a eso unimos, los momentos en la segunda parte del álbum, en los que la banda incorpora los sonidos de saxo de Sam, la ecuación queda resuelta milimétricamente.

“Lay it on me brotha” abre un disco en forma de arenas movedizas, que te atrapan en un su interior y del que no puedes huir. Siguiendo los dictado de Hendrix, estamos ante un dinámico tema en el que destaca una definida instrumentación, percibiéndose nitidamente todos los instrumentos. Un versión contemporánea del héroe de Seattle en la que se conjuga aquella esencia con retazos cercanos al stoner más psicotrópico. intensidad absoluta en un alegre corte.

Creando un clima evocador de los mejores momentos de la historia del rock, la línea de bajo de “Shaggy Dog”  así como el tono y la cadencia de los registros vocales, unido a una vertiginosa interpretación inspirada en momentos boogie -rock, los riffs de guitarra brillan ondulantes. Retorciéndose constantemente en ese deambular, los tonos negroides se empiezan a vislumbrar.

La versatilidad de unos temas que recogen los frutos cosechados anteriromente, logran que “Get in the van”, aunque con la misma base, se contonee lasciva y sugerentemente. Con porte provocador, atesora una cierta sensualidad en sus chulescas formas.

Si el disco destaca desde la primera nota por su ejercicio de fuzz, en “Right on” el derroche es apabullante. Borboteando, GRASS trata de estirar los riffs hasta el infinito. La sección rítmica, incesante y frenética en su roll, serpentea en subidas y bajadas de intensidad, tornándose hacia espacios en los cercanas al funky, generando un abanico de sonidos mucho más amplio. la repetición de los riffs contribuye a la frescura y vivacidad del corte.

El saxo hace su aparición en “Leadfoot”, con el ritmo  se fusionando con sus notas. Intercalándose con un bajo agitador y el cambio en la cadencia de la bateria, hace que el corte ya si, sin contemplaciones se adentre en los territorios funky que el tema anterior había explorado tímidamente. Este tema impide que los cuerpos se queden estáticos, torneandose atraidos a un baile ritual.

Un nuevo elemento sonoro aparece en “Where are you Sam?”. Ya inmersos en la atractiva y lasciva vorágine funky,  elementos de jazz hacen acto de presencia en una combinación que recuerda a RARE EARTH compitiendo con JIMI HENDRIX en una pista de baile. Ritmo y swing conjugados con incendiarios solos de guitarra heavy-psych. Una arrolladora espiral sonora que llega a adquirir tintes diabólicos en un ejercicio redentor para ahuyentar malos espíritus. Todo un ritual liberador.  

En este punto, ya comienzan a faltar los calificativos para definir lo que “GET IN THE VAIN” nos ofrece, cuando un nuevo giro de tuerca se ejecuta en “Whale”. Un cambio de estado de ánimo que nos traslada a los momentos más ácidos de la banda. Con una herencia de sonidos west-coast a lo largo de poco más de minuto y medio.

Ahora sin voces, “Gastronaut” explora territorios más puramente retro-rock manteniendo esos riffs efectivos y afilados, con una fluida cadencia.

“Big bad Sam”, el tema más largo del disco se desarrolla bajo ritmos de boogie-rock que GRASS colorea gracias al saxo. Vacilón e incitando al contoneo y al baile, un contoneante aquelarre con mucho groovy, se desvanece suavemente para volver a la intensidad con la guitarra de Andrew. Un aparecente desmayo producido por voces y coros blues-rock elevan la ondulante trayectoria el tema hasta que este se transofrma en la parte final usando elementos lisérgicos que salen a la luz guiados por el oscilante saxo. Las sugerentes reverberaciones de fuzz siguen presentes como sello de identidad.

El tema que cierra el disco, “Back from space”, utiliza mimbres típicos del hard rock setentero aderezandolos con la esencia Hendrix. Tras la fuerza inicial, va decayendo a momentos en los que el thc parece impregnarlo, para resurgir en momentos de de aparente histrionismo.

Brillante, muy brillante trabajo, que en cada nueva escucha muestra más y más matices que tras el apabullamiento de la primera audición van saliendo a la luz. 

https://www.facebook.com/GrassbandPA/

RRRAGS.- “Rrrags”

a2492013876_16

Banda belga compuesta por Ron van Herpen (guitarra) Rob Martin (voces y batería) y  Rob Zim (bajo). El registro fue grabado por Danny Gras en Kift estudio y por Marcel VdVdV en Torture Garden Studio.

Un debut con una madurez sorprendente para una banda que lleva solo ocho meses junta.

“Bones” abre con un blues-rock viril y enérgico. Con ambientación sureña y unas voces con regusto soul con un gancho suficiente para que despierte nuestra curiosidad que nos depararán los siguientes temas.

Con una cadencia ajustada y ese feeling setentero “Rag Machine”, da muestra de los registros ciertamente soul de Rob Martin. Ecos de FREE o de BAD COMPANY se vislumbran en sus surcos sobre unos pasajes de jam psicodélica en los que la línea de bajo con regusto sureño de Rob brillan con luz propia. 

A estas alturas, y con solo dos temas, nos percatamos de que estamos ante una sólida formación. Los riffs iniciales de “Silence is deafening“,  y esa incesante batería dan paso a un túnel de atmósferas lisérgicas. Bajo ese rítmo frenético que Rob imprime, los  punteos redoblados hacen que el tema no decaiga en oscuro.

Como si de una revisión post-CACTUS se tratara, la voces corales, con ese aura ligeramente lisérgica, hacen de “On with the journey” un tema fresco como una lechuga, cadente. La banda parece amenicaricarse en su sonido más aún.

Una pseudo-balada aludinógena con tintes más comerciales y presidida por una linea de bajo ácido misterioso. “Faraway faces” sirve de lucimiento vocal a Rob Martin, mostrando todo sus potencial en registros blue-soul llenos de calidez, ambientados en una psicodelia profunda.  

Toda la instrumentación se complementa a la percepción con las voces en unos temas perfectamente acoplados. Es sorprendente ese buen hacer en una banda novel que ya demostró su potencial en el pasado Roadburn Festival. Por algo será….

“Galaxy’s hygiene” cierra este brillante debut con atmósfera espaciales, lo cual demuestra la versatilidad de los belgas. Unos constantes desarrolllos de guitarra y una batería irreductible hacen que la banda se pierda en una auténtica jam-espacial en la que los efluvios psicotrópicos envuelven el ambiente dejándonos expectantes. Todo un viaje vibrante a lo largo de diez minutos en los que RRRAGS prescinde de las voces, usando solo una alocución final que le impreme más caracter intergaláctico al tema.

 

 

https://www.facebook.com/rrragspower/

ACID FROG.- (EP)

acid frog

ACID FROG  es una nueva formación de Trieste (Italy) que nos conduce a un verdadero viaje en el tiempo. La California del verano del amor flota en los acordes que su primer EP. Recuerdos de la época hippie. Impregnado de la sustancia que  guarda en su interior el Bufo Alvarius (ese sapo que produce en sus glándulas el mayor alucinógeno del mundo y que habita en el desierto de Sonora). Banda compuesta por Shall Intonti (órgano), Paolo Rigo (guitarra), Michela Zamataro (voz), Alberto Cook (bajo, batería y voces) Davide Poppy Fiorini (batería, voces y bajo)

Un tema florido de aroma cálido y amable abre el disco. “Sun sun sun” Ecos del flower-power con un omnipresente órgano doorsiano, un intercambio de coros chico-chica y punteos de una guitarra llena de acidez.

“Funky Sabbath” es un tema donde la guitarra fuzz con un groovy funky, y un insistente ritmo de órgano con el que adquiere un aroma vintage y coros sesenteros de tintes negroides en el que a pesar de su nombre los sonidos Sabbath no aparecen por ningún lado. La mística hippie está presente.

Dulces registros vocales que nos recuerdan a la gran Grace Slick. Un corte con esencia floral y aireses bluseros. El órgano presente en “Flowers and rain” crea una atmósfera de placidez lisérgica con pasajes que claramente recuerdan al “Spanish caravan” de THE DOORS. O del tema de IRON BUTTERFLY “Bombay Calling”. Voces apacibles y reconfortantes cortejan la instrumentación.

Los ecos del órgano de Ray Manzarek  aparecen en “Orange sunshine” una fusión de sonidos intercalados con reminiscencias de JEFFERSON AIRPLANE. El órgano pastoral y los acordes de guitarra fuzz evocan a la California sesentera. Amor, armonía y camaradería en tono alegre.

El tema que cierra el disco es el más energico. “Stoned age” cambia el tono de ACID FROG, Un boogie-rock bailable y dicharachero. La firme línea de bajo y batería, así como el aderezo de unos brillantes solos de guitarra que hacen una incursión en terrenos psicodélicos hacen de él, un tema completo y versátil a la su vez .la aceleración de sus riffs, demuestra que no estamos ante una banda blandita.

Todo un cóctel lisérgico de blues, funk, sonidos de la Costa Oeste en el que si lo escuchas sin referencias de la banda, sin duda, lo ubicarías como publicado en 1969.

Con una portada que hace honor a su contenido

Desde su primera escucha,  un servidor se vio atrapado e hipnotizado por sus coloridos sonidos vintage. Ojo a la rana ácida!!!!!

https://www.facebook.com/ACIDFROGBAND/

https://www.facebook.com/Theexplorerrecords/

 

 

GOLDEN GRASS publicará “Absolutely” el próximo 6 de abril

the-golden-grass-absolutely

El trio de Nueva York,  lanzará su tercer trabajo el próximo 5 de abril.

Tres años y medio han pasado desde su anterior LP “REALIZATIONS”, lo cual es un aliciente más para esperar ansiosos la publicación de este nuevo material.. 

GOLDEN GRASS tienen inyectadas en sus venas la esencia de la época dorada del rock. Hard-rock, blues rock, sonidos retro que parecen hechos en el siglo pasado.

Como adelanto presentan “The Spell”, lo que supone una gran noticia para los que amamos esta gran banda. La formación anuncia el enfoque de su contenido: sonidos hard, boogie, funky, blues, progresivo…. La banda tiene un gen atemporal en su música.

El disco estará disponible en formato de vinilo, CD y cassette a través de la propia banda en Estados Unidos, encargandose Listenable records de su distribución en Europa.

La banda estará esta primavera de gira por Europa acompañados de los alemanes HEAT, con algún show con los también alemanes WEDGE, así como con la banda de Wisconsin, JEX THOTH.

https://www.facebook.com/thegoldengrass/

https://thegoldengrass.bandcamp.com/

https://www.facebook.com/listenablerecs/

https://www.shop-listenable.net/en/187_the-golden-grass

 

INA MAKA “PRAYING ON SATELLITTES” (Australia) (28/02/2018) (Pepper Shaker records)

a4020940580_16

Nuevo proyecto musical de Frank Attard (MOTHER MARS, FROZEN PLANET….69, LITTLE BIG WOLF). El prólifico musico australiano nos sorprende a los seguidores de los sonidos psicodélicos de las bandas en las que milita con un exquisito trabajo musical.

El de Sidney, se pone el frac y la pajarita para regalarnos un disco elegante, lleno de sensualidad. En un ejercicio de fusión, a través de composiciones de smooth soul-jazz, blues, soft rock, salpicados por ciertas dosis de blues y de la psicodelia con aroma experimental que siempre ha estado presente en sus discos. Acompañado para la ocasión de la brillantísima cantante Opal Maka AM, Ray Ledesma (guitarra), Simon Kay (bajo), su compañero de viaje en MOTHERS MARS Y FROZEN PLANET… 69 Paul Attard (guitarra), encargándose él de la batería, percusión, teclados y bajo en alguno de los temas.

“PRAYING ON SATELLITES” se abre con una intro con efectos sintetizados de un minuto escaso, que nos deja confundidos de por dónde va a ir el disco.

Inmediatamente la primera sorpresa nos llega con los primeros acordes de “The Core”. Un suave y melódico tema con una cálida voz femenina con registros de jazz y soul, llena de elegancia. Ritmos jazz en la batería y el bajo. Nada parecido a lo conocíamos del australiano. Tras la confusión y estupefacción por los sonidos que saltan del disco a nuestros oídos, el sosiego y sensualidad de la voz de Opal Maka AM se apodera de nosotros en todo goce musical.

Esta línea se mantiene durante todos los temas del disco, aderezado de nuevos y variados elementos compositivos. “Kingdom maker” junto a la sensual voz llena de sentimiento, el resto de los instrumentos se contagian de ese registro vocal, mostrándose con una suavidad y tranquilidad propia de esos momentos de intimidad con uno mismo o con la persona querida. Ideal para veladas románticas. Con todo ello, no estamos ante un disco jazz  tradicional. La formación, se permite ejercicios en los que la guitarra transmite humos psicodélicos, sin que estemos hablando propiamente de una psicodelia pesada.

Sonidos con un acento de jazz más marcados aparecen en “Praying on satellites”, el corte que da título al disco. La batería y el bajo marcan el comienzo de un tema en el que la fusión entre el jazz y el soft-rock es evidente.  Un tema para amantes de los californianos Steely Dan, pero bajo un humo lisérgico, con una parte final en la que los instrumentos dominan la escena en un insistente ejercicio de experimentación.

Gratificantes acordes de guitarra acústica abren “Bird on a wire”. De nuevo la sensualidad vocal custodiada por una tranquila base rítmica, y un mayor protagonismo de la guitarra.

Si antes comentaba que no estamos hablando de un disco de stoner, ni siquiera de heavy-psych. Estemos hablando de un disco de jazz, y por si había dudas, “Carry me home” es la prueba de ello. La voz más “negra” hace acto de presencia, Como si estuviéramos escuchando a Billy Holiday el tema, va cabalgando hacia terrenos blues con un brillante solo final de guitarra.

Estamos ante músicos que viven entre psicodelia, y eso se nota en alguno de los pasajes de “Over the moon”.  Un bajo poderoso, y un acompasado ritmo de batería se mantienen durante los ejercicios lisérgicos que transmite la guitarra.

Acordes que se repiten como soporte y ritmo a un trabajado y estructurado tema en el que las guitarras más ácidas toman el protagonismo. Toda una delicia.

Si antes mencioné que estábamos ante un ejercicio de experimentación, “GGantija es prueba de ello. Sonidos tropicales se entremezclan con la psicodelia en un aparente caos espacial, lleno de efectos dónde cada instrumento se ejercita a su placer.

“Red man blue star” Es una lograda mestizaje de estilos que conviven en armonía. Sonidos retro se fusionan con el funk, la psicodelia, el soul y el jazz en un tema lleno de ritmo subliminal.

“A million years” nos devuelve al jazz lisérgico, en otro logrado tema.

Evidentemente, nos encontramos ante un grandísimo disco que sorprenderá a muchos. Seguramente éste no es el disco más indicado para los amantes de los sonidos más pesados, ni para muchos fieles seguidores del stoner. Pero la calidad contenida en “PRAYING ON SATELLITTES” está fuera de toda duda. Hay una frase que suele estar en mi boca con frecuencia…. “mente abierta a nuevos sonidos”. Y esto es lo que recomiendo para disfrutar de INA MAKA.

Un álbum, en el que en una escucha detenida, van apareciendo matices sonoros que la primera audición seguramente habrán pasado imperceptibles. Es de los discos que cuanto más escuchas, más te gustan. Y eso significa algo…….