Reseña: NIK TURNER.- “The Final Frontier”

a2685463431_10El miembro de HAWKWIND desde su formación hasta 1976 acaba de publicar el pasado 8 de marzo “THE FINAL FRONTIER”. Todo un viaje interestelar en el que las distorsiones y efectos nos trasladan a lejanas galaxias para acariciarnos con dulces melodías de vocación hipnótica en el que los drones y sintetizadores juegan un papel esencial. Evidentemente incorporando los instrumentos que aportó durante los primeros años en los que militó en el combo espacial. Sus flautas, saxos y violines hacen que regresemos a esos primeros momentos de gloria de su nave nodriza. Un Turner en plena forma por el que parecen no pasar los años, habitando en las mismas galaxias a las que nos llevó en su juventud, ahora, con una mirada más sosegada y serena. Inevitablemente siempre será una parte de HAWKWIND.

Distorsiones y efectos revoloteando por espacios insondables en “Out of control”, que contrastan con la psicodelia espacial en tonos sinfónicos de “Interstellar aliens”, en la que los violines nos mecen cual madre a su bebé dándonos toda su ternura. Un majestuosos corte que transita entre asteroides con estrellas fugaces atravesando el firmamento en un jardín del edén construido en alguna galaxia lejana.

La flauta y los violines conviven con los sintetizadores y sus efectos en “Back to the ship” un inquietante tema en el que una voz recitando asoma entre espacios de avant-garde en los que el jazz y el space-rock conviven junto a un saxo histriónico para acabar convirtiéndose en un tema de hard-psico-progresivo en pura línea HAWKWIND

Han pasado décadas desde los momentos de gloria de la banda británica, pero aquí Turner nos devuelve a aquel legado. Dulces momentos en los que las guitarras acústicas y los coros celestiales acompañados del violín en “Strange loop” aportan el lado folk sinfónico.

Hipnotismo drone sobre psicodelia con efectos fuzz en “Calling the egyptians” aportan el lado exótico sobre una estructura kraut. Una vocación hipnótica que vemos presente también en “Thunder rider”, un oscuro tema en el que las melodías vocales robotizadas se superponen al sinfonísmo instrumental con sonidos de saxo que son incrustados con maestría.

En las dos partes en las que está dividido “The final Frontier”, el versátil músico describe una gran vacío interplanetario a través de múltiples efectos, y un bajo magnetizante al que va incorporando elementos de saxo y flauta con gran sutileza, generando extraños pero reconfortantes pasajes sonoros.

“THE FINAL FRONTIER” es un trabajo que no defraudará a los seguidores de HAWKWIND ni a los amantes del rock espacial más lisérgico.

https://www.facebook.com/NikTurnermusic

Anuncios

Reseña: MOTE.- “Samsala LP”s

a2364022447_10Los australianos MOTE acaban de presentar su debut “SAMSALAS LP”, en el que el cuarteto compuesto por Ben Blakeney. Leigh Barker, Scotty Wilson y Luke Millar nos invitan a un viaje sideral en el que los drones y la psicodelia más profunda sustituyen a las resonancias pesadas. A través guitarras, pedales y sintetizadores la banda consigue crear temas llenos de magnetismos en los que los apacibles espacios sonoros trasladan al oyente a dimensiones desconocidas en las que la calma domina su surcos. Notas y acordes que flotan creando espacios de ingravidez para la relajación y la meditación. Uno de esos discos terapéuticos para sentarte en el sofá y dejarte llevar por su sonido. Toda una obra maestra del psycho-trance más relajante y curativo. Estamos ante un disco que transmite paz, y que supone todo un antídoto contra el estrés de estos tiempos frenéticos y convulsos que vivimos y que supone una oportunidad para tomarnos un respiro. Un viaje para el que no son necesario los psicotrópicos, pero que seguramente si lo acompañas de ellos, será mucho más intenso y placentero. De una u otra forma, sus pasajes están llenos de belleza.

Creando una atmósfera envolvente a base de drones “Awesome Wells” nos envuelve en un cálido manto de sonidos hipnóticos de entre los que salen notas de una atractiva guitarra.  Ensoñadores espacios que se van creando desde la quietud a lo largo de los nueve minutos de “Jolo”. Bellos acordes de guitarra en el marco un espacio de psicodelia atractiva y cautivadora cuyo hipnotismo con tinos orientales nos atrapa en su regazo. Guitarras superpuestas acompañadas con ritmos luminosos y gran hipnotismo espiritual.

Apacibles resonancias en las que los efectos de los pedales llenas de formas cambiantes los surcos del tema. Belleza extrema en un auténtico mantra sonoro.

Encontramos temas en los que la espiritualidad está presente como “Requiem for al” El hipnotismo drone susurrando y metiéndose en nuestra alma para generarnos el bienestar y la paz mientras un halo de efectos suaves y aterciopelados nos masajea dócilmente. Un corte en el que los australianos se dejan llevar por sus instintos. Dulce, tenue, espiritual, es uno de esos temas que te hacen sentir bien.

Bajo ritmos kraut “Adventure call” es un espacio en el que las guitarras y sus efectos se desarrollan con gran maestría. Oscilando cual pluma en un suave descenso mecida por una brisa hechizante. MOTE consigue crean un cuadro relajante lleno matices en sus formas.

Siguiendo la misma estela, pero ahora sobre espacios siderales, el viaje continúa en “Samalas”. El tema más largo del álbum con catorce minutos en los que la nave australiana aluniza lentamente con una estela de efectos tras de sí. Una lenta batería va ejerciendo de freno en ese descenso a tierra firme desde la inmensidad galáctica. Bajo tonos exóticos las guitarras transitan siguiendo la estela de bandas como Causa Sui alejándonos de lo terrenal trasladándonos a una nueva dimensión desconocida donde lo espiritual domina sus sonidos. Un gran trabajo de guitarra llena de efectos relajantes e hipnóticos a su vez. Retorciendo sus acordes encontramos los momentos más intensos en los que la pesadez de la psicodelia pesada hace acto de presencia de una forma espontánea, pero a su vez premeditada. Efectos y más efectos que nos envuelven en un manto que se vuelve momentáneamente inquietante para recuperar su verdadera vocación. Una lenta metamorfosis entre lo terrenal y lo espiritual en ese tránsito magnetizante.

Este tipo de sonidos ya lo hemos visto antes en otras bandas comprobando que no hacen falta las voces para lograr transmitir sensaciones. La música como terapia en espacios futuristas. El tema es todo un abanico de sensaciones con una ejecución sobresaliente con total libertad creativa.  

“Magnetis space” hace honor a su nombre. Un tema hipnótico y espacial dominado por ritmos kraut a los que se incorporan unas voces pseudo-doorsianas. Entre espacios indie y de neo-psicodelia, los sintetizadores y los efectos son ahora mucho más robóticos e intensos. En la parte final esta vocación se transmuta a momentos en los que las guitarras recuperan los dictado Causa Sui apagándose poco a poco.

El tema que cierra el álbum, “Hollow”, se mueve entre espacios psico-progresivos de vocación espacial con voces robóticas. Usando mucho más la electrónica y los drones para crear momentos mucho más industriales en una experimentación vanguardista que se aleja del sosiego del resto de temas. Las guitarras siguen apareciendo majestuosas entre la matemática vorágine rítmica.

https://www.facebook.com/motemelbourne/

Reseña: THE SPACIOUS MIND.- “The No. 4 Or 5 Gravy Band”

a2297745863_16

En activo desde principios de los noventa y con más de una decena de discos a sus espaldas la veterana formación psico-espacial del norte de Suecia,  THE SPACIOUS MIND publica via Essence Music su nuevo trabajo “THE Nº 4 Or 5 GRAVY BAND”. Siguiendo su tradición heredada del San Francisco de finales de los sesenta y con su particular apuesta por la psicodelia intimista llegada del auroras boreales ejecutan un álbum complejo. Tres largos temas que se desarrollan con la libertad de una jam. Interminables desarrollos de una guitarra magnetizante que parte desde la calma para transmitir ese relax. Pertubados a veces, no dudan en experimentar con sonidos más propios de postulados kraut, e incluso noise. Psicodelia que por momentos va unida a la esquizofrenia, para acabar en tranquilas atmósferas leberadoras de la mente. Todo un ejercicio de como se debe crear un espacio lisérgico sin ataduras de ningún tipo para expandir la creatividad y los sentidos.

“The cinamon tree” inicia su periplo con momentos practicamente minimalistas. Como si llegaran de universos alejados de los humanos, los suecos nos van describiendo con detalle su particular exploración de los espacios psicodélicos con un ejecución a cámara lenta. Una silencios batería y los efectos de una guitarras que miman cada uno de sus acordes van explorando, van explorando todo un mantra sonoro.Chamánicas acarician con magnetismo la sutil y lisérgica instrumentación. Con elementos kraut, construyen un tema volatil y profundo incidiendo en la creación de reparadores espacios intergalácticos, adormeciendo los sentidos, o más bien reactivándolos con un gratificante e hipnótico envoltorio lisérgico.

Acercandose más en su experimentación a resonancias noise, “You don’t it but you are”  con sus extrañas percusiones van creando eningmáticos entornos que poco a poco se van concretando en atmósferas espaciales en las que la banda crea inquietantes espacios que son presididos por narcóticos y aturdidores momentos que se escaban de la razón humana.

No estamos ante un trabajo de fácil digestión, pero si ante la libre creación de múscios sin complejos que no reniegan de su intención creativa. 

La paranoica apaertura de “Creekin’ at the goose”, nos corrobora que estos chicos no tienen complejos ni límites en su música. Una paranoia de efectos y distorisones genera la esquizofrenia del oyente en la larga introducción que poco a poco se va asentando en un nuevo trance hipnótico. Pasando de lo psicótico a lo psicodélico, los enigmáticos entornos que generan con su tema, trascienden en una espiritualidad mesiánica. Desde las calmados pasajes siderales que nos transmiten una calma meditativa, dan pávulo a lo psicótico a los largo de los casi veinte minutos que dura el corte. Una sobredosis de somníferos para calmar la enajenación producida por sus momentos mas experimentales. Las guitarras se transforman regresando de su locura para ensalblaar un tema aparentemente anárquico que poco a poco se va convirtiendo en un “todo” a pesar de sus multiples matices y estados de ánimo.

Seguramente estemos ante un trabajo solo apto para los fanáticos de la psicodelia más profunda y experimental.    

https://www.facebook.com/The-Spacious-Mind-517449475266642/

https://www.facebook.com/essence.music.label/

 

DOMOSHAWA.- “Fyra”

a0365211020_16

DOMBOSHAWA es el proyecto psicodélico personal del músico sueco Anders Broström. Tras la separación de ha banda de hard rock psicodélico AMAXA. Anders construyó un estudio en Hägersten y empezó a grabar con drones, con el objetivo de hacer música psicodélica. El nombre de la banda proviene de una mágica montaña ubicada en Zinbawe.

Esa magia queda reflejada en los cuatro temas del disco. Un paseo intergaláctico en espacios situados a años luz de la tierra en una exploración a lo desconocido a través de rock espacial. Tocando todos los instrumentos, la travesía futurista de tintes lisérgicos está servida.

Así, “Light seed” nos inicia en ese viaje ingravitatorio sobre un mar de calmados efectos drone. Insondables espacios en los que las guitarras conviven con sintetizadores, mientras las supernovas pasan ante nuestros ojos. Una mirada sosegada con un magnetismo narcótico y sereno. Como si la música se pusiera al servicio de la ciencia ficción sumida en un trance psicotrópico. Casi veinte minutos para degustar con toda la calma del mundo.

Los fríos y oscuros inviernos suecos son el espacio ideal para este tipo de introspección musical.  Tras el viaje del tema anterior, “Underling Omgivning”, aterriza en tierra firme en enigmáticos y oscuros espacios en los que la nave espacial sueca baja las revoluciones más si cabe. Efectos y acordes de sutileza extrema siguen explorando esos insondables espacios.

Seguramente en estos momentos de audición del disco tu cuerpo y tu mente estén en completo estado de relajación.

A continuación, los drones hipnóticos invaden los surcos de “Chibuku”.  Un aura mántrica que nos envuelve como si estuviéramos atrapados por una extraña fuerza desconocida en un agujero negro. Atrayente y purificadora la música libera nuestra mente proporcionándonos un absoluto confort. Todo un vacío estimulante y redentor que poco a poco parece conluir para reiniciar el viaje en busca de nuevos horizontes guiados por los persistentes drones. Delicados y atrayentes acordes de guitarra con efectos revoloteando pasan de la seducción al aturdimiento.

Evidentemente una apuesta así requiere de largos desarrollos, como es el caso de “Eltorps garaje”. Gravitando con lentitud, como pequeños puntos de luz, los sutiles acordes de la guitarra aparecen entre las nebulosas galácticas. Una música que describe el silencio infinito del universo en una auténtica paradoja creativa de muchos kilates.

Quizás estos viajes los hayamos ya vivido, pero ciertamente, “FYRE” puede tener su sitio en la constelación de los mejores momentos del rock espacial.

https://www.facebook.com/Domboshawa-1008104495934990/

 

BLACK HEART DEATH CULT.- Black heart death cult LP”

a0687448233_16Otros representantes salidos de la prolífica escena psicodélica australiana que se visten de largo para presentarnos su primer LP. Las buenas sensaciones percibidas en su EP “BLACK RAINBOW”, hace año y medio  quedan confirmadas con este álbum publicado por Oak Island Records. Nueve temas envolventes que ejercen de verdadero mantra psicodélico embutido en un caleidoscopio  narcótico en el que las vibraciones más coloridas de los sesenta están presentes. Los momentos drone se visten con ropajes llenos de melancolía entre agradables y lánguidas brisas aterciopeladas.

Los sonidos propios de la neo-psicodelia aparecen de manifiesto en “Setting sun”. Una vocación hipnótica como una supernova llena de efectos y voces indie con vestigios sesenteros. Bajo una envolvente atmósfera los australianos nos deleitan con algún viento oriental de las manos del sonido del sitar.

Las vibraciones psicodélicas de los años sesenta están muy presente en los temas del álbum . Con ésta premisa, “She’s believer” cabalga entre la década prodigiosa y los noventa sobre un corcel de espesa instrumentación. Los tonos lánguidos de las voces contrastan con una difusa instrumentación en forma de espiral envolvente. Un contraste efectivo de buena digestión.

Si la apuesta del quinteto por este tipo de reverberaciones está clara, ésto no es un obstáculo para que exploren territorios cercanos al post-rock en “Black Rainbow”, alejándose de alguna manera de su principal propósito, al igual que en “The magic lamp”, donde los tonos acústicos con aires folk nos transmiten calma gracias a la brisa oriental que nos proporciona el sonido del sitar.

El sonido de BLACK HEART DEATH CULT puede estar inspirado, o al menos asimilarse al de THE BLACK ANGELS. Un cóctel en el que la suave ambientación indie se conjuga con agujeros negros difusos y envolventes. Una nebulosas aturdidoras y a su vez, magnetizantes. Como podemos comprobar en “Aloha from hell” o “Rainbow machine”. Éste último más sinfónico, e introduciendo efectos de corte pseudo-espacial que nos trasladan a un mundo futurista. Una frialdad en la que coros celestiales se vislumbran entre la brumosa instrumentación.

“Davidian dream bean” incide en el magnetismo hipnótico entre las lánguidas voces. Una triada pop, psych y kraut hace que sus perturbadores efectos nos castiguen neuronalmente mientras los acolchados registros vocales sirven de bálsamo a dicho aturdimiento. Lo destacable es la habilidad para conjugar estas sensaciones que posee el sexteto.

La amalgama de sensaciones nos invita a tántricos momentos en “Seven Gods”. Elementos folk se incrustan en el aire lisérgico que nos hace respirar el tema. Los drones futuristas generan fríos espacios sonoros en atmósferas en las que resulta difícil respirar, pero que finalmente consiguen que no acabemos ahogados en ellas. 

https://www.facebook.com/theblackheartdeathcult/

https://www.facebook.com/oakislandrecords/

TIMESTONE.-“Unspoken”

a4108459208_10

Vibraciones masivas de psicodelia, stoner de tintes progresivos y buenas dosis doom nos llegan desde Austria de la mano de TIMESTONE. Casi cinco años después de que publicaran su Ep, presentan UNSPOKEN. Con una mayor contundencia, pero sin perder aquella vocación lisérgica que apuntaban en su debut. Sonidos en los que el fuzz está muy presente en las espirales stoner del trío. Todo ello sin renunciar a la elegancia de momentos atmosféricos en los que la banda nos ofrece relajados pasajes que se acercan a la frontera del post-rock por el camino de la psicodelia drone. Un apetecible viaje en el que no faltan resonancias setenteras entre las nebulosas psicotrópicas a las que nos invitan descubrir con éste álbum.

“Hangman’s valley”, abre el trabajo sobre pesados riffs toner que se camuflan en un traje de psicodelia pesada. Desgarrados registros vocales rescatados de los noventa acompañan el torbellino sónico del trío. Solo ácidos deslumbran entre la contundencia de unos riffs que flirtean con el doom. Un tira y afloja entre la acidez y la pesadez que acaba resolviéndose con fuzz oscilante que conjuga ambos elementos.       

El lado más sosegado hace acto de presencia en “Unspoken”. A través de momentos drone, la psicodelia más sosegada coquetea con resonancias post-rock, en las que el bajo narcótico y los atractivos pasajes de guitarra crean un tapiz multicolor. un desdoblamiento de acordes con una ornamentación que va adquiriendo consistencia. después de haber escuchado “Hangman’s valley”, parece que estamos ante otra banda distinta. Nada que ver con el tema que le precede, hasta la parte final en la que los riffs se robustecen para reposar en momentos de psicodelia pesada.  Algunos pasajes hipnóticos de cobertura espacial en la que los efectos revolotean sobre las armonías.

Un corte reivindicativo con mucho trasfondo social nos sorprende con su cálidas voces, sobre unos bellos y sosegados acordes en “All wrong”. Rabia vocal que trasmite estados de ánimo que van cambiando con una soberbia instrumentación. Retomando momentos más densos la melodía no desaparece en un tema bien estructurado y que intenta ofrecer la visión de TIMESTONE ante la situación socio-política actual. Un gran trabajo de Chewie, su guitarrista y cantante, logrando transmitir todo el trasfondo del tema.

Llegados a este punto, de versatilidad, los austriacos retoman momentos heredados de los setenta. “The mirror”, utiliza distintos elementos entre los que está el hard, el blues, la psicodelia. Registros vocales cercanos al Jim Morrison más chamánico muestran toda la garra de un tema con un pesado ritmo que acaba enredándose en unos riffs que se inclinan a momentos doom, para sorprendernos con un giro inesperado, o no tanto, a desarrollos de psicodelia narcotizante. Profundos y desgarradores momentos que se precipitan en un torrente sonoro de gran caudal.

En otro paseo por apacibles espacios drone, “Phonophobia”, vuelve a rescatarnos los momentos más lisergicos y adormecedores de TIMESTONE. Bellos e hipnotizantes momentos en los que la guitarra describe la belleza bajo la imperturbable mirada del bajo de Felix y la cadente batería de Thomas. un nuevo tema que vuelve a engordar su ritmo sobre misteriosos espacios de psicodelia elegante y perturbadora. Momentos en los que las notas de la guitarra enajenan nuestra mente sobre riffs que se transmutan al doom.

Densos pasajes cercanos al doom aparecen en “Abaddon”. El sucesor de Lucifer aparece con cara amable envuelto en efectos psicodélicos que se suceden en el misterioso entorno en el que se describe en el tema. Una instrumentación fluctuante describe la transformación agrandándose y volviéndose más pesada. Alguna voz gutural pone la nota grandilocuente y terrorífica mientras la banda arremete con riffs de psicodelia pesada creando una oscuridad en su descenso a los abismos.   

https://www.facebook.com/timestoneband/

JAKOB SKOTT.- “Instrumentality”

 

El batería de CAUSA SUIJakob Skøtt desata con “INSTRUMENTALITY” su visión más personal e introspectiva hasta la fecha. Una experimentación en la que los componentes de su fórmula son los sintetizadores, y la baterías con altas dosis de efectos, todo ello, bajo intensos e hipnóticos ritmos vanguardistas que se encuadran dentro de su madurez musical.

Una espiral de efectos con tonos espaciales y momentos de gran paranoia, siempre custodiados con solventes y narcóticos ritmos. siempre repetitivos, pero en constante movimiento. Desde los micro movimientos en los polirritmos con inmersiones hasta las profundidades de los nervios astillados, reconectándose con su flujo natural. A veces perdido pero siempre lleno de experimentación.

Así, “The dura plane”, con una incisiva sección de batería y efectos sobrevolando, atraviesa la estratosfera con estructuras repetitivas que inciden en el oyente. Las plomizas vibraciones del tema son complementadas con una temática sideral.

Surcos profundos que por otro lado se reducen a lo minimalista. Si algo tiene esta trabajo es la persistencia de los efectos y lo grandioso de los poderosos ritmos de percusión. 

En “Second foundation” los elevados efectos no quietan la mirada a los contundentes ritmos de la batería de Jakob. Un a ida y vuelta constante en óvalo oscilante. La sombra futurista pseudo-espacial persiste Una maraña sonora incisiva y profunda. Una espiral de la que logra salir disminuyendo la intensidad con ingravitarios momentos drone marcados por los sintetizadores. 

Estados de alteración son descritos en “Altered state”. Como su propio nombre indica. El conjunto del tema relata ese estado con inquietantes y paranoides ritmos machacones. Una, perturbación del estado de ánimo en el que la melodía desaparece parta conseguir describir esa disposición. 

Sobre terrenos más psicodélicos, “Purple visage”, en atmósferas más pausadas se aleja de alguna manera del histrionismo. La ambientación espacial  viene marcada por estalas de polvo sideral de tintes futuristas.

Sobre extraños efectos con la batería como protagonista, “Tapping the source with the lords instrumentality”, los sonidos kraut repetitivos continuan en esa apuesta por atmósferas futuristas interplanetarias con surcos profundos e intensos. Unos fangosos sintetizadores que miran hacia el interior y que crean un conjunto absolutamente experimental.

https://www.facebook.com/elparaisorecords/

l