WHITE COVEN.- “Overseas”

a3003327969_16

Entre tantos y tantos discos que uno descubre prácticamente a diario, a veces te encuentras con grandes sorpresas que hacen que todo el trabajo empleado en esto merezca la pena. Ese no el caso de los zaragozanos WHITE COVEN y su último disco “OVERSEAS”.

Aquí tenía muchas esperanzas puestas desde que publicaron su DEMO en 2.015, y esas esperanzas no se han visto defraudadas.  Demasiado tiempo ha pasado, pero la espera ha merecido completamente la pena. Ya solo viendo esa maravillosa portada evocadora tantas otras portadas de bandas que vivieron del verano del amor, el envoltorio es todo un presagio del contenido.

Publicado por Surnia Records, “OVERSEAS” es un versátil disco que parte del rock clásico de siempre, teniendo en WHITE COVEN una esperanza de continuidad.

Demostrando que no  son necesarios los artificios para construir un gran álbum. Basta con hacerlo con honestidad y maestría, desde la sencillez, y dejando que todo fluya, el resultado es un disco lleno de frescura.

Un flujo que navega desde el hard-rock de tintes retro, el blues, la psicodelia, el rock sureño, los sonidos progresivos, y hasta alguna incursión en territorios latinos tal y como los transitaba Santana.

“Woman” se desarrolla por estructuras de blues-rock y hard setentero, en las que se incrustan con sutileza algún riffs sureño, así como aromas de sonidos west-coast. El resto lo pone el pegadizo estribillo, y ese órgano subyacente de Josete.

Las voces de Sara tienen una especial importancia en gran parte de unos temas retroceden en el tiempo a reverberaciones de los grandes dinosaurios del rock setentero; todo un pilar en la banda. En “Brief old tale” los riffs retros, en los que los efectos fuzz destacan sobre un tema en el que las guitarras se desdoblan en solventes solos y una voz que transmite fuerza de blues y soul. Modulando con maestría esos registros el resultado es un ondulante corte que no permitirá que tus extremidades permanezcan en reposo.

WHITE COVEN no escapan a las incursiones en terrenos de rock progresivo como queda de manifiesto en “Moonroom”. La dulzura vocal da paso a calmados pasajes en los que el bucolismo y las fragancias florales campestres se exploran en medios tiempos con unos notables registros de guitarra. El lado más aterciopelado de la banda se manifiesta en este tema.

Cuando al principio hablaba de la versatilidad, “Farewell”, podría ser uno de los ejemplos que confirman mi afirmación. El country-rock sobre acústicos acordes rebosa en un tema grabado en vivo con un ambiente con sombreros vaqueros y botas camperas. Los teclados y la guitarra eléctrica lo convierten en más sureño, alejándose de los estándares del country.

Si existe un instrumento que hace que un tema toma matices vintage, ese es el órgano. Sobre ese lienzo, “The razorback” con ausencia de voces, la banda construye otro corte dinámico en el que la milimétrica batería y la dualidad de guitarra y órgano nos acerca a territorios dominados por Deep Purple hace décadas.

Nuevamente aparece el blues y mucho soul “Your time is over”. En esta ocasión, añadiendo unos coros góspel, el órgano y ritmos en vena Santana, con matices de blues de hard rock, WHITE COVEN construyen un corte con evidente acento latin-rock.

Las calmadas atmósferas descritas por los desarrollos de hard psico-progresivo de “Sedative”, son aderezadas con sustancias psicodelicas y una voz que ahora se acerca a los registros blues-soul de Maggie Bell, o Janis Joplin, derrochando magia y misterio. Una inquietud que es contrarrestada por la voz, tornándose dulce. el órgano en segundo plano colorea de ocre el tema entre riffs ácidos de guitarra. Unos pasajes que ondulan en espacios en los que la oscuridad aparente es neutralizada con bellas melodías sin faltar a la fuerza y garra de su vocalista.

El heavy-blues, y el hard rock más tenso se funden en “Coven”. Garra y fuerza en los momentos más densos y pesados de “OVERSEAS”. Nuevamente los solos ácidos recrean un aquelarre de tono ocultista, sobre ritmos arenosos.

Suaves acordes de psicodelia susurrante encontramos en “Overseas”, el tema que da título al disco. donde la calma y el sosiego se transmutan a espacios sinfónicos.

WHITE COVEN son: Sara Lapiedra (voces) Mario Gutierrez (guitarra rítmica y solista) Juan Cervera (guitarra rítmica y solista, voces de acompañamiento) R. David Bueicheku (guitarra rítmica y solista, coros y voces) Carlos Viejo (bajo) Daniel Penón (batería y percusión) y Josete Meléndez (órgano, teclados, piano)

https://www.facebook.com/WhiteCoven

https://www.facebook.com/surniarecords/

Anuncios

JAIL JOB EVE.- “The mission”

51fdxz38fzl-_ss500

La formación alemana JAIL JOB EVE publica “THE MISSION”, su álbum debut el próximo 28 de septimebre su debut via MIG Music.

Sobre esquemas de rock clásico, lo primero que nos llama la atención son las voces de Victoria Semel. Unos registros vocales que colorean composiciones rock en las que un órgano retro pone el punto vintage en cortes como “Back in the game” o “Nothing to lose”. Potente y efectivo, el primero de ellos, contiene todo el dinamismo conjugado con clase y estilo.

Si hablamos de temas con corte de rock clásico, no debemos olvidar que los genes de la banda nacen del blues. Esto se evidencia en la fuerza que la voz imprime a “Dangerous eyes”, en el que, a paso lento, el corte va incrementando su dinamismo según va avanzando sobre esquemas llegados de los setenta, encontrando efectivos riffs de guitarra en su interior. los estribillos y coros dotan de coloridos a “THE MISSION”, bien sea en sus momentos más soul, o en los más cálidos. 

La sugerente voz que aparece en una composición de tonos oscuros como “Closer to the rain”, nos da muestra de que no estamos ante una banda encasillada en un único estilo. Psicodelia con luz tenue en la que la luz la pone una cálida y sensual voz en todo un derroche vocal.

Conversaciones entre voces y guitarra con la mirada atenta de un bajo firme encontramos en otro corte de tonos retro como “Nothing to lose”. Uno de los más destacados del disco. Por momento recordándonos a BLUES PILLS,  la energía se tiñe de soul, de rock o de blues en una pista dinámica y enérgica en la que el órgano tiene sus momentos de gloria. Un tema completo y compacto.

“The mission”, se nos muestra como otro ejercicio de retro rock en el que el órgano de Jens Niemann tiene mucho protagonismo. Atmósferas coloridas que van tornándose a los dictados de la potente voz de Victoria. Un ritmo repetitivo hace el resto.

Tim Beckers introduce con su bajo pasajes que nos recuerdan por momentos a SADE, la elegancia en forma de pseudo-balada en la que el lado soul está más presente, lo que no evita unos buenos riffs combinados con los teclados poniendo el acento más lisérgico. 

Esta formula se repite en el resto de los temas, dulzura, rock clásico, suavidad que llega a acercarse a territorios pop-rock, o más nitidamente a soft-rock setentero en el que algún vestigio de Steve Nicks aparece (“Place to be”) con una instrumentación sólida pero amable a su vez. rock de siempre con aroma soul y blues bien custodiado por una ejecución que tiene su garra.

Un prometedor debut tras dos años escribiendo los temas y enyasandolos así como ejecutándolos en directo hasta llegar el pasado otoño a Horus Studio, en Hanover, el estudio fundado por el miembro de la banda germana Eloy, Frank Bornemann, con un resultado enérgico y con mucho groovy soul-blues, así como explosivos temas, lo que nos obliga a estar atentos a su evolución.  

 

https://www.facebook.com/JailJobEve/

https://www.facebook.com/migmusic.de/

 

BRANT BJORK.- “Mankind woman”

a2386172771_10

El nuevo disco de BRANT BJORK se publica el próximo 14 de septiembre via Heavy Psych Sounds.

El hijo del desierto escapa de las entrañas de los sonidos arenosos para volar libremente en la construcción “MANKIND WOMAN”: Consiguiendo crear lo que puede ser un clásico contemporáneo. Utilizando elementos blues, funkies y especialmente las raíces del swamp-rock, procede a  empaquetárlos con un envoltorio de rock clásico, consiguiendo una fusión sonora en algún lugar entre Cream y Tony Joe White en versión siglo XXI. Una ceremonia de vudú en la que espíritu de Hendrix regresa hechizándonos con un brebaje sonoro que no supone un ejercicio de nostalgia, sino que se inspira en la época dorada del rock sin la intención de imitarla, sin tratar de forzar un sonido retro.

El hard-rock a la vieja usanza con tonos y voces que recuerdan a los clásicos americanos de la decada de los setenta, “Chocolatize” se presenta lleno de color y groovy que atufa a Jimi Hendrix.

“Lazy Wizard” bien podría ser una fusión de CREAM con los momentos más brillantes del swamp-rock. Los efluvios de los pantanos se mascan en el ambiente.

La ceremonía del vudú se inica en “Pisces”, con una voces que recuerdan al gran Tony Joe White o cualquiera de sus coetáneos para convertirla en un ritual.

El funk de corte hendrixiano de “Mandkind woman”, despide calor y magia negra. Rezumando borboteantes riffs fuzz, se convierte en un brebaje hechizante.  

Los efluvios pantanosos se fusionan con una psicodelia ácida coloreada de guitarra fuzz, y mucho groovy vocal. “Swagger & Sway” huele a cabaña al pie del pantano. Humedad y calor sudorodoso.

Tomando elementos del soul y funky, “Somebody” se muestra intrigante, difuso, borroso, en sus formas, pero no en su fondo. Sepenteando sensualmente, consigue seducirnos en sus entrañas.

Si BRANT BJORK surguió como un brioso cactus del desierto, sus genes aparecen en “Pretty Hairy”, probablemente el corte más arenoso de “MANKIND WOMAN” sin renunciar a su nueva apuesta musical.

“Brand new old times”, se sumerge definitivamente en sonidos swamp, como lo hiciera  Eric Clapton en su etapa americana. Cautivado por aquellas resonancias que tenían un toque negroide que manaba del sur.

Centrándose en las sensibilidades personales, las hipocresías de la élite, el racismo, el sexismo y la lucha diaria para encontrar la paz, el amor y la comprensión en la sociedad estadounidense de hoy,1968″ supone un cierto homenaje a la resca del verano del amor.

El album lo cierra “Nation of indica”, donde los desgarros vocales a modo de plegaria ritual como en su día hacía Arthur Brown, conforman todo aquelarre. Una sesión de exorcismo aterrador y a su vez, liberador. Bajo inquientantes distorsiones humeantes BRANT logra un tema incendiario.

https://heavypsychsoundsrecords.bandcamp.com/album/brant-bjork-mankind-woman-presale

https://www.facebook.com/BrantBjorkOfficial/

https://www.facebook.com/HEAVYPSYCHSOUNDS/

 

 

 

 

 

 

 

THE VINTAGE CARAVAN.-“Gateways”

34792138_1834295099955746_274648388186669056_n

Nada más escuchar las primeras notas del nuevo álbum de THE VINTAGE CARAVAN, se advierte que los islandeses han vuelto a sus orígenes tras el endurecimiento de  en su anterior disco “ARRIVAL”. En el momento de su salida parecía haber influido su fichaje por un sello como Nuclear Blast, dando un cierto giro a sonidos más pesados, pero en “GATEWAYS” nos hacen desechar esa teoría.

Mucho más protagonismo a las melodías sin que esto suponga una pérdida de energía. Basando su sonido en el hard-rock setenteros, la banda transita con soltura por escenarios de rock clásico. Los coros y estribillos ayudan a esta concepción resultona en sus temas. Potentes riffs de hard con tonos melódicos se van combinando con temas llenos de fuerza como “The way”. Una frescura compositiva que parece salirles del alma, como diciendo, “¡estos somos nosotros!.  Ritmos infernales de su batería y ese bajo denso se salpican de armonías cercanas a los cánones del hard-progresivo. si algo por lo que felicitarles, es por su buen hacer en esa combinación de sonidos añejos, con su propia puesta en escena contemporánea. Riffs que caminan por territorios más cercanos al stoner o al mísmísimo proto-metal, se combinan con ensoñadoras melodías. “Reflections” o “Reset” son claro ejemplo de ello. Tapando la pesadez con bellas melodías y las melodías con la pesadez consiguen un resultado brillante. 

En ocasiones partiendo de bellos acordes acústicos llenos de romanticismo, que es coloreado con notables momentos sinfónicos que nos recuerdan a Wishbone Ash “On the run” o la impresionante “Nebula”. Una pista en la que registros que por momentos evocan a Jethro Tull o Rush, consiguen que no podamos diferenciar si se trata de un tema contemporáneo o un corte de cualquier banda progresiva de la década de los setenta. El resultado es una atemporalidad de su música.

“GATEWAY” no está exento de riffs difusos, con densas atmósferas humeantes exploradas por voces que recuerdan a Ian Anderson o a Mick Abrahams, así como cortes con groovy blues-rock herederos de FREE como “All this time”, o “Set your sights”, donde las guitarras se desangran para ofrecernos lo mejor de si mismas. Una sangría salvaje y divertida a la vez, a la que no es posible poner ningún reparo.

Y si de lo que se trata es de versatilidad, ¿Por Qué no incluir temas más melódicos, como “Tune out”? Sobre tiempos medios construyen otro corte de rock clásico, en esta ocasión volviendo a usar el sentimiento romántico con agradables y estéticos acordes retro.  

Para el final del disco dejan un tema que me sorprendió nada más escuchar las primeras notas. La inclusión de una versión de “The Chain”, tema de los británicos FLEETWOOD MAC pone la guinda a un enorme trabajo. A veces no hay que ir más allá, la respuesta puede estar en homenajear a una gran banda. No solo de riffs pesado vive la escena alternativa, a veces es una magnífico ejercicio rescatar otros registros más sutiles, y eso no quiere decir que la energía se evapore, y esta versión es prueba de ello. 

Más que notable, la tercera entrega de THE VINTAGE CARAVAN, en mi modesta opinión es una especie de vuelta a los orígenes, tras haber experimentado sonidos más pesados, que en el fondo no cuadraban del todo con su filosofía. Su cuarto disco me dará la razón, o no, ¿quién sabe?, pero hasta que eso llegue, todavía podemos disfrutar de muy buenas escuchas de “GATEWAYS”, empapándonos de sus melodías o zambuyendonos en sus vibrantes riffs. 

 

https://www.facebook.com/vintagecaravan/

http://www.thevintagecaravan.eu/

https://www.facebook.com/nuclearblasteurope/

http://www.nuclearblast.de/

THE CHURCH OF THE COSMIC SKULL.- “Science fiction”

a0093294569_10

“SCIENCE FICTION”, el segundo trabajo de la formación británica THE CHURCH OF THE COSMIC SKULL supone una auténtica inmersión en ecos de los setenta a través de armonías vocales, coros y desarrollos de órgano que navegan en un universo de pop-rock progresivo.

Alejados de los cánones del stoner, (muchos puristas se sentirán defraudados en una primera escucha) efectúan una regresión que sorprenderá a más de uno.

El rock más clásico está presente en la mayoría de los temas. Sutiles solos de guitarra asoman entre la espesura de un órgano envolvente y unas voces angelicales. Esto no quiere decir que la música no tenga fuerza, la tiene. Si bien los temas se inclinan hacia la ternura y de alguna forma, hacia las baladas, entre sus surcos se vislumbra una energía posotiva contagiosa. 

Recuperan momentos evocadores de operas rock, como  JESUCRISTO SUPERSTAR, no en vano estamos ante LA IGLESIA DEL CRÁNEO CÓSMICO, y ellos pertenecen a su propia hermandad.

La combinación de sugerentes y dulces voces femeninas es combinada con registros vocales masculinos con una efectividad poco vista en la escena. Si, suenan retro, pero suenan bien. 

Con momentos que nos recuerdan a THIN LIZZY, como “Cold sweet”, la banda no necesita acelerarse para resultar dinámica.

Uso constante de medios tiempos, ecos de la E.L.O., pinceladas lisérgicas, momentos pastorales, dulcura y armonía generadora de paz. Algo que a veces necesitamos, un registro estructurado pero a su vez, desenfadado. 

Si quieres unirte a la hermandad, “SCIENCE FICTION” es una buena puerta de entrada para tu bautismo.

https://www.facebook.com/churchofthecosmicskull

SVVAMP.- “SVVAMP 2”

a1368991187_16

Muchas expectativas teníamos ante el nuevo trabajo del trio sueco SVVAMP, y las mismas se han visto recompensadas con éste “SVVAMP 2”, disponible en RidingEasy Records a partir del 8 de junio y desde ya en la página de bandcamp de la banda.

El prolífico e inagotable manatial sueco sigue haciendo que broten buenas bandas que ejecutan un rock sin complejos. En la escena hay muchas bandas que siguen la ola retro-rock, y otras, que simplemente dejan fluir su música y el resultado son discos como éste. Rock, blues, swamp, ecos sureños, acidez, en un trabajo que emociona y cautiva desde la primera escucha.

Estamos ante uno de los discos más brillantes de lo que va de año, y eso que la cosecha de 2.018 está siendo muy fructífera. 

El disco se abre con una breve intro acústica para sin continuación ejecutar “Queen”, un corte en el que los ecos de Led Zeppelin son más que palpables. Ritmos sin estridenciencias con regusto blusero construidos a través de unos riffs efectivos y con voces con mucho groovy. Unos punteos de guitara arropados por una base rítmica efectiva envolvente  llenando reconfortantes atmósferas humeantes.

“The well”, un corte más relajado, incide en un blues psicodélico, en la más pura linea FREE. El trio se muestra elegante y profundo. Sentimiento puro que logran transmitir con facilidad. Un tema en el que los medios tiempos no necesitan de más artificios.

A modo de balada “Sunshine street” sigue un camino parecido, inclinándose hacia entornos más rurales, con un bajo pendulante, sin prisas, SVVAMP nos va describiendo reconfortantes entornos. La música sale de Suecia, pero quien no diría que estamos en territorios sureños, con guitarras que evocan el sonido de Allman Bross. en una composición suave y profunda.  Un tema lleno de luz.

Manteniendo esa estética sureña, “How Sweet It Would Be” sigue una linea inspirada en Canned Heat, un blues con tonos boogie, y campiñas a nuestro alrededor creando un clima floral de buen rollo.

El blues rock más ácido está presente en “Hillside”. De nuevo bajo el aura de FREE, estamos ante un corte más profundo, las guitarras se afilan y el ritmo sube un nivel su intensidad mostrándose con gran dinamismo.

En una linea similar “Surrender”, intoxica los sentidos con una voz aterciopelada bajo una estética más psicodélica en la que los efectos y distorsiones colorean el blues en una combinación de ritmo glamuroso y fluidos lisérgicos.

Definitivamente el aura de Paul Rodgers y el espíritu de Paul Kossof han poseído a los suecos. La frescura de sus temas contrasta con el toque ácido que tienen cortes como “Out of line”. impregnado de buenos momentos de guitarra con un bajo majestuosos custodiando en segundo plano el tema.

SVVAMP retoma momentos acústicos en entornos rurales llenos de sensualidad. “Blues inside” nos susurra con húmedos pasajes colmados de ternura con la única herramienta de la guitarra sin electricidad. 

Con mucha más energía, “Alligator” nos traslada a territorios pantanosos, en los que se presta menos atención a las voces, para desarrollar un tema de swamp-rock en el que la tensión la aporta una armónica que se combina con la contundente base rítmica. Un corte chamánico que nos incita a la diversión  en un hechizo más propio de entornos fangosos y calurosos. 

https://www.facebook.com/svvampband/

https://www.facebook.com/ridingeasyrecords/

http://ridingeasyrecords.com/

 

RRRAGS.- “Rrrags”

a2492013876_16

Banda belga compuesta por Ron van Herpen (guitarra) Rob Martin (voces y batería) y  Rob Zim (bajo). El registro fue grabado por Danny Gras en Kift estudio y por Marcel VdVdV en Torture Garden Studio.

Un debut con una madurez sorprendente para una banda que lleva solo ocho meses junta.

“Bones” abre con un blues-rock viril y enérgico. Con ambientación sureña y unas voces con regusto soul con un gancho suficiente para que despierte nuestra curiosidad que nos depararán los siguientes temas.

Con una cadencia ajustada y ese feeling setentero “Rag Machine”, da muestra de los registros ciertamente soul de Rob Martin. Ecos de FREE o de BAD COMPANY se vislumbran en sus surcos sobre unos pasajes de jam psicodélica en los que la línea de bajo con regusto sureño de Rob brillan con luz propia. 

A estas alturas, y con solo dos temas, nos percatamos de que estamos ante una sólida formación. Los riffs iniciales de “Silence is deafening“,  y esa incesante batería dan paso a un túnel de atmósferas lisérgicas. Bajo ese rítmo frenético que Rob imprime, los  punteos redoblados hacen que el tema no decaiga en oscuro.

Como si de una revisión post-CACTUS se tratara, la voces corales, con ese aura ligeramente lisérgica, hacen de “On with the journey” un tema fresco como una lechuga, cadente. La banda parece amenicaricarse en su sonido más aún.

Una pseudo-balada aludinógena con tintes más comerciales y presidida por una linea de bajo ácido misterioso. “Faraway faces” sirve de lucimiento vocal a Rob Martin, mostrando todo sus potencial en registros blue-soul llenos de calidez, ambientados en una psicodelia profunda.  

Toda la instrumentación se complementa a la percepción con las voces en unos temas perfectamente acoplados. Es sorprendente ese buen hacer en una banda novel que ya demostró su potencial en el pasado Roadburn Festival. Por algo será….

“Galaxy’s hygiene” cierra este brillante debut con atmósfera espaciales, lo cual demuestra la versatilidad de los belgas. Unos constantes desarrolllos de guitarra y una batería irreductible hacen que la banda se pierda en una auténtica jam-espacial en la que los efluvios psicotrópicos envuelven el ambiente dejándonos expectantes. Todo un viaje vibrante a lo largo de diez minutos en los que RRRAGS prescinde de las voces, usando solo una alocución final que le impreme más caracter intergaláctico al tema.

 

 

https://www.facebook.com/rrragspower/