RECOMENDACIONES DE LA SEMANA (WEEKLY RECOMMENDATIONS)

LOVE GANG.- “DEAD MAN’S GAME” (US) proto-metal, hard-rock, psychedelic-rock, hard & heavy, 70’s

SATURNA.- “ATLANTIS” (España) hard-rock, proto-metal, blues-rock

BURIED FEATHER.- “CLOUDBERRY DREAMSHAKE” (Australia) heavy-psych, shoegaze, psychedelic-rock

MONOMYTH.- “ORBIS QUADRANTIS” (Holanda) psychedelic-rock, kraut, space-rock, drone 

MOUNT KOYA.- “CANOPY / JUNGLE”(Suiza) psychedelic-rock, experimental

THE W LIKES PALACE IN THUNDERLAND.- “SECOND COMING OF HEAVY: CHAPTER 10” (US) heavy-psych, stoner, fuzz, hard & heavy

DUNEFEATER.- “NO GAS NO GOOD” (Australia) desert-rock, stoner, heavy-rock

BROODMOTHER.- “SIN, MYTH, POWER” (UK) progressive-metal, stoner, metal,

SUPERCHIEF.- “MOONTOWER” (US) heavy-metal, stoner, fuzz, stoner-metal

TIRANA.- “TIRANA II” (UK) stoner, doom, heavy-rock, metal, grunge

LEGBA.- “HELL” (US) doom-metal, heavy-psych, sludge

CHUCK NORRIS EXPERIMENT.- “SHORTCUTS” (Sweden) punk-rock, hard-rock, stoner

CRYPT SERMON.-  “THE RUINS OF FADING LIGHT” (US) metal, doom-metal, heavy-rock

SECRET OF LOST EMPIRES.- “WHEN YOU ARRIVE…” (US) psychedelic-rock, progressive, stoner-rock,

NOISE FACTOR.- “THE RAVEN EP” (US) heavy-rock, heavy-metal,

PELEGRIN.- “AL​-​MAHRUGA” (Francia) psychedelic-rock, heavy-psych, doom

DAHUZ.- “DAHUZ” (Francia) doom, heavy-psych, stoner, progressive

BLACK SOLSTICE.- “BLACK SOLSTICE” (Suecia) heavy-rock, proto-metal, hard-rock

LEAFDRINKER.- “NOTHING GROWS” (US) doom, stoner, heavy-psych, psychedelic-rock

DEAD PANDA.- “THE REAL & THE SICK” (US) Fuzz, stoner, metal y proto-punk 

BLACK HEATH CANINES.- “ROLL THE DICE” (UK) heavy-blues, alternative, 

ANTARTICUS.- “THE FROZEN HORROR” (Canadá) stoner rock, progressive, metal

CAPILLA ARDIENTE.- “THE SIEGE” (Chile) doom, metal, heavy-metal

VOID KING.- “BARREN DOMINION” (US) doom, stoner, hard & heavy 

 

 

Anuncios

Reseña.- SATURNA.-“Atlantis”

a1132983390_16

Tras un largo periodo de gestación y trabajo ya está aquí el cuarto álbum de los barceloneses SATURNA. Inspirados por las vibraciones del proto-metal y el hard setentero de las que son fieles seguidores “ATLANTIS” se debate en esa encrucijada en la que los riffs contundentes y pegadizos conviven con buenas melodías vocales herederas del blues-rock mas desgarrado y las vastas llanuras desérticas.  Un ejercicio del rock clásico en pleno siglo XXI demostrando que el stoner mas ortodoxo puede estar perdiendo fuerza y que la sombra de Black Sabbath sigue siendo muy alargada convirtiendose en una fuente inagotable de inspiración. Pegadizos ritmos retro que galopan a toda velocidad guiados por la fantástica voz de James y sus contagiosos estribillos que te atrapan en sus fauces. Un efectivo trabajo compositivo en el que nada para haberse dejado al azar.  Aderezando algunas de sus armonías con toques de blues humeante no dudan en incorporar elementos de psicodelia en este paseo contemporáneo por el pasado más glorioso del rock. Un pasado que sigue estando presente en su punto de mira y que es trasmitido a cada uno de sus temas con personalidad propia y mostrado una madurez que se traduce en temas más ricos en su estructura. Letras que reflejan la visión de la vida de James hacen que cada tema tenga vida propia. Seguramente puedas escuchar aquí muchas vibraciones que no te resulten desconocidas, y precisamente ahí reside su encanto. Solidez y buen hacer que esperemos disfrutar en directo próximamente. En la grabación del álbum participó Oscar antes de que dejara la banda hace unos meses. En la presentación que la banda hará en alicante, así como en sus próximos conciertos participará Alexandre (Ex-Prisma Circus). Una magnífica portada obra de Jondis es el envoltorio perfecto para un contenido grandioso.

Desde los primeros de riffs de “Black Purple” queda patente la esencia de “ATLANTIS”. Divertidos y potentes riffs retro en los que el hard y stoner se fusionan en una causa común. Repitiendo esos riffs, James va guiando el corte a su capricho con un groovy dicharachero que rescata la esencia del rock and roll. Solos hirientes con una incansable base rítmica que no se da un momento de tregua. 

Si en el tema anterior queda claro la capacidad vocal, “Standing still” no hace sino corroborarlo. Rock clásico de altos vuelos con un gran tempo rítmico que desciende por momentos a espacios más lisérgicos para is ondulando en su peregrinación entre tiempos medios.

“Get over” es un ejercicio de hard rock con estribillos pegadizos con una cadencia melódica que nace de postulados vocales más propios de Sabbath para contonearse y seducirnos por la senda del retro-rock. Ritmo infatigable entre brillantes guitarras en otro tema de fácil digestión.

“Way too long” es un tema que la banda viene incluyendo en sus shows desde hace tiempo. Con algún guiño Sabbath, aquí descienden a escenarios más lisérgicos. Manteniendo la esencia setentera caminan por el lado sosegado con bellos pasajes de guitarra.

Dejando claro que no solo de pesados sonidos vive SATURNA, una magnetica calma es el entorno en el que se desarrollan alguno de los  temas como “Dusk and down”. Ensoñadoras atmósferas lisérgicas que adoptan forma de balada ofrecen el lado mas tierno y dulce de la banda.

Si hay algo que aparece con frecuencia en muchos de los temas es la herencia Sabbathica de los barceloneses. prueba de ello, temas como “Ahead” o “Last forever”. En ese debate continuo entre el hard rock y el proto-metal, el primero de ellos ofrece una visión más des´sertica con sus solos humeantes en los que el fuzz aparece imponenete, mientrás el segundo se desarrolla en un entorno de oscuridad. Menos frenético, pero no ello menos intenso sus hirientes solos acaban sucumbiendo a las vibraciones setenteras más al uso.

Tanto “Atlantis in bloom” como “Distan shores” se recuestan en escenario de blues rock con tintes retro. Calma y sentimiento reflejados la belleza de sus acordes entre humeantes espacios psicodélicos que por momentos llegan a evocarme al mismísimo Robin Trower. Sonidos vintage que   siguen estando vigentes en el siglo XXI.

https://www.facebook.com/Saturna777/

Reseña.- GALAVERNA.- “Dodsdans”

a1360778263_10

El debut de los italianos GALAVERNA es una de estas sorpresas que de cuando en cuando te encuentras de casualidad. La banda del integrante de SLAP GURÚ, Willy Goattin, en la que explora de una manera sosegada vibraciones folk en temas acústicos que rememoran momentos setenteros de ese estilo. Con temas soportados en guitarras acústicas  y que suponen un apacible y magnético paseo por el campo. Canciones llenas de sensibilidad en una línea parecida a los también italianos The Pilgrim. Tras tanto tiempo escuchando sonidos pesados, trabajos así son un soplo de aire fresco muy apetecible. Con vibraciones que me recuerdan a Jethro Tull en su faceta más campestre y con ciertos aromas medievales, el sinfonismo roba el protagonismo a los riffs para deleite de los más atrevidos. La propia banda define así su álbum: “Un camino acústico, lleno de imaginación visual y recuerda a las dimensiones de un sueño salvaje. Esta gente tiene como objetivo crear un tamaño único consistente, inspirado en un mundo frío y antiguo. Aquí se exalta la belleza, la magia del desierto, de la madre naturaleza, tan cruel como increíblemente fascinante en su pureza. El objetivo es guiar al oyente en un viaje musical que puede ser lo más evocador posible”, y ciertamente mis palabras no podrían mejorar esa definición. A veces la sencillez es una virtud, y ese es el espíritu de “DODSDANS”. Un álbum que adorna sus melodías con los sonidos del sitar, la flauta o la viola dotándolos de un espíritu tradicional.

La breve “Dods…”, nos indica el camino que vamos a recorrer en este disco. Acústicos acordes que fluyen lentamente y una cálida y sugerente voz nos traslada al folk clásico británico de los años setenta.  A pesar de la sencillez, en la lejanía se intuyen efectos envolventes que logran crean el entorno perfecto para el desarrollo del corte. 

A la sencillos de los acordes de guitarra, en “…dans” como continuación del tema anterior, la banda adorna el tema con un sonido de flauta y unas voces evocadores de los Jethro Tull mas campestres. Un tema rico en matices a pesar de su sencilla estructura. Haciendo de la sencilles virtud, los acordes se repiten creando un tema atractivo y fresco. El folclore con aire medievales aparece entre elementos de viento.

Instalado en esos entornos folk “Cerberus” aporta un aura psicodélico antes de retomar la estructura folk. La repetición de acordes es un denominador común en casi todos los temas. De nuevo usando los vientos, crean un sinfonismo que se complementa con las cálidos registros vocales. una mística que nos lleva a los momentos más brillantes del folk británico. entre violines y sutiles guitarras ácidas el tema se presenta luminosos y florido. Una oscilación bien ornamentada que mantiene el magnetismo de la voz.

“Sweet annika” mantiene la ternura a base de arpégios y una calma y profunda voz que se erigue como protagonista del tema. Dulces susurros llenos de sensibilidad que son trasmitidos con una naturalidad digna de halago. Volvemos a encontrar el sonido del violín dándo cuerpo a una canción que acaba elevándose en su intensidad.

Describiendo melancólicos momentos bajo tonos grises “Smell of ember” vuelve a ser un escenario perfecto para el lucimiento de un sosegado relato. En cada tema encontramos algúne elemento que aporta, y aquí la batería se une a los espacios sinfónicos creado por los violines mientras las voces se replican.   Todo con una calma gratificante. con algún pasaje de guitarra eléctrica añaden un nuevo matiz a otro tema bien construido.

Otro apacible paseo lleno de sensibilidad encontramos en “Burning ashes”. Leve y sutiles acordes eléctricos vuelven a enriquecer  el tema. Se intuye un aire psycodélico entre la evidente vocación folk.  si bien aquí suben la intensidad y la profundiad de las voces, no llegan a estados de estridencia. Una especie de lamento que se eleva y se evaparopa para dejar espacio a la belleza. Siempre sugerentes, consiguen transmitir sentimientos.

Inmersos en el folk progresivo de corte medieval, “Mother’s leaving” añaden más complejidad. incidiendo y explorando escenarios sinfónicos van construyendo un relato melancólico con aires bucólicos más propio de otros tiempos. Alejados de los stándares de la música underground contemporánea nos invitan a un viaje en el tiempo a momentos en los que la música se creaba desde la sencillez.

Debatiéndose entre las luces y las sombras los sonidos medievales de “Uppvaknande” suponen una nueva regresión en el folk progresivo setentero.  En tonos más sinfónicos generados por el sonido del violín se va construyendo el corte más largo del álbum. Casi nuevo minutos que ofrecen una mayor complejidad respecto al resto de temas, en los que la band se devate entre la luz y las sombras.

GALAVERNA lo componen Valerio Willy Goattin (voces, guitarras y sitar) Michele Nicoli (batería y percusiones) Giulio De Boni (flauta, percusión y xilófono),  Stefano Masotto (bajo y voces) Lorenzo Boninsegna (viola)

https://www.facebook.com/galaverna.music/

Reseña.- SWAN VALLEY HEIGHTS.-“The Heavy Seed”

a0501523453_10

Fuzzorama Records, el sello que toma su nombre de ese efecto que tanto nos gusta, publica el nuevo álbum del trío alemán SWAN VALLEY HEIGHTS “THE HEAVY SEED”. Todo un torrente de fuzz y heavy-psych de altos vuelos en un viaje hacia estados en los que la mente se deja llevar. Tres años después de su alentador debut, encontramos a una banda que se ha dejado seducir por el atrayente influjo de la psicodelia pesada, sin olvidarse de sus orígenes más desérticos. Mucho mas refinados, pero sin perder un ápice de energía, SWAN VALLEY HEIGHTS canalizan su creatividad por el camino trazado por Colour Haze o ROTOR. Una viaje a nuevas sensaciones sensoriales en las que los poderosos riffs se elevan para custodiar cálidas y seductoras melodías lisérgicas. Agradables texturas que nos acarician en temas con hechizantes voces en línea The Devil & Almighty Blues o All Them Witches.  Temas largos en los que desarrollan toda su magia, o en temas mas directos, lo cierto es que con éste álbum los alemanes piden un hueco en el trono de los elegidos. Sus serpenteantes pasajes instrumentales se ven asediados por golpes rabia a trabes de monumentales riffs, para decaer en el hechizo de unas atrayentes y magnéticas voces. Siempre consiguiendo que nuestra atención este en temas que evolucionan por distintos estados y espacios atravesando barreras sensoriales y temporales con momentos Causa Sui.

Una susurrante apertura en tonos psicodélicos nos introduce en “Heavy seed”. Un viaje sensorial de trece minutos que parte de espacios mas propios de All Them Witches o The Devil & The Almity Blues. Magia y sosiego en dulces acordes que van evolucionando lentamente. Creando el clima deseado, cada nota, cada acorde se incrusta en lo profundo de nuestra alma produciendo una sensación de sosiego. antes de que monstruosos y pesados riffs nos acechen amenazantes. Aquí aparece esa faceta doom de la banda. Momentos que transitan entre esa fina línea de la psicodelia pesada y el stoner doom. Una ondulación que se debate entre la fuerza y la sensibilidad. Sin renunciar a su vocación stoner, las guitarras rezuman fuzz engrosando un tema de vocación apacible hasta iniciar un peregrinar lisérgico a la altura de los grandes del género. Netamente asentados en entornos heavy-psych mantiene la tensión antes de que las voces inicien el ritual de seducción. Un hechizo del que difícilmente vamos a poder salir. ahora tomando prestados algunos momentos Causa Sui. El tema discurre de una manera ágil y ligera. Contenidos, no acaban de explotar en esa excursión psicotrópica. Con sutiles momentos desérticos que coquetean con la psicodelia más sensual. La sensación de bienestar llegará a cualquiera que se deje seducir antes de que una nueva embestida de crujientes riffs fuzzeantes nos golpee. Por la frontera entre esos dos mundos crean un tema sublime al que bien podríamos colgarle la etiqueta de “pata negra”.

Completamente enamorado tras los anteriores trece minutos llenos de intensidad, los acordes acústicos con arpegios y la electricidad pausada de la guitarra, “Vaporizer woman” va creciendo desde la belleza de unos magnetizantes acordes con genes Colour Haze, y vocación Rotor. Bellas voces y coros complementan otro atractivo tema de psicodelia contemporánea nacida de los desiertos mas arenosos. Las guitarras fluyen entre unos intensos ritmos de batería. Nebulosas cegadoras turbian la calma por ese jardín de las delicias que supone el tema. 

“Take a swim in God’s washing”, recuperando la vocación stoner de su anterior álbum, los alemanes se muestran más poderosos y pesados. Gruesos y crujientes riffs pesados inician un descenso a las profundidades más misteriosas. Mágicos espacios se abren ante nosotros, con unos momentos de batería especiales. Invocando a algún espíritu jazzero y aturdido por los platillos, algodonadas voces aparecen entre las tinieblas, Otro de los punto fuertes del trío. No solo la habilidad compositiva es su aval, la capacidad para hacer ondular los riffs desérticos con seductores registros vocales es algo que debemos apuntar en su haber como banda; unas buenas voces siempre es un activo. Así discurre el tema, entre arenosos sonidos y aterciopelados pasajes con un inquietante tema. La parte final se convierte en una jam, en la que cada instrumento está definido a la perfección. Cadente y poderoso acaba en una virulencia erupción de fuzz.

Partiendo de sólidos muros creados por un gigantesco bajo, “My first knife” se debate entre esa lucha de las guitarras por socavar los cimientos de esa fortaleza y la firmeza de los mimos. Esa fina frontera del stoner y la psicodelia pesada se ve traspasada continuamente en un tema en el que destaca el gran trabajo de la linea de bajo. ¡Qué bajo!

Debatiéndose entre esos dos mundos, “Peth waves”, va evolucionando desde postulados de psicodelia espacial. Un apacible sonido envolvente y nuevamente ese cadente bajo, fluyen sin prisa, lentamente. Una pausa adornada con bellas y sugerentes voces. Hipnótico por momentos, la batería va tirando del tema, arrastrando a los monumentales riffs hacia los más alto del firmamento. pesadas resonancias que son contrarrestadas en un segundo plano por bellas armonías hasta dejar al descubierto su lado mas pesado. Un debate constante que es resuelto con fluidez y habilidad para cambiar el registro. Sin que nos demos cuenta cambiamos de escenario para salir de los hostiles espacios y encontrarnos con un entorno más amable y apacible. Espacios siderales descritos por un espejismo que se diluye nuevamente por la monumentalidad y la pesadez. Un gran ejercicio creativo resulto con maestría que combina lo pesado y lo liviano con transiciones nada estridentes.

https://www.facebook.com/swanvalleyheights/

https://www.facebook.com/Fuzzorama/

 

Crónica SONICBLAST Moledo 2019 (Día 3)

El sábado la climatología permitía por fin que se pudiera abrir la piscina ante el gozo de una concurrencia. Era el día marcado por muchos. El mítico Al Cisneros iba por fin a visitar el escenario de Sonicblast con OM y la expectación era máxima.

Con los ánimos renovados (quizás las fuerzas no tanto después de dos intensos días), el sol brillaba y tanto la lluvia y el viento habían desaparecido. Era el momento de ver como la piscina de Moledo cobraba de nuevo vida.

Un austero y atípico escenario sin lona que lo cubriera debido a los rigores de la climatología de los días precedentes, nos permitía contemplar una nueva estampa con el Monte Santa Tecla detrás de los músicos. Era una vista maravillosa, y solo quedaba esperar que nos depararían las bandas que allí tocarían.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los valencianos HERE THE CAPTAIN SPEAKING, THE CAPTAIN IS DEAD, eran los encargados de abrir la jornada. Todavía con el recinto a medio gas al comienzo de su actuación, la banda nos trasladaba a otra dimensión sideral con su psicodelia espacial de tintes kraut. Algunos problemas con el sonido impedían que gozáramos de todo su potencial.  No estoy seguro si el tipo de música mas apropiado para abrir la jornada, pero nunca les había visto en directo, y fue una buena toma de contacto de lo que pueden ofrecer a pesar de las circunstancias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El trío alemán MAGGOT HEART paso desapercibido con una actuación en la que su post-punk y hard rock no consiguió enganchar a nadie. Probablemente se llevaron el dudoso honor de ser la peor banda del festival, o simplemente no tuvieron su día.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La gente abarrotaba una piscina que se iba llenando de los mas variopintos flotadores y artilugios, y llegaba el momento de la fiesta. CARDIEL fueron los encargados de subir las revoluciones, ¡y de que manera! El dúo mexicano ofreció la actuación mas salvaje de todas las de la piscina. El inquebrantable ritmo de la batería de Samantha ponía patas arriba una piscina que hervía con los pogos que en su interior hacía el personal. Una auténtica locura de actuación con un derroche de energía sustentada poderosos riffs y distorsiones así como en ritmos infernales. Sorprendentes y efectivos se llevaron el reconocimento del personal así como las felicitaciones por el cumpleaños de su batería que se celebraba en ese día. A la finalización de su show pude comprobar una estampa que seguramente resumiría lo que acaba de pasar. Samantha bajaba del escenario y se tiraba exhausta en el suelo. Un agotamiento que reflejaba la intensidad con la que había ejecutado su actuación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los conciertos de la piscina se cerraba con los italianos GIOBIA. Una banda desconocida para muchos, pero  no para mí, ya que había coincidido con Stefano, su guitarrista en el Dunajam, donde había comprobado su calidad como músico y su capacidad para transportarnos con su psicodelia de tintes espaciales. Con algunos problemas de sonido y con un cuervo presidiendo los teclados iniciaron una actuación marcada de alguna por esa circunstancia. No se sentían cómodos con el sonido que tenían y eso deslució de alguna manera su actuación. Aún así, fue una show notable que no reflejó todo el potencial que tienen. División de opiniones entre le personal. A veces, las bandas desconocidas, no reciben la atención que su calidad merece, y tengo la sensación de que eso precisamente les sucedió a ellos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los madrileños TOUNDRA eran los encargados de abrir los conciertos en el escenario principal. Ya sabemos de lo que es capaz de ofrecer el cuarteto, y en esta ocasión no hubo sorpresa. Sus melodías y riffs monumentales nos envolvieron a los presentes. Personal con caras extasiadas que no se querían perder al cuarteto y que disfrutaban con su sonido. TOUNDRA son una banda de la que no puedes esperar grandes sorpresas, hacen lo que hacen y lo hacen bien, y en Moledo lo dejaron patente con un sólido show.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras los madrileños, era la hora de una de las bandas mas esperadas. SACRI MONTI visitaban por segunda vez el festival, y aquellos que estuvieron en su primera ocasión iban a ver a una banda algo diferente. Una semana antes había estado con ellos en Alemania, donde participaron el el festival Krach Am Bach dejando muy buen sabor de boca, Allí pude entrevistar a su bajísta Anthony Meier,  el cual me comentaba su ilusión por regresar a la playa de Moledo de la que tenía gran recuerdo. Los de San Diego han dotado de cuerpo a su música con la incorporación de los teclados de Even. Su nuevo álbum “Waiting Room for the magic hour” había recibido muchos halagos y era para muchos, el momento de comprobar como sonaba aquello en vivo. Los de San Diego parecían llegar mas sosegados y comenzaban su actuación con un público expectante. El quinteto no defraudó pero sufrieron la ecualización de su sonido. Una lástima que las guitarras no sonaran como debían; nuevamente demasiados graves en bajo y batería se comían los cristalinos riffs de la guitarra de Brenden. Aún así, los californianos hicieron las delicias de un personal entregado. Para mí fue una actuación con una sensación agridulce, porque si bien, la gente lo disfrutó, yo había podido comprobar previamente, tanto el pasado año con una semana antes a la banda en todo su esplendor, y en esta ocasión no habían brillado todo lo saben. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La jornada iba transcurriendo y ya solo quedaban cuatro bandas por subirse al escenario. era el momento de Los psycho-doomies virginianos WINDHAND. Una de las bandas marcadas en mi agenda y que mas despertaba mi curiosidad después de la publicación de su magnífico “Eternal Return”. ¿Serían capaces de trasladar al directo todas las buenas sensaciones que me había transmitido su trabajo? La banda había sido programada para la pasada edición del festival, y finalmente se cayó del cartel. Ahora llegaba el momento de resarcirnos. La noche había caído y la psicodelia doom nos envolvía con la mágica de voz de su sacerdotisa Dorthia Cottrell entre luces lilas y verdes así como proyecciones místicas. La liturgia pseudo ocultista se desarrollaba conforme a lo esperado. El sonido era impresionante y la banda, sin grandes artificios, nos obsequiaba con otra gran actuación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La presente edición del festival iba poco a poco llegando a su fin, y una vez superadas las inclemencias meteorológicas del primer día, el recinto estaba abarrotado de gente que quería vivir lo que quedaba por delante. Allí pude reencontrarme con numerosos amigos portugueses y muchísimo personal llegado desde España. Era gratificante ver a la ingente cantidad de músicos españoles presentes. Miembros de ACID MESS, PRISMA CIRCUS, THE DRY MOUTHS, KRAZARK, SOMBRA, SAGENESS, ROSY FINCH, FREE RIDE, THE SHOOTERS, ATAVISMO, DIEAWAY, GRAJO, BREAKING DAWN OF THE BLUE NEBULA, ELECTRIC MONOLITH, MOTHERCOROW, HORIZON, WITCHES COME TO TOWN, GRAPESHOT, LAZHARUS, THE RIVEN, ENTROPÍA, GRIM COMET y un largo etcétera (disculpas a los que me dejo en el tintero) no se habían querido perder esta cita que cada año hace que los habituales de la escena nos reunamos allí. Un autentico punto de encuentro para todos aquellos que tenemos esta música como leit-motiv común.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si la presente edición estaba marcada por la multitud de bandas pesadas y doom, lo que quedaba por delante nos hacía seguir con ganas de fiesta. Era la hora de EYEHATEGOD. Una banda que no es de mis favoritas, pero que como siempre, tenía curiosidad por ver que podían ofrecer. Muchos eran los comentarios que me llegaban sobre su directo y interés se había despertado. Sucios sonidos de alcantarilla con un particular vocalista que no llegaron a emocionarme. Los fieles de la banda gozaban con su energía y sus lodos, pero personalmente, tras lo que me habían comentado, esperaba mas sangre. Solo para fans.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El plato fuerte de la noche había llegado, era el momento de OM. Ejerciendo como auténticos cabezas de cartel, la banda se lo tomaba con calma para todo saliera a la perfección. Al Cisneros llegaba por la parte trasera del escenario mientras un parón de cerca de media hora hacía que los nervios y la emoción del  los presentes salieran a flor de piel.  Tras el fiasco vivido hacía tres meses en Berlín con su actuación en el marco del Desertfest, me disponía con la mayor predisposición a darles una segunda oportunidad de sorprenderme. En la ciudad alemana habían ofrecido una actuación que aburrió soberanamente a gran parte de la gente y solo los más fanáticos aguantaron su show mientras la gran mayoría abandonaba el recinto. ¿Sucedería aquí lo mismo??? Esa duda me asaltaba, y con esos precedentes me apresuré a tomar posiciones cerca del escenario para poder fotografiar a la banda. Por exigencia de Al Cisneros, solo estaba permitido tomar fotos en el primer tema, por lo que había que estar atento al comienzo y después podía destinar todos mis sentidos a ver tranquilamente su actuación.

Al igual que había sucedido en Berlín, el monocromático azul presidía el escenario cuando la introducción de “Gethsemane” comenzaba a sonar. Tras ese primer tema, y demostrando que todo estaba diseñado, Al Cisneros permaneció petrificado con la mirada fija en algún punto indterminado del escenario para todos los fotógrafos pudiéramos captar aquel momento antes de retirarnos del “fotopit”. A partir de ahí, la liturgia mística de OM se apoderó de los presentes. Se notaba que la banda traía su propio técnico de sonido, y el mantra estaba servido. La espiritualidad de su show, en esta ocasión si penetró en mi alma. Lo que estaba viendo no tenía nada que ver con el recuerdo que tenía en mi retina. ¡Esto era otra cosa!! OM sonaban catárticos e inconmensurables. “State of Non-Return”, “Sinai”, “Cremation Ghat I”, “Cremation Ghat II”, “Thebes”, se sucedían en tonos meditativos y litúrgicos. Aquello era un ejercicio de espiritualidad terapéutica de proporciones descomunales. Las caras de la gente reflejan el éxtasis del que estaban disfrutando (en algún caso, de forma literal) poco a poco el show iba avanzando con fuertes ovaciones a la finalización de cada tema; hasta que “Bhima’s Theme” cerraba una actuación para enmarcar. Después, cambiando impresiones con la gente, había quién me transmitía la misma sensación que yo había vivido meses atrás, y que no habían conseguido conectar con una apuesta arriesgada y difícil de asimilar si no logras meterte dentro de ella. Si bien es cierto que la gran mayoría me comentaba su felicidad y aclamaban a OM como la mejor banda de todo el festival, había otros que se iban defraudados. Yo personalmente, me sentí redimido, lo cual confirma mi pensamiento de que  nunca hay que ir predispuesto a lo malo y hay que dejar que la música fluya, y aquí fluyo, ¡y de que manera!

Solo restaba una banda para cerrar la novena edición de Sonicblast. Los suecos DOMKRAFT incorporados a última hora, tenían una difícil papeleta por delante.  ¿Como puedes salir a un escenario tras la catarsis de la banda anterior? El trío me había maravillado con su último trabajo y mi interés por ver su directo era grande. Nuevamente ese doom psicodélico y viajero sirvió para disfrutar de otra gran actuación. El auditorio a esas horas de la noche se había reducido, ya que tras OM muchos lo habían abandonado, pero los que aguantamos pudimos disfrutar de otra gran banda sobre el escenario.

A partir de aquí solo nos queda contar los días hasta que llegue el próximo agosto y regresar a esa Meca de los sonidos alternativos que es el festival. Además con el aliciente de que se celebra el décimo aniversario y probablemente volvamos a tener grandes sorpresas.

La edición mas tormentosa del festival portugués concluía con la sensación de que habíamos superado a los elementos, saliendo vivos del infierno de la primera jornada para poder ir disfrutando cada día mas de las magníficas bandas presentes. También con la sensación de que hay cosas que mejorar para que su décimo aniversario termine de consagrarle como uno de los festivales del año dentro del género.

¡¡¡¡Hasta el próximo verano SONICBLAST!!!

Reseña.- ACID ALICE “The road”

a2942039327_16

Tratando de rescatar el rock clásico de los setenta los mexicanos ACID ALICE publican su debut. Con mimbres sacados de los setenta construyen un cesto moderno y divertido. Hard-rock, psicodelia, blues rock, proto-metal, stoner, todo tiene cabida para crean un sonido fresco, potente y divertido. Uno de esos disco que te puedes poner una y otra vez porque no hay un momento de aburrimiento. pesados, lisérgicos, rítmicos, desgarrados, Como si los espíritu de Jimi Hendrix, Johnny Winter, Jim Morrison o tantos otros, regresaran de los cielos para introducirse en los cuerpos de estos chicos. Temas de gran dinamismo y fantástico groovy. Pesados pero rítmicos e incitadores al baile. La banda sonora para una fiesta endiablada de rock and roll a la vieja usanza usando elementos modernos. Seducción constante, bien sea a través de contagiosos ritmos o de desgarradores momentos de psicodelia, siempre con el blues como referente. Toda una sorpresa que nos llegaba la pasada primavera y que persiste como uno de los debut más destacados del año. Dos guitarras asesinas y un vozarrón al servicio de una implacable base rítmica hace que cada tema, fluya de manera vertiginosa e intensa.   Desgarradores y desenfrenados, sus temas recorren todos los estilos de la década dorada del rock and roll. Absolutamente recomendado.

El disco se  abre con un la poderosa “Acid Horse “. todo un volcán en erupción que me recuerda por momentos a Cactus. Atronador tema de blues y hard rock de siempre con un aliño que lo stoneriza para acabar convirtiéndose en un corte de rock and roll por las bravas. Toda una chincheta en nuestros asientos que hará que botemos.

La batería y el poderoso bajo hacen la llamada al fuzz en “Destroy me”. Con una seductora cadencia vocal y un fantástico groovy rítmico, la garra y los tonos heavy-psych de esas guitarras hirientes, construyen un tema retro en el que el wah wah y el fuzz consiguen crean auténticas nebulosas lisérgicas. Todo un trance psicotrópico que nos envuelve en en un caleidoscopio hard. Imposible resistirse.

Con un inicio similar al “Rock and roll hoochie koo”, “Coming home” se desarrolla entre boogie-rock y fuzz. Alegre, contagiosos y absolutamente enérgico.

Tejiendo una tela de araña, el stoner y el hard rock se fusionan en “Free”. Un tema ondulante, que no esconde su vocación vintage. Un viaje en el tiempo de ida y vuelta en el que la voz de desangra bajo poderosos y contagiosos ritmos.

La banda no baja el pistón en  ” Wolf “. otro desgarrador registro en el que los ritmos de heavy-blues mas endiablados aparecen sobre ácidas guitarras.

Como si hubiera dos partes en el álbum, ” In My Memory “, se construyen sobre un blues lisérgico lleno de crudeza y desgarro. guitarras que se lamenta y voces que se quiebran sobre un torbellino rítmico de grandes proporciones. Un tema crudo y profundo que socaba tus sentidos..

“I’m losing the stars” es otro blues desgarrado e hiriente. Primitivo, áspero e incisivo, reposa en su parte central en momentos llenos de acidez. Otro tema, que bien pudiera haber sido compuesto de 1970.

Un magnético bajo encontramos en ” Broken Man “. un corte proto-metal que sirve de lucimiento a su cantante Darcy Core sobre esa estructura heavy-blues del siglo XX en la que los riffs nos golpean con parsimonia pero con contundencia antes de una nueva orgía de instrumentos desbocados.

Cambiando el registro, efectos de sitar y drones, abren “Fata Morgan”. Un tema que me recuerda al mítico “Riders on the storm” de The Doors. En los mismos tonos cadentes, y con esa cálida voz que emula a Jim Morrison, van oscilando entre el frenesí y esos espacios chamánicos en los que el blues más ácido impregna nuestros sentidos.  

Cambiando completamente, el registro, “Hate”, cierra el álbum en tonos acústicos. Las guitarras, y la seductora voz, esta vez acompañada de unos coros en segundo plano,  construyen un tema diferente, pero no menos impresionante.

https://www.facebook.com/acidalicemx/

RECOMENDACIONES DE LA SEMANA (RECOMENDATIONS OF THE WEEK)

MAGICK BLUES BAND.- “MAGICK BLUES BAND” (US) jam-band, west-coast, blues-rock, classic rock, funk, psychedelic-rock, 70’s, 60’s

SWAN VALLEY HEIGHTS.- “THE HEAVY SEED” (Alemania) heavy-psych, fuzz, stoner,

MOCKER’S.- “OREKA AHULA” (España) 70’s, 90’s, alternative, hard-rock, heavy-psych, progressive-rock ,psychedelic-rock

KING WEED.- “TOXIC FREEDOM” (Francia) instrumental, psychedelic-rock, stoner, psychedelic-rock, space-rock

GALAVERNA.- “DODSDANS” (Itlaia) folk, folk-rock, progressive, medieval

LEWIS AND THE STRANGE MAGICS.- “MELVIN’S HOLIDAY” (España) psychedelic-rock, 60’s, heavy-psych, funk,  

CHICOS DE NAZCA.- “SINCE YOU GOT IT” (Alemania) neo-psychedelic, psychedelic-rock, rock,60’s

VOKONIS.- “GRASPING TIME” (Suecia) stoner, doom, progressive, metal

LA IGLESIA ATÓMICA.- “THE JIM JONES KOOL-AID ACID TEST, VOL. 1” (Puerto Rico) space-rock, jam-band, heavy-psych, stoner

LAMASSU.- “INTO THE EMPTY” (Australia) heavy-psych, stoner, grunge, doom, metal, heavy-metal

MAGIC PIE.- “FRAGMENTS OF THE 5TH ELEMENT” (Noruega) progressive-rock, 70’s, classic-rock

PALE GREY LORE.- “ESCHATOLOGY” (US) fuzz, doom, stoner, heavy-psych, hard-rock, metal

HYSTERIA LUNAR.- “HYSTERIA LUNAR” (Argentina) heavy-psych, stoner, psychedelic-rock, progressive, alternative

DIAGONAL.- “ARC” (UK) progressive, jazz-rock, psychedelic-rock, rock

HAZE TO BURN.- “PLEASURE TO BURN” (Italia) stoner, desert-rock, fuzz, psychedelic-rock, 

MISLEADING.- “MISLEADING” (Portugal) heavy-psych, doom, metal, psychedelic-rock

ARCADE MESSIAH.- “DIAGNOSIS” (Irlanda) progressive, post-metal, metal, post-rock

HEAVY MOON.- “HEAVY MOON 15” psychedelic-rock, space-rock, instrumental, drone, kraut, kosmiche

MEADOW ARGUS.- “ELAPID” (Australia) psychedelic-rock, alternative, space, progressive

ATLANTEAN KODEX.- “THE COURSE OF EMPIRE” (Alemania) metal, doom, heavy-metal

CHRONOCLOPS.- “CRONOCLOPS” (US) doom, heavy-psych, metal, sludge, stoner

DERIVA.- “HAIKU I” (España) post-metal, post-rock, instrumental

BOHEMIANS.- “EUPHEMISM” (Indonesia) stoner, glam-rock, hard-rock, retro-rock

DUNES.- “TAKE ME TO THE NASTIES” (UK) stoner, metal,

SAINT KARLOF.- “AT THE MOUNTAINS OF LOUDNESS” (Noruega) fuzz, heavy-psych, stoner, doom

SILVER SHIP.- “EARTH” (US) heavy-blues, hard, 70’s, blues-rock

JHUFUS.-  “JHUFUS II” (España) psychedelic-rock, stoner, hard-rock

WOJTEK.- “WOJTEK” (Italia) sludge, metal, noise, doom

KALEIDOSKOP.- “KALEIDOSKOP” (Alemania) blues-rock, stoner, hard-rock, 70’s