Reseña: MARTIN RUDE & JAKOB SKOTT DUO.- “The Discipline of Assent”

epr059-front-3000

Los músicos daneses Martin Rude (SUN RIVER) y Jakob Skøtt (CAUSA SUI) se unen bajo el proyecto MARTIN RUDE & JAKOB SKOTT DUO para crear un disco desafiante que rinde tributo a innovadores del jazz como Miles & Trane, Mingus o Sun Ra. Es completamente habitual ver a los miembros de CAUSA SUI en distintos proyectos en los que poder experimentar sin ataduras, aquí una vez más, su batería lo consigue. Estamos ante un trabajo no apto para todo tipo de oídos, un álbum que no entra al oyente a la primera, y que probablemente solo los más fanáticos del género puedan entender, pero aún así, tras varias escuchas, uno puede comprobar que hay mucha calidad en sus temas. Sustentado en la exploración de distintos ritmos de percusión arropados por bajo y sintetizadores principalmente, “THE DISCIPLINE OF ASSENT” juega con el free-jazz y la psicodelia exótica con un sonido estratificado en distintas capas improvisadas con algún elemento raga. El álbum fue grabado en una sesión el 3 de marzo y contó con la colaboración de Jonas Munk en la parte de sonido, antes de la edición efectuada por el propio Jakob manteniendo el espíritu de la improvisación.  Estamos ante la libre creatividad de dos talentosos músicos que plasman distintas atmósferas en temas dispares que no te dejarán indiferente. 

“THE DISCIPLINE OF ASSENT” está disponible vía El Paraiso Records.

“Flaiss & strands” nos introduce a un trabajo en el que la experimentación y la fusión son su leitmotiv. Ecos jazz sustentados en la increíble batería de Jakob jugando con distintos ritmos entre efectos para sumergirse en una especie de free-jazz no apta para todos los oídos. El resultado es un corte aparente inconexo en el que los instrumentos parecen ir completamente por libre. 

Recreándose con los tambores, “A new revival” muestra un gran trabajo de apoyo en el bajo de Martin. Creando una extraña atmósfera psicodélica y con la percusión algo más contenida en el avance del tema, el magnetismo del bajo nos invita a una exploración sideral apoyándose en los sintetizadores. 

En una apacible escenario de intrigante psicodelia “Aurelius Dye” adornado con aromas exóticos el dúo construye un compacto tema lleno de aromas refrescantes y la vez narcotizantes. Una belleza magnética hace que todo esté mucho más ensamblado y se muestre como un tema al uso, en detrimento de la libre experimentación. 

“Setenta y tres” supone el vértice del triángulo en el que la psicodelia los sonidos kraut y el jazz se unen en pos de un único fin. Sobre una atmósfera avant-garde los tambores vuelven a ser los protagonistas en este entorno de libre creación. 

Volviendo a la estructura tradicional de canción “Sequoia sketch” habita en un espacio de apacible psicodelia con suaves acordes bajo un manto lisérgico que cubre una estructura más sinfónica. 

Con vibrantes ritmos y un bajo lleno de magnetismo, “The slip” se construye ladrillo a ladrillo, De una forma anárquica y rodeado de extraños efectos el tema coge forma manteniendo la libertad compositiva.

“The short sun” retoma el espacio psicodélico vistiéndolo de una ambientación más campestre. Incorporando elementos sinfónicos sobre unos ritmos algo más contenidos van tejiendo un corte atmosférico con bellos y luminosos pasajes ensoñadores. En esta ocasión el dúo construyen un corte susurrante y plácido alejándose de alguna manera de la experimentación de la mayoría de las canciones del álbum. 

Los hipnóticos sonidos de vanguardia hacen acto de presencia en “Random treasures”. Inspirados en momentos free-jazz el tema contiene todo un catálogo de ritmos que juegan con los tiempos entre los extraños desarrollos de los sintetizadores. Aún así, el tema posee un gran magnetismo gracias a la cierta inclinación kraut que Jacob imprime a sus tambores.

Para cerrar el álbum nos encontramos con el tema más largo. “Mountain montage” con sus más de once minutos contrasta con la mayoría de los temas que rondan los tres minutos. El corte nos susurra con mágicos acordes de psicodelia exótica con los tambores y platillos mucho más contenidos. Un espacio de calma sobre bellas y delicadas armonías en las que la guitarra toma el protagonismo para regalarnos acolchados pasajes que nos acarician con delicadeza. En contra de lo que suele ser habitual, la larga duración del tema no presenta la experimentación que podría intuirse, sino que por el contrario consigue la canción más “al uso” de todos este peculiar trabajo. Un tema compacto, bien hilvanado, y que pone el colofón con brillantez a un trabajo en el que la experimentación es su meta. 

https://www.facebook.com/elparaisorecords/

 

 

 

 

 

Reseña: DAVI RODRÍGUEZ DE LIMA.- “Fantasma”

a3813309380_10

Tras haber emigrado a Alemania desde su Brasil natal, DAVI ROGRIGUEZ DE LIMA ex-batería de la banda  indie ECOS FLACOS y de la banda de punk experimental ORANGE DISASTER, el tiempo pasado y las personas dejadas en su tierra, le hace entrar en un estado entre la neurosis y la paciencia, lo que le lleva a componer este álbum de nombre “FANTASMA”. Seres solitarios, perdidos entre mundos y burbujas, expatriados de la vida, la familia y los amigos. Ese egotrip se refleja en temas neuróticos en los que la psicodelia se muestra en su forma más turbia. Con crudos momentos proto-punk con guitarras sucias, temas con una base blues nebulosos y otros que transitan por espacios siderales creando tortuosas odiseas espaciales en vena HAWKWIND. El músico no reniega a nada, y es capaz de incorporar el sonido del saxo para crear pasajes avant-garde de tonos jazz.

Siempre bajo un prisma neurótico y aturdidor, que refleja todos sus miedos y sus tormentos. Una angustia fielmente captada en un álbum experimental que no será de fácil escucha para el gran público, pero que a los fans de la música noise y la  psicodelia experimental  puede darle grandes momentos, ya que sus surcos están llenos de matices y de vida. Todos los instrumentos y voces, así como la masterización y portada del álbum  han sido obra de Davi Rodriguez de Lima, siendo acompañado a las trompetas por Pedro Henrique Souza Rosa. 

El álbum se encuentra disponible vía Sulatron Records, un sello dado a dar cobijo a apuestas experimentales, y que con este álbum da un paso más allá ampliando su horizonte.

El músico nos da algunas pistas sobre su trabajo:

“Trabajar solo tiene sus altibajos. Autocrítica, soledad y presión junto con libertad, independencia y autoconciencia. El tiempo se convierte en una mezcla entre la neurosis y la paciencia”

Los fantasmas son normalmente seres solitarios, perdidos entre mundos y burbujas, expatriados de la vida, la familia y los amigos. “Esto es exactamente lo que he pasado en los últimos 8 años, un inmigrante brasileño construyendo una nueva vida en Alemania, aunque con fuertes lazos con Brasil”, dice, logrando mantenerse en contacto con su mundo brasileño a través de las redes sociales. En realidad sólo fortalece esta sensación de estar entre mundos. Mi presencia es intangible, realmente no estoy allí. Esas herramientas terminan reforzando esta sensación de estar vivo y muerto al mismo tiempo, este fantasma en el que me he convertido”.

El álbum nació como parte de la tesis de maestría de Davi en diseño de sonido, y por lo tanto es muy experimental en el concepto de producción ist. Los tambores, por ejemplo, no son realmente tambores: en realidad son un kit de batería autoproducido basado en muestras que utiliza ruidos y grabaciones de técnicas foley. “Grabé una amplia gama de sonidos, desde obras hasta latas de leche; cuando nada funcionó, golpeando una ventana hizo el truco”, dice. En lugar de un bajo, utilizó un sintetizador Moog e incluso construyó un amplificador de guitarra de tubo él mismo, con el fin de lograr diferentes timbres. “Todo parte de tomar riesgos. Concluye una cuestión de prueba y error, de experimentar, fracasar, intentarlo de nuevo y de fallar mejor”, concluye.

“Fantasma” brota de un manto de efectos y extraños sonidos que marcan el punto de partida una exploración lisérgica  en la que crudos riffs evolucionan entre un cálido registro vocal por una senda neo-psicodélica. Hipnóticos ritmos combinan esos elementos psych herederos de los sesenta con momentos noise bajo una atmósfera pseudo-espacial. El resultado es una extraña orgía sónica que recubre una apacible melodía que avanza con el caos a su alrededor.

Partiendo de algunos riffs pesado y ritmos kraut “Tamed” ofrece una curiosa combinación en la que los registros vocales proto-punk se ejecutan sobre una estructura de un tema de blues. Una arriesgada, pero brillante combinación que conjuga varios ecos llegados de los setenta sobre una desgarradora voz. Tema fornido, y rugoso.

Cambiando el registro y siendo seducido por un sonido kosmiche en vena Hawkwind “Off track” se desarrolla bajo sucias guitarras con una voz chillona y desgarrada con una clara actitud punk. Un vendaval aparentemente poco cohesionado que refleja el objetivo que el músico brasileño trata de transmitir.

Sumergido en atmósferas netamente psicodélicas, la neurosis aparece en “Eternal children”. Aturdidores con una chamánica voz conjugan vibraciones cercanas a los dictados “noise” ejecutadas a bajas revoluciones. Sus narcótico momentos van evolucionando, elevándose a entornos espaciales arropados por una multitud de efectos y distorsiones que acaban generando un shock neuronal.

“Grey times” nos sorprende con una extraña introducción con sonidos de sirenas tras las cuales llega una pausa. Tras el silencio se inicia una odisea espacial en las que sus crudos riffs me recuerda a Hawkwind. Siempre un punto de referencia para muchas apuestas de esta índole. Combinando esas turbias vibraciones con un carácter proto-punk nos ofrece un torbellino sónico que culmina con momentos en los que el jazz hace acto de presencia en su faceta Avant-garde. Una original forma de culminar un tema lleno de fuerza y en el que su sucio y chirriante sonido acaba resultando un estimulante.

La calma llega con “Neblina rosa”. Un tema construido sobre una base blues y en el que tímidos nebulosos acordes lo-fi acompañan el aguardentoso y chamánico registro vocal de DAvi. El tema se eleva entre la espesa humareda para tomar forma de blues pantanoso con un cadente ritmo y solos chirriantes llenos de acidez. Los coros envolventes ponen la nota de color en una fiesta etílica que me recuerda por momentos al mismísimo Tom Waits.  El resultado es un blues mugriento y narcótico.

Recuperando los crudos riffs, “Banalized” nos arrolla como un torbellino difuso usando un ambiente lleno de psicotrópicos sobre una base hard-blues adornados con esa voz proto-punk tan del gusto del músico brasileño. Como la gran de los cortes contenidos en el álbum, se convierte en un espacio para la experimentación en el que tienen cabida los momentos free-jazz con el sonido de las neuróticas trompetas antes de una muerte a mano de una poderosa e hipnótica línea de bajo en una aturdidora bacanal psicotrópica.   

El álbum cierra con “Filho”, un tema compuesto únicamente con la guitarra y la voz y que genera una curiosa simbiosis en la que el grave registro vocal son arrulla en contraposición con los repetidos acordes de una cruda y sucia guitarra. Siempre sorprendiéndonos, nunca puedes adivinar el camino que escogerá el tema en su avance. En esta ocasión, una guitarra con afilados solo se une a la fiesta retorciéndose en su parte final.

https://www.facebook.com/davirodriguezdelima/

https://www.facebook.com/Sulatron.Records/

Reseña: MYTHIC SUNSHIP.- “Changing Shapes” (Live at Roadburn)

78953228_1330819967079751_4976879876356177920_o

Registrado en tras su paso por la pasada edición del Festival de Roadbourn, “CHANGING SHAPES” recoge los más feroces y valientes momentos de unas actuaciones que pasarán a la historia. Tras la publicación de su anterior álbum “Another Shape of Psychedelic Music” en 2.018, donde la banda incorporó al saxofonista Søren SkovMYTHIC SUNSHIP se aventuraron en un territorio sonoro inexplorado, en algún lugar entre la psicodelia espacial y el free-jazz. Un sonido desafiante y profundamente cautivador.

“CHANGING SHAPES” es una continuación de esas ideas, no solo una presentación en vivo de material de su anterior álbum. Søren Skov se une a la banda nuevamente aquí mientras las cinco piezas se queman a través de un puñado de piezas largas frente a una audiencia extasiada. El álbum requiere una escucha inmersiva que no está al alcance de todos los oídos.  La experimentación y la espontaneidad de su ejecución nos lleva a una espiral de confusión libre en la que la narrativa psicodélica toma tintes incluso paranoicos. Si bien el origen del sonido reflejado es netamente lisérgico, los ritmos kraut y la ambientación espacial son el punto de partida, estos son traspasados por momentos Avant-garde aptos solo para grandes músicos. Un registro muy en la línea de El Paraiso Records, un sello siempre abierto a la vanguardia y a apuestas que se salen de lo convencional. Esta es una de ellas, y si pasas los primeros minutos extasiado, podrás llegar al nirvana que te proporciona el viaje de los daneses.   

Con Rasmus Christensen (bajo), Frederik Denning (batería) Emil Thorenfeldt (guitarra) y  Kasper Stougaard Andersen (guitarra) la inestimable compañía de Søren Skov y su diabólico y esquizoide sonido de saxo la creación de MYTHIC SUNSHIP no hace sino enriquecerse con este nuevo álbum.

Los casi once minutos de “Awakening” parten susurrantes y enigmáticos. Espacios drone de atmósfera espacial se ven violentados por ese saxo que surge elevándose cual flor entre los nitratos de una batería experimental y las evolutivas guitarras. Un génesis lento, que paulatinamente va volviéndose mas paranoide hasta llegar a aturdidores momentos de free-jazz vanguardista.   Con aturdidores y chirriantes momentos que una vez superados dan paso a un tránsito espacial comandado por una dupla de guitarras protectoras surcando misteriosos y enigmáticos espacios. Una odisea espacial que acaba atravesando zonas de turbulencias en las que el saxo aparece nuevamente para, con esa vocación de vanguardia traernos el desasosiego con el free-jazz y la experimentación que genera.

Con repetitivos acordes con un sonido hueco, “Elevation” con un carácter hipnótico se salpica con un sonido de saxo ahora mucho más acolchado.    Poco a poco, el confort inicial se va transformando a espacios de atormentada psicodelia violentada por los vientos jazz. Creando dos niveles sonoros en los que lo histriónico convive con lo gratificante va mutando su carácter a aturdidores momentos de tortuosa psicodelia que acaba precipitándose a una esquizoide bacanal sonora.  

Con un aspecto más reconocible, “Way ahead” soportado en una implacable y trepidante batería sirve de soporte a la lucha endiablada entre el saxo y las guitarras en las llanuras psicodélicas. Un tema que mantiene su punto de mira siempre alerta oscilando su intensidad con ondulantes subidas y bajadas en el torbellino sonoro para acabar muriendo a brazos de reconfortantes espacios lisérgicos.

“Olympia”, el tema más largo del álbum con sus once minutos, se refriega en aguas de una mántrica psicodelia de vocación kraut. Un tema luminoso y vivaz que se eleva con la fuerza imprimida por sus dos fantásticos guitarristas y esa endiablada base rítmica. Magnético e hipnótico el sonido del bajo nos aturde desde ese segundo plano que ocupa gracias al total protagonismo de las guitarras, que esta vez no retroceden ante el ímpetu del saxo. Todo un agujero negro de proporciones infinitas que nos envuelve impidiéndonos salir de su exuberancia instrumental.

“Ophidian Rising” ruge desde su inicio por la misma senda de los temas anteriores. Perturbador y turbulento, el tema sigue explorando los confines de la psicodelia de una forma poco vista hasta ahora. Un verdadero vendaval sonoro cae sobre nosotros sin remisión. Avant-garde en esta puro en la que la libre experimentación de ´cada músico acaba tejiendo una tela de araña sonora. Aparentemente sin sentido, y a pesar de que estamos ante una especie de jam, los daneses tienen claro su objetivo. Dejándose llevar por sus instintos mas primitivos, recuperan la cordura para ofrecernos una pisocelia de altos vuelos en los que el sonido jazzy del saxo ornamenta un tema de impostadas entrañas ortodoxas.

https://www.facebook.com/mythicsunship/

https://www.facebook.com/elparaisorecords/

https://www.facebook.com/elparaisorecords/

MOHAMA SAZ “Viva el rey”

a0960940161_16

“VIVA EL REY” es el tercer LP de MOHAMA SAZ, con un título suficientemente irónico como para librarse holgadamente de la mordaz ley mordaza. El universo de MOHAMA SAZ está en expansión como el Cosmos. Una singladura a través del mar Mediterráneo buscando sus influencias musicales, hasta llegar Turquía para sumergirse en aguas del Anatolian Rock, nublarse con los sonidos norteafricanos, y recorrer el folclore armenio empapándose de sus tradiciones. Retornando a sonidos kraut más propios de mediados de los setenta centro-europeos, para regresar de vuelta incorporando influencias flamencas y dar un tirabuzón con sones llegados de los Andes, no sin antes incluir vibraciones jazzísticas dentro de su propuesta progresiva. “VIVA EL REY” se convierte así, en todo un cajón de sastre donde caben todo tipo de reverberaciones, lo que le hace versátil, exótico y sabroso a la vez.   

Ahora, los madrileños, se convierten en quinteto tras la incorporación de Rubén a las percusiones.

Embriagando con aromas orientales “Los jinetes del destino”, los madrileños nos impregnan los sentidos con misteriosas fragancias a través de cantos arábigos e instrumentación tradicional. Envueltos en un manto psicodélico acordes de guitarra que bien pudiera haber firmado el mismísimo Erkin Koray, un gran trabajo compositivo en el que la percusión juega un papel fundamental.

Esa vocación oriental la encontramos también en “Esplendor de cristal” y “Erzeroumi shoror” en la que las melodías populares son todo un néctar sonoro. La primera nos presenta a la banda más inmersa en sonidos progresivos sin perder la esencia exótica, y con un ritmo hipnótico sobre acogedoras pasajes acolchados. Un confort que va evolucionando en cánticos espirituales absolutamente reparadores Un trance místico en el que los colores psicodelicos hacen acto de presencia para envolvernos con un magnetismo generado por los susurrantes pasajes vocales.

Como parte de una galaxia en crecimiento anárquico, cada canción del disco va en su propia dirección, y es por ello que se puede escuchar por primera vez en la banda ecos de ese “free jazz” aberrante de cuando los negros hicieron daño al poder, y también de otra cara de ese movimiento, el “spiritual jazz”, tan onírico, visionario y acuoso como la canción “Nenúfar”, con suaves melodías ensoñadoras.

Rompiendo su discurso oriental para dar vida a “Altiplano”, en el que traen la melancolía festiva de los andes bolivianos (recrean “Viday/Putucun”, tonadas populares andinas). Un discurso en el que siguen presentes las brisas mediterráneas y momentos en los que el bajo, el saxo y la percusión nos devuelven de ultramar.

Dentro de ésta variedad compositiva que encontramos en cada tema, probablemente “King’s safari” sea el corte en el que se refleja todo el valor de una banda como MOHAMA SAZ. Hipnotísmo kraut-rock desde la sección rítmica con un batería autómata y un bajo pulsante. Psicodelia narcotizante a través de unas guitarras que hablan desde sus cuerdas, momentos orientales con voces arábigas que se asoman a los oscilantes pasajes.

Temas como “Semana Santa” o “La marcha del Rey” reflejan el espíritu progresivo sin alejarse de los tonos orientales. Con momentos de free-jazz el primero y con quejios flamencos incorporados a los coros arábigos, en visionarias atmósferas construidas por una sutil instrumentación acercando su barco al sur de península para amarrarlo en algún puerto andalucí. 

El resultado hace que “VIVA EL REY” sea un disco con claroscuros, en el que las luces y las sombras van y vienen a merced de los vientos que soplan desde una vanguardista y atemporal apuesta compositiva.

MOHAMA SAZ se formó en julio de 2014 por Adrián Ceballos (Batería y voz; Melange, RIP KC, Novak, Javier Colis), Javier Alonso (Baglama Saz y voz; Novak, RIP KC, Richard Hell). Más tarde la formación se irá complementando con Arturo Pueyo (Clarinete y Saxo; Sur Quintet, Groovin’ Santa) y Sergio Ceballos (Bajo; RIP KC, Kropotkin Revival, Melange) y Rubén Mingo (percusión; Mopane y Sou Edipo).

http://www.mohamasaz.com/

https://www.facebook.com/sazmohama/

 

VESPERO.- “Hollow moon”

a2607467134_16

Un nuevo viaje sideral de la formación rusa VESPERO. En su sexto trabajo “HOLLOW MOON” continúan ofreciéndonos la versatilidad a la que nos tienen acostumbrados. En el disco no faltan a su habitual apuesta por la psicodelia, pero aquí, se inclinan más a espacios progresivos en los que el denominador común sigue siendo las atmósferas astrales. Dotando a su música de bastantes elementos electrónicos y sonidos étnicos. Una atmósfera siempre futurista con una profusión de cambios y elementos de distinta procedencia en una constante mutación sonora.  Rock espacial con matices progresivos y jazzisticos sin perder de vista la mirada psicodélica de la banda. 

Con atmosféricos e interestelares sonidos de sintetizadores la mirada sobre el horizonte lunar queda reflejada desde la lejanía en “Watching the moon”. Un dinámico tránsito en el que una batería de corte marcial rodeada de numerosos efectos abre un hueco a la guitarra generando una nueve de meteoritos. Una maraña sonora en la que todo parece difuso. “Flight of the lieutenant” acaba descendiendo a espacios ingravitatorios en los que la guitarra , con sus solos, se lleva el protagonismo. Espacial y futurista, la psicodelia está presente en unas notas que navegan entre una histriónica instrumentación que coquetea con momentos free-jazz en los que los sonidos de saxo hacen acto de presencia.

Si la voluptuosidad de alguno de los momentos de la banda puede parecer excesiva, los acordes acústicos de “Sublunarian” consiguen bajar el pistón de la intensidad acercándonos a espacios mucho más sinfónicos. Agradables sonidos de violines se van recostando poco a poco sobre territorios de fusión jazz consiguiendo una frescura a través de la guitarra hasta que nuevamente el saxo hace que la maquinaria se desboque alborotándose hacia esos momentos precedentes de free-jazz. Para recuperar la sutileza anterior a base de esparcir leves efectos espaciales.

Los elementos kraut electrónicos están presentes en “Moon-trovans”. Ocho minutos de repeticiones hipnóticas que vuelven a inclinarse hacia escenarios de fusión jazzística de tinte espacial.

Evocando entornos de naturaleza virgen, “Mare ingenii” con sus suaves pasajes nos transmiten ese confort usando nuevamente el saxo y los violines en un bello tema.

Mas enigmático, “Feast of selenites”, con sus once minutos en los que nuevamente la fusión jazzística, combinada con una difusa instrumentación y momentos de ampuloso rock progresivos, intercala una guitarra tan ácida como en sus anteriores discos. Los elementos étnicos son mucho más evidentes en este nuevo espacio interestelar que nos propone VESPERO. La combinación y giros que da el tema consigue una intensidad adornada con gotas lisérgicas en un mar de espacios orientales.

Siempre intensos, y versátiles, los rusos a través de efectos sostenidos en espacios enigmáticos consiguen reflejar una belleza bucólica en “Watershed point”. Nuevamente en el espacio exterior los violines y los omnipresentes sintetizadores nos relajan después de la intensidad precedente.

Usando nuevamente esos elementos étnicos tan presentes en “HOLLOW MOON”, “Tardigrada’s milk” refleja la ingravidez dese una mirada pausada con mucho acento sinfónico. Momentos de clasicismo aparecen con unos teclados y sintetizadores que colorean de efectos la aparente oscuridad en la que desarrolla el tema.

Con una mayor intensidad, “Space clipper’s wreckage” la experimentación psico-progresiva se ejecuta siguiendo lo ya visto desde sus comienzos.

VESPERO cierra el que es posiblemente su trabajo más experimental con la relajación y placidez que nos transmite la susurrante “Watching the earth rise”.

“HOLLOW MOON” está disponible via Tonzonen Records y en él han participado:

Ivan Fedotov (batería, percusión y efectos de percusión)
Arkady Fedotov (bajo sintetizadores, y efectos)s
Alexander Kuzovlev (guitarra y mandolina
Alexey Klabukov (teclados y sintetizadores)
Vitaly Borodin (violín y acordeón)
Pavel Alekseev (Saxo tenor)

https://www.facebook.com/Vesperomusic/

https://www.tonzonen.de/